La canción de nosotros de Galeano Eduardo

La canción de nosotros

Galeano Eduardo

Siglo XXI Editores

Novela

Por Juliano Ortiz

Galeano decía que “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos“, y en este libro, “lo que hacemos” es lo que sentimos. A veces no son lo mismo. Pero en Galeano, en su obra, la emoción, el sentir está presente de una forma muy persistente y que no se puede separar de lo que buscamos cambiar, que no es otra cosa, que lo que somos.

Juegos de palabras al margen, los treinta y nueve capítulos que componen el texto y que se dividen en LA CIUDAD, EL REGRESO, ANDARES DE GANAPÁN, LA MÁQUINA Y EL SANTO OFICIO DE LA INQUISICIÓN, son cinco líneas compositivas que en el final del texto terminan confluyendo. Obviamente la ciudad es la que predomina y protagoniza el relato. La canción de nosotros es una novela de exiliados, de ciudad exiliada, de ir y volver, de nostalgias, de recuerdos, de ausencias, de temores, de caminos, de calles, de cuerpos, de hombres y mujeres que desde el dolor y la aparente derrota, se niegan a ser comidos por el tiempo y los gusanos del olvido, “se abren paso los fantasmas desde el exilio tristón de la memoria”.

Mariano, el protagonista del libro, regresa a la ciudad después de haber escapado de la cárcel, buscando un reencuentro, para sanar una herida de su historia que ha quedado inacabada. Todo ese tiempo, largo, penoso, lo vivió en los bordes de la locura, de la autocrucifixión. Del otro lado, Clara, el amor, la lucha, el horror vivido a fuerza de ese reencuentro que se clama vencedor y llora por los años de dictadura, de torturas.

Galeano utiliza la voz de Mariano para criticar los años duros, a los militantes, a su acción, pero no desde un punto de cuestionamiento ideológico (nunca lo haría) pero sí desde la elección que hicieron ellos, de su abandono del yo, el individualismo muchas veces injustificado para diluirse en el otro, un nosotros impreciso que, de manera sencilla, golpea al lector en donde más duele.

Llena de metáforas, de metamensajes, de disquisiciones, La canción de nosotros es un libro que se lee rápido, pero sin dejar de adentrarnos en el mundo profundo de la política y la forma literaria. En el libro abundan las frases que se dejan leer separadas de la obra, “En la prisión, vos eras la única libertad que ellos no podían arrancarme”, “El amor era un dios primitivo: me exigía sacrificios…”, “Me alcanza con saber que estás vivo en alguna parte del planeta”, “Un buen día te das vuelta y descubrís que no queda ninguna huella. Como si no hubieras existido nunca”.

Eduardo Galeano, nació en Montevideo en 1940. Desde principios de 1973, vivió exiliado en la Argentina y en la costa catalana de España. En 1985 regresó a Montevideo, donde vivió desde entonces. Es autor de varios libros, traducidos a numerosas lenguas. En ellos comete, sin remordimientos, la violación de las fronteras que separan los géneros literarios. Ha recibido el premio José María Arguedas, otorgado por la Casa de las Américas de Cuba; la medalla mexicana del Bicentenario de la Independencia; el American Book Award de la Universidad de Washington; los premios italianos Mare Nostrum, Pellegrino Artusi y Grinzane Cavour; el premio Dagerman, de Suecia; la medalla de oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid y el premio Vázquez Montalbán del Fútbol Club Barcelona. Fue elegido primer Ciudadano Ilustre de los países del Mercosur y fue también el primer galardonado con el premio Aloa, de los editores de Dinamarca, y el primero en recibir el Cultural Freedom Prize, otorgado por la Fundación Lannan. Murió en Montevideo, el 13 de abril de 2015.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.