Diplomacia acrobática en el 45º aniversario de las relaciones de España con China

Por Horacio Otheguy Riveira

Un visto y no visto impactante. Un generoso despliegue de talentos con algunos niños y jóvenes de enorme talento. Un espectáculo muy atractivo que se disolvió como un suspiro en la noche del 30 de abril, con Madrid revolucionada en vísperas de las grandes fiestas del 1 y el 2 de mayo. Ágiles, brillantes, imaginativos, los artistas integrantes de la Compañía de Acrobacia de la Provincia de Hunan presentaron en el Teatro de la Luz Philips Gran Vía su Oda a la juventud. Una velada excepcional en única función como festejo de una fecha muy importante en las relaciones diplomáticas entre dos países ahora cada vez más unidos culturalmente, después de la larga sequía entre el franquismo y el largo periodo maoísta, dos gobiernos autoritarios de opuestos intereses ideológicos y económicos.

Cuando aún no se había muerto Francisco Franco (1892-1975), en 1973 comenzaron las conversaciones entre los diplomáticos de ambos países. Al producirse la transición democrática española se entra en un lento procedimiento que culmina con el triunfo del PSOE en 1982, también en China se produce un cambio radical tras el fallecimiento del líder Mao Zedong a la edad de 83 años.

Fueron años complicados que empezaron con un apretón de manos y unas sonrisas para dar inicio a unas relaciones que han ido prosperando en amplios sectores económicos, y sobre todo con una presencia comercial impresionante, habituados ya los españoles a contar con tiendas de todo tipo atendidas por personal oriundo del lejano país, muchos de sus jóvenes ya con nacionalidad española. Un mundo de acrobacias que partió de complicadas situaciones y que se fue despejando a la par que la entrada artística de China en el mundo entero con armas de gran calibre, alejadas de toda violencia: sus milenarias artes marciales, sus restaurantes de variadas composiciones cada vez más populares en Occidente, y en las artes escénicas todo tipo de coloridas atracciones en las que las artes circenses tiene especial importancia, acaparando la atención de los principales circos contemporáneos.

Internacionalmente reclamados sus artistas, en esta Compañía de la Provincia de Hunan (que cuenta con 65 millones de habitantes; capital: ) se encuentran fantásticos representantes que nos ofrecieron una muy gratificante velada. Un auténtico festín escénico que suma acrobacias, juegos malabares, danzas folclóricas, artes marciales y payasos para todas las edades y gustos. Un grupo de los mejores artistas de China os invita a vivir una experiencia inolvidable. El extraordinario evento se produjo en colaboración con el Centro Cultural de China en Madrid, también cada vez más expandido en la ciudad.

En un ambiente de gran frescura y simpatía, el humor está siempre presente, detenido sólo cuando se hace exhibición de luchas masculinas que exigen gran concentración. Ambos sexos se unen en muchos cuadros de diferente línea estética y acrobática para que esta Oda a la juventud resulte muy entretenida y sintomática en la universalidad de su arte. La música oscila entre lo tradicional chino y las influencias del pop occidental. Sólo en determinados momentos las chicas con las chicas y los chicos con los chicos… pero en general permanecen unidos. Agradecen los aplausos aplaudiendo a su vez al público. El resultado de su esfuerzo parece muy fácil, de tan placentero como resulta verles manipular sus músculos con tanta gracia en sorprendentes movimientos. Para ello trabajan con gran disciplina, enorme rigor, ya que la escuela china de acrobacia es de un nivel de exigencia tan alto que se considera entre las más importantes del mundo.

Si en la diplomacia las acrobacias de todo tipo están a la orden del día, ya que una palabra fuera de lugar o una coma mal colocada pueden dar lugar a un grave choque de intereses, muy acertada ha sido la idea de ofrecernos la bella acrobacia de cuerpos en acción… sólo para eliminar toda tensión emocional y rendir tributo a las maravillas de su artística manera de componer solidarios encuentros entre hombres y mujeres.

 

La pareja de acrobacia aérea ofrece un elegante juego de hermosos cuerpos, flexibles y expresivos. Una historia de amor de intensa sensualidad y poético encanto.

 

Comienzo del espectáculo con este cuadro de malabares con sombreros, donde la precisión técnica se ofrece en un contexto de notable simpatía.

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *