La mirada tierna de Adriana Lestido

Por Jesús Villaverde Sánchez

Madre e hija, Plaza de Mayo, 1982. Adriana Lestido.

Envuelta en el marco de PhotoEspaña, la Casa de América de Madrid acoge una de las exposiciones que más me han gustado en los últimos años. Amores difíciles, de Adriana Lestido, es una exposición que recoge la viveza y el paso del tiempo, y que ayuda a comprender los distintos tipos de amor que nos tocan a lo largo de la vida.

En el mejor marco posible, la recogida y coqueta sala de exposiciones de Casa de América, la fotografía de Lestido nos transporta a varias situaciones de la vida de varias mujeres con alrededor de 160 instantáneas en blanco y negro.

Desde las fotografías tomadas en un hospital infanto-juvenil, entre el año 1986 a 1989, hasta los últimos experimentos fotográficos de la argentina, en Villa Gesell, una ciudad de la costa argentina, en el año 2005; la artista hace pasar su objetivo por todas las relaciones de amor posibles, con fotografías que, en palabras de la propia autora, tratan de mostrar la dificultad de amar.

Con un marcado acento fotoperiodístico, que se ha ido apagando conforme al paso de los años, para dar paso a la vena más artística; los inicios de Adriana Lestido dejan entrever una fotografía más comprometida y más social, véase la preciosa imagen de una madre manifestándose y gritando con su niña en brazos o la propia serie sobre el hospital infanto-juvenil, que muestra cómo transcurre la infancia dentro de un centro de salud.

Si analizamos por partes la exposición, Madres adolescentes trata de dar voz a esas madres jóvenes que sacaron adelante a sus pequeños en tiempos difíciles con muy pocos recursos y con la soledad y el miedo a flor de piel. Mujeres presas, la parte más impactante de la exposición, narra fotográficamente la vida y las sensaciones de las mujeres que convivían en las cárceles, donde también vivían madres con sus hijos, que se convierten un poco en los hijos de todas las mujeres presas.

El trabajo de Lestido en Madres e hijas es el más intimista de la fotógrafa. Para llevarlo a cabo, convivió durante tres años con cuatro madres y sus cuatro hijas, y retrató muchos de los momentos más íntimos en la relación materno-filial que se da entre estas mujeres. El resultado de esta labor es una serie de fotografías que conmueven y calan hondo en la mente del lector, que puede incluso evocar muchas situaciones que se hayan dado a lo largo de su vida junto a su madre.

Por último, la exposición recoge una de las últimas series que ha realizado Lestido. El amor recoge imágenes que parten de la propia experiencia personal de la autora y que se acercan más al ámbito artístico que cualquier fotografía de las otras secciones. Cabe destacar una de las imágenes que ilustran la publicidad de esta exposición por toda la ciudad en paradas de autobús y letreros publicitarios: La salsera, de la que pocas explicaciones caben. Simplemente su visión es suficiente.

La salsera, 1992. Adriana Lestido.

Durante toda la exposición, las instantáneas, perfectamente presentadas visualmente, se dotan de una ternura especial y dejan claro que la fotógrafa consiguió reflejar, sin duda alguna, las relaciones de amor, en todos los ámbitos en los que se propuso hacerlo.

En el año en que PhotoEspaña ha querido dar importancia al paso del tiempo, la exposición Amores difíciles es un perfecto ejemplo de cómo nacemos, y desde ese momento, nos empezamos a preparar para la separación de nuestra madre, y viceversa. La ternura y la experiencia de Lestido plasmadas en sus películas. Una manera de hacer fotografía de una mujer para la que, según sus propias palabras, “fotografiar es quitarse oscuridad de encima”.

Amores difíciles. Adriana Lestido. En Casa de América hasta el 29 de agosto de 2010. Exposición perteneciente a PhotoEspaña 2010.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.