“Lo que mamá nos ha dejado”, una divertidísima comedia en torno a una familia disfuncional

Por Ana Riera

 

 

Me encantan los teatros pequeños. Consiguen que te sientas realmente como un elemento más de la función, que te fundas con la historia y la vivas desde dentro. Claro que para que esa magia se produzca la obra tiene que funcionar. Eso es lo que me sucedió el otro día en la sala Lola Membrives del Teatro Lara viendo Lo que mamá nos ha dejado. Es una sala pequeña y acogedora, me senté en primera fila. Fue como si hubiera estado en la vieja cabaña de Carmela, la que ha conseguido comprar porque no tenía más postores, la que quisiera que fuera su refugio en soledad pero que se ve invadida por todos los miembros de su familia.

De alguna manera logré durante un rato ser una más de esa familia que, a pesar de los insultos y las malas maneras, no es tan disfuncional como pueda parecer a primera vista.  A medida que avanzaba la trama, fui encariñándome con todos ellos. Con César, un padre que prefiere que sus hijas crean que es un desastre a mancillar el recuerdo de su querida esposa (al  que Carlos Seguí interpreta con enorme cariño y muchas tablas); con Carmela, que quiere estar sola para afrontar un momento de crisis personal, pero ve como sus hermanas y su padre se cuelan poco a poco en su espacio sin dejarle apenas hueco para respirar (personaje al que Ana Azorín con su increíble expresividad y su desbordante vis irónica confiere una singular fuerza que atrapa al público desde el minuto uno); a Mar, con su aura de inocencia, limpísima, claro, intentando unir a la familia por encima de todo (hay momentos en que Inés Kerzan parece que flota por el escenario, como si fuera un hada buena frágil y etérea); y con Natalia, la hermana a la que le encanta aparentar lo que no es y que se parapeta tras una agresividad desmedida para no mostrar sus debilidades (qué fácil le resulta a Ángela Peirat transmitir frescura y mostrarse sensual).

La obra empieza con una conversación telefónica que Carmela mantiene con su amiga Paula. La comunicación se interrumpe al principio por falta de cobertura, pero luego fluye. Y sirve para ponernos en antecedentes y fijar el tono de la pieza. Es un monólogo ingenioso e irónico que la actriz Ana Azorín convierte en un momento hilarante y fantástico que nos hace entrar de inmediato en la historia. A media conversación aparece una figura masculina y se establece un juego genial entre ambos protagonistas, en el que uno es consciente de la presencia del otro, pero el otro no es consciente de la del uno. Suenan más risas. El público se entrega cada vez más. Aparecen más personajes. Se suceden los diálogos de nuevo ingeniosos e irónicos, una especialidad de Ramon Paso, autor y director de la obra, que aquí alcanza cotas sencillamente magistrales, con su dosis justa de humor, mordacidad y sentido común (lo demuestran las risas del público, que cada vez van a más, y sus caras satisfechas).

Me desentiendo incluso de las amigas con las que he acudido a la cita. Porque ya no soy yo, una más entre el público, si no que estoy en ese salón, inmersa en la tragedia de esa familia, sintiendo envidia de cómo gestionan sus miedos y frustraciones, de su capacidad de reírse de sus desgracias, de su osadía al atreverse a no ser perfecta y aún así sobrevivir. Quizás sea porque a mí, como a Ramón, también me gustan más las familias imperfectas que las demasiado perfectas.

Llega el final de la obra. Me gustaría seguir con ellos. O llevármelos a casa. Pero me tendré que conformar con regresar a mi vida. Me conmueve profundamente ver la emoción sincera de Inés Kerzan, que ante los aplausos que les obligan a salir a saludar hasta cuatro veces, parece no creérselo del todo. Créetelo Inés. Y los demás también.

De izquierda a derecha: Lorena Cervantes, Ana Azorín, Inés Kerzan, Ángela Peirat, Carlos Seguí.

 

También en Culturamas: Una comedia de Ramón Paso con tres hermanas mal avenidas…

 

Dirección: Ramón Paso

Ayudantes de dirección: Blanca Azorín, Elisa Pelayo

Intérpretes: Carlos Seguí, Ana Azorín, Inés Kerzan, Ángela Peirat, Lorena Cervantes

Diseño de iluminación: Pilar Velasco

Coreografías: Carlos Seguí, Ángela Peirat

Vestuario: Inés Kerzan, Ángela Peirat

Diseño gráfico: Ana Azorín

Producción ejecutiva: PASOAZORÍN TEATRO

Jefa de producción: Sandra Pedraz Decker

Teatro Lara. Sala Lola Membrives. Jueves, 20,15 horas, del 26 de abril al 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *