Cine en el teatro: una película de Fassbinder teatralizada por Thomas Ostermeier

Por Horacio Otheguy Riveira

La Schaubühne Berlin pasó fugazmente por Madrid (los días 6 y 7 de abril), integrando los numerosos espectáculos del Canal en un desfile impresionante de calidad que apenas da tiempo a ver y mucho menos a comentar. La mayoría de las obras en sólo dos días. Esta vez se trata de una versión teatral muy libre de El matrimonio de María Braun, una de las películas más famosas de Fassbinder estrenada en 1979, e iniciando con ella una década prodigiosa que aprovechó muy bien. En los 80 fue un prolífico hombre de cine independiente que alcanzó cotas altas de éxito internacional con una revaloración del melodrama —por entonces un género muy devaluado por la crítica— . Además fue un actor-autor-director teatral desde los 20 años (Las amargas lágrimas de Petra von Kant, rodada en blanco y negro en 1972, fue su mayor éxito teatral en muchos países; Lola Herrera la estrenó en España en 1985 en una polémica versión de los Su obtambién desaparecidos Sebastián Junyent, autor, y Manuel Collado, director).

Sin duda, Rainer Werner Fassbinder (1945-1982) fue un creador hiperactivo, compulsivo, de irregular talento que se entregaba de lleno a cuanto hacía. Aportó un vigor insólito en el mundo del espectáculo alemán, ignorado mundialmente después de la segunda guerra mundial. Ningún género le fue ajeno: radio, cine, teatro y televisión en manos de un creador incomparable que murió prematuramente con sólo 37 años. Dejó una obra muy poco valorada en el siglo XXI, en gran medida porque hubiera necesitado más tiempo, muchos años para seguir trabajando con la libertad y la pasión que ponía en cuanto hacía. Atosigado a diversas drogas, el corazón le dijo basta cuando más necesitaba de su fuerza.

Su obra aboga por la rebelión contra la complacencia moral y social; el fracaso de los rebeldes forma parte de un enfoque agridulce de la existencia, aunque en lucha abierta con los convencionalismos de todo tipo. En lugar de estudios de carácter psicológico, Fassbinder crea fábulas que expresan sus mensajes en trazos cortos y audaces. Su visión nihilista de la sociedad , junto con su equilibrio precario entre lo muy estilizado y lo radicalmente realista, le han causado no pocas dificultades ante los críticos e historiadores del cine. Rara Avis, fue un iconoclasta rendido a algunos aspectos tradicionales del gran melodrama, considerándose un hijo agradecido de Douglas Sirk (Alemania, 1897-Suiza 1987), quien exiliado del nazismo hizo su carrera en Hollywood, mundialmente aplaudida con estrellas  como Lana Turner, Rock Hudson o Lauren Bacall.

Convencido de que El amor es el mejor, más insidioso y más efectivo instrumento de represión social, en El matrimonio de María Braun —su primer éxito internacional— construye un gran personaje víctima del amor y la sociedad. Como una de sus heroínas más fuertes de Fassbinder, lucha contra la opresión solo para enfrentarse a una muerte irónica y violenta.

Se trata de un testimonio de la historia de Alemania a través del radiante cuerpo de una mujer que intenta construirse a sí misma. Por su vida, por su piel se sucede el Tercer Reich y las frustrantes experiencias posteriores hasta un final trágico en que la señora Braun se inmola en la absoluta destrucción, y con ella varios hitos del mundo capitalista.

Sinopsis: María y Hermann Braun se casan durante un bombardeo, poco antes de que él sea enviado al frente ruso donde comienza el comienzo del fin para la sangrienta epopeya dirigida por Adolf Hitler y los poderosos burgueses alemanes. Al acabar la guerra, Hermann figura en las listas de desaparecidos. En entre las ruinas de la otrora gran ciudad, reina el crimen, el mercado negro y la prostitución. También María debe prostituirse para mantenerse en pie. Así se hace amante de Bill, un soldado negro estadounidense que forma parte de las tropas de ocupación. De él queda embarazada y poco después reaparece su marido…

Copyright by Arno Declair

Copyright by Arno Declair

 

La compañía teatral Schaubühne Berlin, caracterizada por investigaciones que llevan a experimentos que han adquirido prestigio internacional. En este caso, abordan la esencia del documento plasmado por Fassbinder, pero con una imaginería de la que la película carece, así como un eficaz sentido del humor que recorre todo el espectáculo, especialmente en la ambigüedad sexual, pues los actores se convierten en mujeres en varias secuencias, a veces actuando en serio y en otras buscando decididamente el chiste más o menos fácil. El conjunto de escenas en algo más de dos horas se ve con mucho interés, articulada la acción con algunos efectos especiales que algunos de los intérpretes emplean. Todos conjugan una muy fluida labor de equipo en el que destaca estupendamente la María Braun creada por Ursina Lardi.

 

Parece que la mayor parte de las personas no somos del todo conscientes del malestar y del encerramiento al que nos somete el mundo rico y frío del capitalismo. El ser humano, en tanto que individuo se contenta con estar empleado a tiempo parcial, siempre disponible y flexible por temor a ser excluido de la comunidad de consumidores, la única comunidad en realidad que existe. (Thomas Ostermeier)

 

Adjunto el trailer de la versión cinematográfica y de la teatral:

 

 

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *