La literatura: inspiración del cine y las series de 2018

La popularidad de películas como Jurassic Park o series de televisión como Twin Peaks ha llevado a editoriales con mano para los negocios a publicar libros basados en ellas. Es todavía más habitual que el proceso se produzca a la inversa, es decir, que la literatura sea fuente de inspiración de directores, guionistas y productores. Es entonces cuando surge la pregunta: “¿Es mejor la película o el libro?”.

A continuación, encontraréis cuatro ejemplos de este tipo de formato audiovisual basado en obras literarias que se estrenan o se han estrenado ya este 2018.

 

Con amor, Simón

 

Conocida en Latinoamérica también como Con amor, Simón, esta película está basada en la novela Simon vs. the Homo Sapiens Agenda de Becky Albertalli. Habla de un romance adolescente entre el protagonista homosexual y su primer novio, mientras descubre la manera de desvelar su sexualidad a su entorno.

Fahrenheit 451

 

Una nueva adaptación de la clásica novela distópica de Ray Bradbury, este filme de HBO Films está protagonizado por Michael B. Jordan y Michael Shannon, en el papel de Guy Montag y el capitán Beatty respectivamente. La cinta también está ambientada en una sociedad donde, por orden del gobierno, deben quemarse todos los libros.

Fariña

 

Un éxito total en España, la serie Fariña se ha ganado un puesto en esta lista sobre todo por la polémica que despertó el libro en el que está basada. La obra de Nacho Carretero fue secuestrada durante tres meses y medio, momento en el cual se prohibió su venta y Atresmedia aprovechó para hacer su versión televisiva.

Sharp Objects

 

Amy Adams vuelve a la televisión después de The Office con esta miniserie basada en la novela debut homónima de Gillian Flynn. Dirigida por Jean-Marc Vallée, el director se reencuentra con la protagonista de Arrival, en este caso, para contar el retorno de una reportera atormentada que vuelve a su ciudad natal para informar sobre el asesinato de dos chicas jóvenes.

Se quiera o no, lo cierto es que existe una clara dependencia del cine por las creaciones literarias. Son cada vez menos las producciones cinematográficas con historias originales, una tendencia que vemos también duplicarse en la pequeña pantalla. Ahora bien, no parece que esto tenga un efecto negativo en el número de espectadores, ya que incluso puede resultar un atractivo para aquellos auténticos fans de la versión novelada. Y si no que se lo digan a George R.R. Martin y su Canción de hielo y fuego.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.