La leyenda de Sleepy Hollow de Washington Irving

Categoría: + Ekléktiko,top2 |

Al llegar la fecha de Todos los Santos, no puede dejar de recordarse uno de los relatos más famosos del escritor Washington Irwing y es la Leyenda de Sleepy Hollow, más conocida como el Jinete sin Cabeza. Y aunque parezca un relato poco creíble,  la aparición de un fantasma en lomos de su caballo en medio del bosque, para los pioneros holandeses fue algo sobrecogedor en lo que hoy conocemos como Nueva York.

Icabot Crane es el personaje principal de la historia, un joven maestro de escuela,  muy versado en todos los temas, pero tenía una debilidad,  ser  afecto a los relatos, cuentos y leyendas. Constantemente estaba leyendo este tipo de literatura y  meses atrás había realizado una copia de la historia de la brujería en Nueva Inglaterra, por lo que estas narraciones,  lo entretenían y siempre aparentaba que no le causaba ningún temor.

Por las noches, la gente del pueblo,  se ocupaban de invitarlo a cenar, y posteriormente durante las pláticas de sobremesa, le gustaba  escuchar los cuentos de eventos sobrenaturales de la localidad, ya sea de fantasmas o duendes, casas o campos encantados, puentes y arroyos embrujados, pero había uno, que se le hacía difícil de creer y era el de El Jinete sin cabeza.

Dicha leyenda, influyó sobre la imaginación de la gente de la localidad por mucho tiempo, pues este fantasma decapitado, era el rey de la región de esos valles, todo el que pasara por la zona, apuraba el paso para no encontrarse con él al caer la noche, muchos campesinos aseguraban haberlo visto cabalgar por los caminos más alejados y desaparecer en el cementerio que se encontraba junto a una desolada y vetusta Iglesia apartada del pueblo.

Los historiadores de la región, aquellos más dignos de aprecio, aseguraban que  el jinete decapitado, había sido un soldado que sirvió a la caballería del Duque Hesse, un alemán que alquilaba sus tropas a los ingleses. Su cabeza había sido arrancada de tajo por la bala de un cañón en combate y su cuerpo  recibió un responso y sepultura en el camposanto. Pero se levantaba de su tumba y vagaba como llevado por el viento en las noches más oscuras buscando su cabeza.

El encuentro

El maestro de escuela se había enamorado perdidamente  de una muchacha del pueblo,  la hija del hombre más rico de la villa,  Katrina van Tassel, una noche fue invitado a una fiesta. Eran las vísperas del día de Todos los santos y los invitados a la fiesta estaban contando la leyenda del jinete, como era costumbre del profesor,  no dejaba de escuchar lo que decían en la conversación,  de que al soldado fantasma, le gustaba pasar a todo galope, persiguiendo hasta la extenuación  a los que cruzaban por sus terrenos y cortando sus cabezas o desapareciéndolos.  Uno de ellos  decía que habían visto que en sus manos llevaba su cabeza y otro lo refutaba, diciendo que era una calabaza que lanzaba a quienes huían de él para tumbarlos del caballo y así poder alcanzarlos.

Esa noche, recién salido de la fiesta,  Icabod,  se convirtió en  protagonista  del relato de terror que tanto le atraía.  La gente de la fiesta, le había contagiado con la credulidad y aunque aparentaba valentía, en el fondo era un completo miedoso.

Salió   de la fiesta pasada la media noche y fue durante el camino a su a casa, que a Icabod se le apareció el Jinete sin cabeza; el fantasma de aquel  soldado decapitado lleno de ira, cabalgando a toda velocidad, había recordado que el único medio de poder salvarse de la ira del espectro, era llegar al puente, ya que era ahí donde el fantasma se detenía y dejaba de perseguirlos.

Icabod azotando a su viejo caballo para que corriera más rápido, huía lo más aprisa que podía con el jinete detrás de él.  Sin embargo, antes de que Icabod puediera reaccionar, el jinete sin cabeza lanzó su  cabeza cortada hacia él, tirándolo del caballo y cayendo de bruses mordiendo el polvo.

A la mañana siguiente, el sombrero de Icabod  fue encontrado cerca del puente y al lado  una calabaza destrozada. A Icabod nunca más  se le volvió a ver en Sleepy Hollow y todos los habitantes comentan que lo desapareció el Jinete sin cabeza.

¿Qué pasó con el maestro?

Muchos años después, un viejo granjero de la villa, había visitado Nueva York y decía haberlo  visto  caminar entre sus calles,  se había convertido en  Juez de la corte y  por lo que pudo suponer, que en realidad, fue tanto el miedo del maestro, que esa misma noche decidió salir de la villa de Sleepy Hollow.

Esta es la Leyenda de Sleepy Hollow, ¿un verdadero cuento de terror o una lección para quienes se apasionan por los cuentos y leyendas de fantasmas? Eso nadie lo sabrá…

 

 

John Quidor (1801-1881) es el autor de una de las pinturas más representativas de la leyenda, fue pintor de temas históricos y literarios estadounidenses.  La obra de El Jinete sin cabeza, se encuentra en el museo Smithsoniano.

 

¿Quieres conocer más? Pincha aquí

Por @danie_sans

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *