7 formas de inspirarte para escribir y ayudar a tus lectores

Por Amalia Sánchez (@heraediciones). Encontrar modos y maneras de inspirarse y motivarse para escribir y ayudar a tus lectores/clientes no es una tarea sencilla, pero  descubrirás que existen algunos pequeños trucos que pueden mejorar tu situación cuando no estás muy creativo a la hora de sentarte delante del ordenador e ir dando forma a tu libro.

Verás.

Ya lo decía Sabina en su canción “No hago otra cosa que pensar en ti”, cuando canta “No hago otra cosa que pensar en ti/ Y nada me gusta más que hacer canciones/ Pero hoy las musas han pasado de mí/ Andarán de vacaciones.”

Leyendo esto, imaginarás que ninguno de los que escribimos estamos exentos de que nos suceda lo mismo. Las musas han hecho su maleta y han decidido dejarnos con post-it que dice “Volvemos en unos días (o no)”.

Así que llegado el momento de sentarte frente al ordenador, las palabras no te salen, no encuentras la frase adecuada, no sabes cómo plasmar la idea que te ronda la cabeza y por más que lees y relees el mismo párrafo, este no dice lo que pretendes. El mensaje no llega a tu lector.

Es una situación estresante, así que no queda más remedio que apagar el ordenador.

Pero ¿qué pasaría si te dijera que podemos llamar a las musas, por muy lejos de nosotros que se encuentren?

Encontrarlas que no es tan complicado, el truco está en esas tareas sencillas que puede que ya estés haciendo pero a las que no le das importancia.

Los 7 trucos “motivacionales”

1- Si no estás muy “fino” a la hora de escribir, no trates de escribir un capítulo entero, sino que puedes comenzar a redactar textos pequeños, fragmentos o páginas con las que te sientas mucho más cómodo.

De nada sirve que te pongas grandes metas si en ese momento no estás motivado.

2- ¿La falta de inspiración es algo transitorio, o tienes dificultades siempre que te sientas delante del ordenador?

Si este es tu caso, quizá te falta algo de seguridad en lo que estás haciendo porque no controlas muy bien la técnica de escritura. Por eso puede ser recomendable que te apuntes a un taller de literatura sobre el género que estás escribiendo.

Te aseguro que una buena formación teórica te hará sentirte mucho más tranquilo y motivado porque tendrás la base sobre la que ir construyendo tu obra.

3- La razón por la que escribes, ¿es vocacional? ¿Necesitas compartir con los demás tu experiencia, tu sabiduría, una buena historia? ¿Buscas imagen de marca? ¿Posicionamiento en el mercado? ¿O es una cuestión puramente económica?

Esta es la primera pregunta que debes hacerte. Si solo escribes porque los demás también lo hacen pero en el fondo no tienes nada que contar, te recomiendo que no sigas porque el proceso de escritura es largo y agotador, y no te llevará a ningún sitio. Debes tener muy claro qué es lo que te mueve a escribir, porque en el momento en que lo sepas será más sencillo saber qué es lo que tienes que hacer para cumplir con tu objetivo: colocarte en el mercado, vender muchísimo, mejorar tu branding, etc.

4- Trata de tener paciencia contigo mismo y ser benevolente cuando escribes.

Tener un gran ego no es bueno porque no te permitirá ser objetivo y crítico, pero tampoco es sano creer que eres el peor escritor sobre la faz de la tierra. Hay un término medio, y debes comprender que un mal día lo tiene cualquiera, y que mañana será mejor y estarás más inspirado. Habrá textos que serán mejorables, claro que sí, pero trata de leerlos con cierta distancia.

Un truco que funciona: si estás escribiendo un libro dividido en capítulos, deja unos días de espacio entre la lectura y corrección de un epígrafe y otro. Lo leerás de una forma más objetiva y tendrás más claro qué hay de bueno y de malo en él.

5- Motívate visualizando el objetivo que quieres conseguir con tu libro, y planifica los contenidos que vas a plasmar en tu obra.

Por ejemplo, ¿es prestigio? ¿Fama? ¿Reconocimiento? ¿Ventas y beneficios económicos? ¿Y qué tienes que hacer para conseguir todo ello?

Eso sí, sé realista, por favor. Así evitarás frustraciones. Para llegar a lo más alto tendrás que comenzar por abajo: corrigiendo, tachando, rompiendo, eliminando páginas, párrafos, líneas… No esperes crear tu mejor libro el primer día.

6- Si las musas se han ido de vacaciones, sal a buscarlas ahí fuera.

Muchas veces la inspiración no llega cuando estás sentado delante del ordenador, sino en la calle, en el cine, tomando un café, en la biblioteca, o hasta de compras. La “idea clave” te puede llegar en cualquier momento y en cualquier lugar. Así que cuando no seas capaz ni de escribir una línea, apaga el PC y relájate haciendo otras cosas que te gusten. Estarás más tranquilo y pensarás con mayor claridad.

7- Escribe siempre sobre un tema que te guste.

Esto es mucho más importante de lo que parece porque no solo disfrutarás muchísimo dándole forma a tu libro, sino que, si la temática te gusta y eres experto en el tema, motivarte e inspirarte será mucho más fácil.

 

Soy Amalia Sánchez, periodista y creadora de Grupo Hera Ediciones (http://www.heraediciones.es).

10 años ayudándote a publicar y promocionando tu libro en medios de comunicación

Si  puedo ayudarte, solo tienes que escribirme.
Y para agradecerte que estés aquí, te voy a hacer un regalo: Mi ebook “Cómo seducir a una editorial. Unos consejos (que nadie te ha contado para conseguirlo). En él descubrirás los 10 errores que cometes cuando contactas con una editorial y que impiden que te publiquen. Descárgalo gratis  en http://www.heraediciones.es/descarga-tu-ebook-gratis.

Related Posts with Thumbnails

2 respuestas a 7 formas de inspirarte para escribir y ayudar a tus lectores

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Me causa gracia, cómo se pueden escribir y decir tanta obviedad.

    Norma Aristeguy
    23 abril 2017 at 18:01 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *