La valentía de la niña de los gorriones

La niña de los gorriones, de Sara Pennypacker. Ilustrado por Yoko Tanaka. Barcelona, Editorial Juventud, 2010. Cartoné, 23,5 x 25 cm., 40 pp.,  13 €.

Por Carmen Fernández Etreros.

Curioso álbum ilustrado, que presenta como novedad la editorial Juventud, en el que Sara Pennypacker inventa una fábula sensible y hermosa basada en la valentía de una pequeña niña. Basado en el capítulo histórico de “la guerra de los gorriones” cuando el presidente chino Mao Zedong declaró la guerra a los gorriones culpándolos de acabar con las cosechas de trigo. En tres días y mediante petardos y ruidos constantes logró diezmar la población de gorriones pero su decisión resultó fatal para los humanos. Sin los gorriones la población de langostas creció tanto que destrozó las cosechas y la hambruna mató en tres años entre treinta y cuarenta millones de chinos.

Sara Pennypacker  en este cuento crea un personaje “La niña de los gorriones” Ming-Li  que a su corta edad decide salvar a tantos pájaros como pueda. El valiente gesto de la niña, que esconderá a siete gorriones en el granero sin que los demás se enteren, será una lección para los que no supieron ver la importancia de cada especie tiene en el ciclo de la vida.

Un original cuento de Sara Pennypacker, autora de la serie Clementina de la editorial Bruño y Pedro está enamorado editada también por Juventud,  que resalta mediante la fabula de la niña que cuida a los gorriones la importancia de una educación medioambiental infantil en la que los niños reconozcan la importancia de cada especie en el ciclo de la vida y la importancia del medioambiente. Además las sensibles ilustraciones de la japonesa Yoko Tanaka ilustran el álbum ilustrado con trazos, pasajes y figuras coloristas en tonos verdes, ocres y marrones.

En suma un recomendable cuento para lectores a partir de 7 años, en el que una pequeña niña y su valentía logran salvar al pueblo de la hambruna a la que les condenó la desaparición de los gorriones. Una fantasía de la autora basada en una historia real que tantas calamidades trajo al pueblo chino y cuyo recuerdo puede servir de ejemplo. Un cuento para pensar en este año de la biodiversidad 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.