La Tierra Elegida de Juan Forn

La Tierra Elegida

Juan Forn

 Emecé

Ensayo- Literatura

264 Páginas

por Juliano Ortiz

¿Cuál es la tierra elegida de un escritor? ¿Qué herramientas de labranza utiliza para remover esa tierra? ¿Qué hace una vez que la elige?

Para los que adoramos los libros, siempre es un buen cóctel leer sobre lo que leen los escritores. La tierra elegida es una selección de ensayos, artículos y revelaciones de Juan Forn, que Emecé publicó anteriormente con el nombre de La tierra elegida y Ningún hombre es una isla. Asomado al balcón de otros escritores, Forn nos muestra un espacio en el que su erudición juega con la prosa más sencilla, el literato con el cuentista, y el imaginador compulsivo con ese amigo que querríamos tener para que nos cuente muchas historias, ese cómplice que comparte.

Forn en una entrevista señalaba, “Quise explorar todas las posibilidades de lo narrativo y en estos textos lo que hice es camuflar de periodístico un artefacto literario”. Camuflaje que invita a perderse en el laberinto del escritor, en sus lecturas y en la posibilidad de otras lecturas a partir de éstas. La permanente invitación a tomar el hilo rojo que deja el anterior lector.

Borges decía aquello de, “Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”, y en esos pedazos, en esas esquirlas, Forn refleja la biblioteca personal del escritor trashumante que arma con su vida, con sus sueños, con el devenir propio del que vive para contar.

Forn, como decimos imaginador, cuentista, literato, además un explorador de tierras que conoce y que despliega como un atlas variopinto y multifacético. Con esos artilugios del conocimiento, pasa entre otros, por Pessoa, León Ferrari, Albert Speer (sí, el arquitecto del nazismo), Nabokov, Rothko, Marai, Berger, Briante, los poetas rusos, Kafka. En el capítulo referido a este último, podemos leer la maravillosa frase que le dijo a Gustav Janouch, en uno de sus encuentros, “Vivimos en una época tan poseída por los demonios que pronto sólo podremos practicar la bondad y la justicia en la más profunda clandestinidad”.

No es clandestino Forn al indagar y meterse en las vidas de estos personajes, en hacer de un minúsculo hecho un todo narrativo para insertarlo como si fuera en una amena conversación de café. Mérito de este buscador de ficciones en los rincones de la realidad. Mérito de un contador que no precisa del palabrerío inútil y empalagoso para hacernos entrar en su tierra elegida. Mérito de quién nos trae las palabras de Nathaniel Babel la hija del escritor Isaak Babel, “Al fin llegaste. Dejaste tanto y al mismo tiempo tan poco para saber de ti. Siéntate y cuéntamelo todo”.

Forn nació el 05/11/1959. Escritor y periodista. Se inició en Emecé, donde fue corrector y editor. Dirigió, para Planeta, las colecciones Biblioteca del Sur (ficción) y Espejo de la Argentina (no ficción). En 1996 creó el suplemento Radar para Página/12. Publicó los libros Corazones (1987), Nadar de noche (1991), Frivolidad (1995), Puras mentiras (2001), La tierra elegida (2005), María Domecq (2007) y Ningún hombre es una isla (2010). Escribe la contratapa de los viernes en Página/12. Entre 2015 y 2016 editó los tres tomos de Los Viernes, una selección de 150 de sus contratapas escritas a lo largo de los últimos ocho años en Página 12.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *