Entrevista a Norberto Ramos del Val que recientemente ha dirigido “Call TV”

Categoría: Cine,Entrevistas Cine,top2 | y tagged con | |

 

Por María de Ancos Rivera.

El pasado viernes 12 de enero se estrenó a nivel nacional, con tan solo ocho copias y una cuidadísima producción independiente, Call TV, la última película de Norberto Ramos del Val. Una sátira transgresora de ritmo trepidante y con un reparto coral que incluye a algunos actores ya habituales del director. Javier Albalá e Ismael Martínez, que ya llevan a sus espaldas la interpretación de unas cuantas peculiares parejas cinematográficas, no sólo a las órdenes de Norberto, nos regalan algunos de los momentos más hilarantes del film, gracias a un guión fresco, inspirado, rápido y muy, muy gamberro. En palabras del propio Albalá, se trata de “la película más crítica, iconoclasta y gamberra que vais a ver en mucho tiempo.”

Las primeras reacciones no se han hecho esperar:

“Arrolladora y con un esquinado sentido de la ironía.” (Fausto Fernández en Fotogramas)

“La provocación frontal, aparentemente descerebrada, se contrapuntea con una reflexión lúcida.” (Jordi Costa en El País)

“Salvaje, histérica y transgresora.” (Carlos Losilla en Caimán Cuadernos de Cine)

“Una propuesta marciana, curiosa e incisiva.” (Quim Casas en El Periódico)

Con motivo de esta arriesgada pero al parecer muy acertada apuesta, entrevistamos a su director, Norberto Ramos del Val.

Nos habría gustado adelantarnos al estreno, pero ya que fue imposible y la película lleva unos días ya en las salas de cine, aprovechamos para preguntarte: ¿cómo está siendo la acogida de la película en estos primeros días desde su estreno? 

Estupendas críticas que nos encantan, bastante caso en los medios… y bueno, pues la gente sigue esperando a los torrents, que es algo muy español y mira… ya ni me molesta del todo porque no me pilla de nuevas.

Ahora con tantos canales de televisión y plataformas digitales de series y películas parece que ya nos hemos olvidado de aquellas madrugadas de teletienda y call-tv cuando no podías dormir y no había mucho más que ver. ¿Por qué se os ocurre rescatar precisamente ese formato televisivo? 

Según cuenta Pablo Vázquez, el guionista (junto a Ricardo López Toledo), era muy fan de este tipo de programas por lo que tenían de pesadilla erótica. Era como una especie de porno low cost casi masoquista en el que una mujer de buen ver insultaba directa o indirectamente al público con un modelito provocador. Se les ocurrió que sería interesante hacer una historia de muy mal rollo sobre una de estas presentadoras secuestrada en su propio hábitat… que, como siempre, se convirtió en una comedia negra en la segunda página.

Para los espectadores que hayan visto otros trabajos anteriores tuyos, no será difícil apreciar “el sello de la casa”: una parodia descarnada con personajes histriónicos y situaciones extremas hasta el absurdo. Sin embargo en este caso el guión no es tuyo. ¿Cómo ha sido el proceso creativo? ¿Has trabajado desde el principio con los guionistas? ¿Te propusieron ellos rodar la películas una vez escrito el guión? 

Con estos siempre es así: escriben lo que les da la gana y me lo pasan terminado ya, sabiendo o suponiendo que nuestras cabezas locas seguirán en sincronía y que me gustará el guión. Luego discutimos por un detalle tonto o dos… y lo ruedo, quedando más del 90% del guión original ahí, sin tocar… aunque claro, con mi toque personal.

Ese “sello de la casa” también se aprecia en el reparto en el que te has rodeado de actores habituales en tus proyectos anteriores (Javier Albalá, Ismael Martínez, Álvaro Lafora…) y en el equipo técnico de nuevo con César Montegrifo como director de fotografía y en la postproducción. ¿Tiene sus ventajas trabajar con ese equipo de confianza? 

Es la única forma de poder trabajar en las condiciones en las que siempre trabajo, que son las peores. Si no puedes tener un equipo de amigos que además curran bien para levantar y terminar la peli… mejor ni la empieces. Con Albalá e Ismael he hecho ya como cuatro películas y sabía de sobra que iban a bordar sus papeles como lo han hecho. Con Álvaro, tras su pequeña aparición en Amor tóxico, hicimos Querido imbécil, una obra de teatro en el Alfil que acabó convirtiéndose en El cielo en el infierno, mi película anterior… y al conocerle ya tan bien sabía de sobra que era un Hugo fantástico para Call TV… También hay apariciones como la de Alba García (Summertime, Faraday, Pepón es guay), un cameo de Alejandro Tous (Faraday)… Emilio Buale (Hienas) al que siempre le encanta hacer de “malo”… Gente que siempre que les llamo se apuntan y sé que, aunque a veces sea para hacer una escena o ni eso… lo van a dar todo y va a ser genial. Y es así como tiene que trabajar la gente en mis películas.
En el caso del reparto, no obstante, en este caso también hay muchas caras nuevas. ¿Contento con esas nuevas incorporaciones?

Empezando por María Hervás, la prota, a la que pasé el guión por Facebook y se apuntó en cuanto lo leyó. Luego vinieron Ana del Arco y Aroa Gimeno, dos superactrices con las que hacía tiempo que quería hacer “algo”… y me lancé a fichar a Olga Alamán, otra ya clásica de la factoría que sólo había hecho conmigo videoclips y una frasecita en Faraday, y a darles cancha a gente tan nueva como interesante como Edgar Calot o Marta Almodóvar, que prácticamente acaban de empezar a currar como actores… También hay una escena con Dunia Rodríguez (Vis a Vis) y Alejandra Castelló (Hora punta en TVE) que fue muy divertida de rodar… No sé, me gusta mezclar y probar gente nueva con “clásicos”… y en esta peli la mezcla funciona como nunca.

Y en el caso del trabajo de post-producción con César, a nivel estético, ¿tuvisteis claro desde el principio al leer el guión lo que queríais conseguir? ¿Cuáles dirías que son las referencias estéticas de la película? 

Ya desde el guión esto era un Jo que noche, Cuando llega la noche o Algo salvaje… pero como yo le vi a la peli más su lado oscuro de thriller como base de la parte cómica, y siempre me han fascinado los giallos por lo que tenían de loco y libre, acabé dándole la brasa a César con lo de usar muchas luces rojas y azules a lo Mario Bava o Dario Argento, que es de donde vinieron todas las películas slasher de asesinos locos de los años 80 luego, y que se reciclaron en los 90 en películas como Scream por ejemplo. Toda esa fiesta de luces, de colores, muy tétrica pero a la vez muy pop la llevo ya metida en el adn y bueno… eso lo consciente, que de inconsciencias cargadas a la espalda ni sé ya lo que se puede sacar en la peli de películas que me gustan.

En un primer plano superficial, uno podría pensar que está viendo una comedia gamberra a más no poder, sin más… pero nada más lejos de la realidad; algunas secuencias te sacuden hasta las entrañas con una crítica salvaje de nuestra sociedad actual, en muchos planos: las relaciones entre hombres y mujeres, el mundo de la televisión, la precariedad de las profesiones artísticas, las dinámicas de poder jefe-empleado… ¿Qué es lo que queréis contar realmente al espectador con esta sátira brutal?

Bueno… eso de “querer contar” tiene un peligro… Digamos que la película tiene capas, como deberían tener todas las películas hechas por gente con dos dedos de frente. A veces, si no funciona lo principal, que es la película que se ve sin pensar, no se llega a descubrir lo que hay debajo. En este caso estoy muy contento porque todo funciona estupendamente y se puede apreciar, bajo el thriller idiota y la comedia esperpéntica, todas las ideas, los “grandes temas” de los que siempre hay que hablar.

En uno de los preestrenos de la película, en el coloquio con el público comentaste que tú tienes “tu trabajo que te da de comer” y luego estas “locuras en las que te embarcas con artistas y amigos que se implican también al cien por cien en ellas”. ¿Es la manera de poder hacer realmente el cine que te gusta, sin concesiones? 

No se puede vivir del cine en este país. Los que lo logran son cuatro afortunados. lo que pasa ahora es que, más o menos, cualquiera puede hacer su intento para hacer el cine que le dé la gana desde las trincheras… que es lo que hago yo desde hace ya demasiados años. Naturalmente, estas películas que he hecho hasta la fecha rara vez habrían podido ser hechas dentro de un sistema dirigido por las televisiones privadas más conservadoras. No arriesgan nada, ya que se juegan un dinero que la ley les obliga a jugarse… así que tiran por los productos más comerciales, que es lo que cualquiera que tenga un negocio haría. El temazo aquí es que las televisiones públicas están completamente anuladas, apagadas… y no hacen su labor de apoyo a un cine más variado y menos generalista, que es lo que deberían hacer. Pero así está el patio y no vale quejarse y no hacer nada al respecto.

Imagino que la contrapartida a esa independencia es la dificultad de la lucha posterior por lograr una buena distribución. ¿Qué expectativas tenéis para Call TV? ¿Festivales? 

La distribución sin presupuesto en este país es imposible. Las salas a las que puedes llegar son poquitas, sin publicidad nadie se entera de qué narices es tu película, la gente no va al cine más que a ver lo que la publicidad les mete por los ojos o los grandes medios promocionan como lo más “interesante”… y así, pues mira, ya es un milagro ponerte la pegatina de “estrenado en cines”. Y de los festivales no me hagas ni hablar, que últimamente están de un gafapasta en general que es de flipar. Y cuando haces películas de género propio que no encajan ni en el arthouse ni en el género fantástico más simplón… te quedas en una tierra de nadie de la que rara vez consigues salir, que de paso si haces una película “casi comercial” como esta… pues no tiene ni sentido pelearse y aceptas que lo suyo es que la vea el gran público lo antes posible, pasando del festivaleo.

En una entrevista publicada también aquí en Culturamas, el gran Miguel Ángel Solá nos decía “el teatro no es teatro si no está el público”. Trasladando sus palabras al terreno que nos ocupa ¿dirías que el cine no es cine si no llena salas? Aunque cierto es que, a pesar de ese difícil acceso del cine independiente  a las grandes salas, hoy en día los canales para llegar al espectador son muchos… El primer capítulo de Hienas acumula cerca de 200.000 visitas en YouTube.

Nada, los actores tienen el teatro que no es pirateable… y eso está muy bien. Pero los cines son ya el reducto de las películas más vendidas por la publicidad, para las grandes superproducciones. Para el resto están los servicios de pelis por internet, las teles de pago y, para los más nostálgicos, los dvds y blurays. Es fantástico que de una forma legal o de la ilegal, las películas al final las ve todo el mundo en su casa. Es una ventaja y no una pena. La única pena es que realmente no es nada rentable y hay que esperar ventas internacionales para poder recuperar la inversión. Lo de ganar algo ya es, en estos casos tan realmente independientes, una locura.
Es una película muy coral, con algunas interpretaciones sublimes de esos personajes histriónicos y extremos que comentábamos antes. ¿Cómo ha sido la dirección de los actores? En esos diálogos de aparente normalidad y por momentos tan absurdos ¿cuánto hay de guión y cuánto de improvisación y creación propia de los personajes? 

Como me pasa en todas las películas, parece todo muy natural pero está todo muy medido. Y los actores aportan sus cosas, pero como puedes entender en cuanto lo piensas dos minutos, si estás rodando a las velocidades que ruedo yo es inviable probar, improvisar… Sólo da tiempo a hacer lo mejor posible un guión bien cerrado que ya tienen los actores interiorizado. Y esa es la clave para que parezca todo muy fresco y natural: trabajarlo mucho. A veces ensayo como si fuera todo una obra de teatro (Amor tóxico, El cielo en el infierno) y otras llego a rodaje con un poco más de tiempo y confío en el casting que he creado en mi laboratorio… esperando que todo salga bien y que lo que no funcione del todo pueda arreglarlo con una toma más o en edición, que es donde todo de pronto brilla siempre.

En una entrevista, creo recordar que a los guionistas, leí que la sensación del espectador al terminar la película es de “desconcierto”. En mi humilde opinión, ese desconcierto siempre es bueno en el arte… pero si quisierais “preparar” al espectador para lo que va a ver o explicarle lo que ha visto… ¿Cómo definiríais Call TV en una sola frase?

Tengo los guionistas menos alienados y adoctrinados de España… y eso a los que están encuadernados por el sistema televisivo les descoloca y hablan de “desconcierto” en vez de “innovación” o, por no ser tan fantasmas, “sorpresa”. Para mí Call TV es una divertida pesadilla.

 

Veamos qué nos dice el resto del equipo al respecto:

Call TV es la película más loca divertida y nocturna en la que he tenido el placer de trabajar.” Aroa Gimeno

“Una alocada historia de la que no puedes apartar la vista ni un momento.” Marta Almodóvar

“Es una película muy negra.” Emilio Buale

“Un thriller cómico sobre un mundo muy casposo.” Álvaro Lafora

Call TV es una subdimensión, un sótano que borbotea entre lo más absurdo y lo más perverso de los instintos humanos.” María Hervás

“Si el mundo en el que vivimos fuera como el que propone Call TV, no dejaría de ser tan salvaje y perverso como este; lo diferente es que yo me partiría de la risa como si fuera colocado.” Javier Albalá

“Una macarrada deliciosa.” Ana del Arco

“Arrolladora e histriónica. No agachas el párpado ni un segundo.” Olga Alamán

 

Listado de salas donde puede verse la película:

Madrid Artistic Metropol
Madrid Pequeño Cine Estudio
Alcala de Henares Cines La-Dehesa Alcala de Henares
Islantilla Cines La Dehesa Islantilla
Tomelloso Multicines La Dehesa Tomelloso
Marbella CINES Teatrogoya
Huelva Cines Aqualon
Petrer Cinesmax Petrer

Y además, en Barcelona, en Cinemes Girona (sólo el 8 de febrero)

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *