Azkena Rock Festival 2017 (Capítulo 1)

Por: Javier D. Taylor

Cartel Azkena Rock Festival

Cartel Azkena Rock Festival

En esta primera entrega de tres, se destacan los nombres de intérpretes y bandas que sin duda atraerán a la mayoría del público, a la inminente XVIª Edición del ARF. Algunos son nombres archiconocidos, con una larga trayectoria, incluso prolífica, con sus altibajos pero con un poso en la historia del Rock que muchos de los asistentes desearán percibir en las actuaciones de junio, como si las molestias de trasladarse hasta Mendizabala desde diferentes puntos de la península o del resto de Europa, no importaran  a  la hora de que la música, la actitud y el buen rollo emanado desde el escenario, sean suficientemente potentes para que les traspasen y dejen un excelente recuerdo… Eso es, en esencia, un buen Festival. ¡Comenzamos!

DOS CALIFORNIANOS DE PRO

Y para abrir boca, la vitola de personaje HISTÓRICO con mayúsculas, distintivo de las mejores ediciones Azkena, lo encarna sin duda Mr. John Fogerty, un californiano cuya influencia ha sido reconocida por músicos del calibre de Bruce Springsteen, o los ex – Nirvana, Kurt Cobain y Dave Grohl, entre otros.

El socio fundador de la Creedence Clearwater Revival, parió junto a su hermano Tom y sus socios (el bajo Stu Cook y el baterista Doug Clifford), seis LPs de hermosa factura entre 1968 y 1970, repletos de clásicos que hoy siguen sonando en las radios de todo el mundo. Pero a pesar de estar llamados a las más altas cotas de popularidad y éxitos, el peculiar carácter de John provocó que después de varios pelotazos a finales de los años ´60, haya tenido que esperar casi 4 décadas para ser reconocido como uno de los más grandes rockeros de todos los tiempos.

Más o menos los hechos se desarrollaron del siguiente modo: John pretendía ser el líder del cuarteto, y tras diferentes disputas con su hermano mayor Tom, este abandonó el grupo en enero del ´71. El bajista Cook y el batería Clifford insistieron en continuar como trío, pero querían componer canciones y cantarlas, oportunidad que tuvieron en el último álbum de la banda Mardi Gras (1972). Cuenta la leyenda, que Fogerty se plantó argumentando que sólo cantaría sus propias composiciones (“Mi voz es un instrumento único y no prestaré mi voz a sus canciones. (…) Lo aceptan o pueden irse inmediatamente”). La “sección rítmica”aceptó el ultimatum, pero el álbum recibió muy pobres críticas, y como quiera que la semilla del mal rollo ya estaba sembrada, el grupo acabó descomponiéndose posteriormente. La única reunión de los cuatro miembros originales fue en la boda de Tom Fogerty en 1980, que por cierto murió 10 años después.

Pero volviendo a la época post – Creedence, a partir de 1974  John se vio involucrado en un montón de movidas diferentes, cada vez que una canción podía llegar alto en los charts de éxitos. Como las ventas iniciales en solitario no eran precisamente abundantes, pronto surgieron problemas legales que le apartaron de los estudios de grabación, a pesar de que el hoy clásico “Rockin’ All Over the World” entró en los primeros puestos de las listas Billboard.

El carácter perfeccionista del propio Fogerty también le ha jugado malas pasadas, y a mediados de los ´80 solicitó a su compañía discográfica de entonces, que eliminara las cintas originales de algunas de sus grabaciones por considerar que en ese momento, no estaba capacitado para componer.

La carrera musical de Fogerty resurgió en el ´85 con la publicación de Centerfield, alcanzando el primer puesto en las listas, aunque su publicación, como no, también se vió involucrada una vez más con nuevos problemas legales. Dos canciones del álbum, “Zanz Kant Danz” y “Mr. Greed”, fueron consideradas como un ataque al fundador de Fantasy Records, de hecho la primera describe a un cerdo que no sabe bailar pero sí “robar el dinero”. Cuando comenzaron las acciones legales contra Fogerty, John publicó una nueva versión de la canción, renombrando al protagonista del tema como Vanz.

John Fogerty

Como no hay mal que cien años dure, Fogerty tuvo que esperar hasta el año 2004 para ver como se ponía fin a las disputas legales con su antigua discográfica, y por fin se restableció el pago de regalías al músico por su trabajo con la Creedence Clearwater Revival ¡¡ 32 años después  !!

A pesar de tantas turbulencias, John ha llegado al nuevo milenio rebosante de energía, con un buen pulso todavía en la guitarra eléctrica, y una voz aceptable, para hacer vibrar a las “huestes azkeneras”, la noche del 23 de junio próximo.

Otro de los pesos pesados de esta edición es el también rockero californiano (y actor) Mr. Chris Isaak. Y es que este guaperas italoestadounidense (su madre es originaria de Génova), dejó el listón muy alto hace siete años, exactamente la misma jornada en la que actuó el sacrosanto y ahora flamante premio Nobel, Bob Dylan.

Aunque en sus biografías oficiales se dice que Isaak es sólo actor ocasional, la vida artística a caballo entre el rock y el cine han resultado el tándem perfecto para este ex – boxeador aficionado (cuya su nariz ha sido operada hasta en siete ocasiones). Así, de sus dos primeros álbumes se extrajeron seis canciones que fueron incluidas en los dos primeros capítulos de la serie estadounidense Detective Privado (Private Eye). Pero es en 1989 cuando lanza el disco Heart Shaped World, que incluye su canción más conocida: “Wicked Game”. Este tema sería usado más tarde, en una versión instrumental, en la cinta Corazón salvaje del director David Lynch, y también en la película Hombre de familia. Lee Chesnut, director musical de una emisora de radio en Atlanta y amante de las películas de Lynch, comenzó a radiar la versión completa del tema que rápidamente comenzó a trepar en las listas de su país. El vídeo, dirigido por Herb Ritts y protagonizado por el propio Isaak junto a la modelo danesa Helena Christensen, fue un éxito en importantes cadenas de TV americanas.

En 1999, el tema “Baby Did a Bad, Bad Thing”, incluido en su disco Forever Blue, es usado por el director Stanley Kubrick en su última película Eyes Wide Shut. El vídeo es dirigido por el mismo Ribbs y de nuevo, protagonizado por Isaak junto a otra “fea” del momento: la modelo y actriz francesa Laetitia Casta. Durante el presente siglo también ha compuesto para programas de TV o bandas sonoras de películas, y ha llegado incluso a presentar su propio programa de televisión, The Chris Isaak Show, durante tres años para la cadena Showtime.

En resumen Isaak atesora 13 álbumes de estudio durante sus 32 años de carrera, y algunas actuaciones estelares en pantalla grande, como sus apariciones en El pequeño Buda de  Bertolucci; Twin Peaks: Fire Walk With Me de David Lynch; e interpretó al esposo de Tracey Ullman en la comedia A dirty shame del director underground John Waters. También ha sido actor invitado en la serie de televisión Friends; e hizo papeles más breves en El silencio de los corderos, de Jonathan Demme, y en That thing you do!, dirigida por Tom Hanks. (Actuará el 24/06).

DE LO NUEVO A LO CLÁSICO

El cantante británico Michael Kiwanuka no forma parte de la legión de históricos (todavía), pero sí que encarna a esa nueva generación rompedora, y su nombre viene sonando desde hace cinco años con fuerza en el firmamento rock-soul, al ser comparado con lumbreras como el llorado Otis Redding; y por su timbre de voz con “el tío vinagres” (Van Morrison), o con el músico de Virginia, Bill Withers.

Originario de Uganda, huyó junto a su familia del régimen de Idi Amin Dada, instalándose en el norte de Londres, dónde comienza a tocar en grupos del barrio, influidos por Nirvana o Radiohead, para después dejarse arrastrar por la magia de Dylan y de su “alter-ego” musical Otis Redding, de hecho ha confesado públicamente que « el descubrimiento del tema de Otis, “Sitting in the Dock of the Bay” lo ha marcado particularmente ».

El cantante y productor de los The Bees, Paul Butler, lo toma entonces bajo su protección y graba un primer disco muy apreciado por la crítica, y bautizado como “… futuro prodigio del soul británico”, y le compara en sus sonidos con nada menos que Traffic y Curtis Mayfield. Para cerrar el círculo perfecto, Kiwanuka ha actuado de telonero en los conciertos de Adele, la penúltima diva del milenio. Y además colabora con Dan Auerbach (miembro de los Black Keys) para la canción, “Lasan”.

Su canción “I’m a Black Man in a White World” ha trascendido la música y se ha convertido incluso, en himno para la población negra de EE.UU. (Actuará el 24/06).

Otro de los pesos pesados de la XVIª edición del ARF es sin duda la banda inglesa de hard rock The Cult. Se cuenta que estos veteranos de Bradford hicieron resurgir el hard rock en Inglaterra a mediados de los 80s, y desde luego que en sus influencias estriba su éxito, una mezcolanza entre el misticismo de The Doors, y las guitarras  hard rock de dos “campeones olímpicos”: Jimmy Page (de Led Zeppelin),  y del maratoniano de los escenarios Angus Young (de  AC/DC).

El grupo ha oscilado desde el estilo rock gótico de sus inicios, para evolucionar hacia el hard rock a partir del disco Electric. Aunque su álbum Sonic Temple fue el más exitoso en ventas, la banda mantenía muy mal rollo fuera del escenario (al igual que otros grandes como los Eagles, o los hermanos Gallagher de Oasis), con tensiones in crecendo y mucho alcohol, por lo que 14 años después de su bautismo The Cult se acabó por separar.

Una vez las aguas se apaciguaron, The Cult se reunió para grabar el álbum Beyond Good and Evil, entre 1999 y 2002.

En cuanto a su líder, el peculiar Ian Astbury, fue reclutado precisamente en 2002 para ser la voz del mítico grupo The Doors, sustituyendo al fallecido (y carismático) Jim Morrison, junto a los tres miembros originales: Ray Manzarek (teclados), Robby Krieger (guitarra) y John Densmore (batería). La “nueva formación” fue rebautizada como The Doors of the 21st Century (sic). Ni que decir tiene que este tipo de experimentos no gustan a todos por igual, y puede que funcionen como una máquina (caso de AC/DC con Axel Rose, en su gira 2016), o generen “dudas razonables” (Queen + Paul Rodgers, o Queen + Adam Lambert). En el año 2003, Astbury también lleva a cabo con los miembros supervivientes de MC5, un concierto en el 100 Club de Londres, todo ello antes de que finalmente retornara a su antigua agrupación, The Cult, con el guitarrista original Billy Duffy de nuevo (desde 2006), para llevar a cabo una gira mundial, así como continuar publicando algunos discos en años posteriores. (Actuarán el 24/06).

CONTINUARÁ…

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *