Lo que nos dejó la Feria del Libro Infantil y Juvenil

Por Dinorah Polakof

El 26 de Mayo se celebra en Uruguay el “Día del Libro” por ser el aniversario de la apertura pública de la Biblioteca Nacional. Tres días después, se inauguró la  18 ª Feria del Libro Infantil y Juvenil en el atrio y entrepiso de la Intendencia de Montevideo anunciándose su finalización para el día 10 de junio.

Como ya saben, no soy capaz de perderme una sola de esas instancias. Padezco de una adicción que me lleva a recorrer los diversos stands,  conversar con autores e ilustradores, participar de las actividades programadas y luego reproducir, de la mejor manera, la pulsión del mundo ferial. En las sucesivas ediciones se percibe un esfuerzo por captar numerosos adeptos y creo acertado afirmar que cada vez hay  una mayor afluencia de público.  Por lo pronto, en los días que la visité, no paraban de serpentear los bulliciosos escolares junto a sus maestros, movimiento acrecentado por el vaivén  de padres con hijos, abuelos y nietos.

Sin lugar a dudas, la literatura infantil y juvenil enfrenta nuevos retos. Por eso, se advierte el esmero en  brindar temáticas actualizadas, elegir los novedosos soportes para llegar a más lectores, incluir la narración oral de cuentos, armar espacios lúdicos, sumar propuestas integradoras donde los escritores son tangibles. De hecho, las actividades sugeridas en el programa planteaban ciertas respuestas a estos desafíos, entonces ¿cómo elegir una de entre tantas y comentarla aquí?  Me resultó atractivo el taller ofrecido por Loqueleo Santillana: “¡Libros incubados, lectores atrapados! Estrategias y sugerencias para mediadores de lectura” a cargo de Mabel de Agostini. Así que previa inscripción on-line, el jueves 7 de junio a las 18 horas ingresé al Salón Dorado junto a un grupo de congéneres flechados por un mismo interés: sumar estrategias para la promoción a la lectura.

Mabel de Agostini es maestra,  especializada en animación a la lectura y profesora de Filosofía en Institutos públicos y privados de Enseñanza Secundaria. Durante más de diez años ha tenido la dirección del Jardín Infantil Cooperativo Arco Iris. Desde 1999 es co-coordinadora del taller  de mediación a la lectura y la escritura “Punto y coma… el que no lee se embroma”. A partir del año 2011 se desempeña como referente del Plan Nacional de Lectura, de la Dirección Nacional del MEC, en Paysandú.  Ha sido ponente en eventos nacionales e internacionales vinculados al estudio de la lengua. Luego de la presentación, que convocó a unas cuarenta personas,  comenzó el taller con una dinámica ágil que persistió durante todo el encuentro.

Mabel quiso dejar en claro que “vino a interactuar” con los presentes. Explicó el porqué del título de la actividad contando una de sus  experiencias en clase. Con un grupo de niños realizaron una incubación casera. Y observando el proceso misterioso, casi mágico, hasta el momento en que “alumbraron los pollitos” se dio el inicio de la lectura. Afirmó que antes de aprender a leer es necesario crear las condiciones. Asimismo, mencionó que es importante que los padres estuvieran al tanto del proceso y que se creó un fuerte vínculo con ellos también.  Continuó con una serie de actividades de una dinámica increíble e incorporó varios juegos, concitando el interés desde su impronta personal. Trajo consigo materiales diversos: papeles, muñecos, párrafos impresos con alguna “trampa”.  Y por encima de todo, su enorme carisma junto a su profesionalismo.

No faltaron los libros, una selección de  títulos entre los que se encuentran muchos de los sugeridos desde este espacio y otros, que ya iremos explorando. Para ir teniendo en cuenta: ¿Y si somos amigos?, La vaca astronauta, Boris un compañero nuevo en la escuela, La fiesta sorpresa, Bandanimal, Terror en el campamento, Fantasmas en la Sierra de las Ánimas, Imaginarius, y toda la colección del personaje Óscar.

A modo de conclusión, dentro del marco de la 18ª Feria del Libro Infantil y Juvenil tuvo brillo Mabel de Agostini, ofreciendo un taller de excelente nivel y que además, impresionó por su creatividad y riqueza motivacional.  Me gustaría  aclarar que ni el frío atardecer ni el partido amistoso de Uruguay jugado en el mismo momento, amedrentó a los  presentes. ¡Y vaya si valió la pena!

Foto Vía| Cámara Uruguaya del Libro

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Lo que nos dejó la Feria del Libro Infantil y Juvenil

  1. Felicitaciones Mabel, siempre eficiente y cordial!! Tú compromiso con la lectura y tú entusiasmo personal hacen de cada uno de tus talleres una fiesta. Adelante!! Beatriz Cocina

    Beatriz Cocina
    22 junio 2018 at 23:26 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.