Y el verbo se hizo carne: la Ciencia de Dios

Dalí - "Muchacha en la ventana"

Por Carlos Javier González Serrano.

El peculiar desarrollo de este artículo se propondrá analizar, principalmente desde el horizonte que Hume nos ofrece en su ensayo Sobre la inmortalidad del alma y su obra Diálogos sobre la religión natural, aquellas características que a Dios se atribuyen bajo capa de “científicas”. ¿Posee Dios una suerte de ciencia? Por otro lado, ¿supone nuestra perspectiva humana un promontorio privilegiado desde el que encaramarse al análisis de lo divino, o somos por contra los únicos seres condenados a pensar aquello de lo que no podemos tener ciencia?
Desde un punto de vista naturalista-biologista habremos de acercarnos, siquiera mínimamente -para validarlo o desecharlo- al aserto de uno de los protagonistas de Th. Mann en La montaña mágica, el cual afirma que «es verdadero lo que es beneficioso para el hombre. En el hombre está comprendida la naturaleza entera, sólo él fue creado auténticamente en toda la naturaleza, y toda la naturaleza fue creada sólo para él. El hombre es la medida de todas las cosas y su felicidad es el criterio de la verdad». Será ésta, la obsesión “teoantropológica”, la que suma al hombre en un tormento de reflexiones acerca de Dios, de su ciencia, del designio por el que nos ha creado, y con qué propósito. Así, este pequeño escrito se ceñirá a plantear mínimamente la cuestión: ¿tienen algo en común las inquietudes religiosas y las científicas? Mi intención es proponer como nexo entre religión y ciencia a Dios mismo, y cuestionar si algo así como una “teología científica” puede tener cabida (empresa, ya se ve, harto ambiciosa); sin embargo, «excepto el hombre, ningún ser se asombra de su propia existencia, sino que todos la dan por sentada de suyo sin reparar en ella», por lo que pondremos de manifiesto la necesidad metafísica del hombre a la que Schopenhauer se refiere en su gran obra (El mundo como voluntad y representación, Vol. II., Cap. 17). Así las cosas, se trata de cuestionarnos la necesidad de un Dios o de una Teodicea más o menos sistemática que se sitúe como perspectiva desde la cual la ciencia pueda lanzarse propiamente a conocer sin amenazas que la coarten: «una filosofía dada no tiene otra medida de su estimación que la de la verdad. Por lo demás, la filosofía es esencialmente mundología: su problema es el mundo; ha de vérselas con éste y dejar en paz a los dioses, pero esperando a cambio que también los dioses le dejen en paz a ella» (Schopenhauer, ibid).
Supongamos, a modo de hipótesis, la existencia efectiva de tal Dios, e interroguémonos de la mano de Hume: «¿deberían estos intereses [los humanos], de tan corto alcance y tan superficiales, ser protegidos mediante castigos eternos e infinitos?»; ¿sería preciso argüir razones -en este contexto- que ayuden a acercar la ciencia a la religión o viceversa?, ¿o más bien ambos posicionamientos emergen y recaban de un mismo origen y destino, respectivamente?
Si bien en una línea leibniziana observamos cuán maravillosamente está confeccionada la naturaleza, y con qué tesón y constancia los efectos se siguen rigurosamente de sus correspondientes causas, encontramos empero un desajuste profundo cuando el científico, avalado por certeras técnicas, da con universos dentro de universos, es decir, cuando se logra, por ejemplo, llegar más allá de las gotas de agua, y más allá, a los átomos, y más allá, a los quarks, y así sucesivamente hasta arribar a la unidad mínima de la naturaleza. En este camino hacia el principio, el científico posee una característica común con el teólogo, o si se quiere, con aquella persona que intenta llegar al fondo del misterio del mundo a través de su creencia en el designio divino; en aquel camino, decía, el científico y el teólogo albergan una nota común: llegar a la verdad de lo que se esconde, de lo oculto (retomamos el juego etimológico que nos ofrecen las palabras griegas lethe y aletheia). Y no hace falta aquí perderse en argumentaciones retóricas ni hacer gala de enrevesados discursos que a nada llevan: no hablo sólo de la verdad en términos griegos (aletheia), sino de la verdad necesaria, casi pragmática, de la que el hombre se ve necesitado para llevar a cabo cualquier suerte de investigación ulterior. Es decir, el punto de apoyo en el que religión y ciencia sitúan su basamento ha de constituirse como cierta certeza, siquiera probable –nótese la paradoja-, de lo que en el futuro pudiera encontrarse. En esta línea, Hume afirma: «todo efecto implica una causa, y ésta requiere, a su vez, otra, hasta que llegamos así a la primera causa de todas, que es Dios. Toda cosa que acontece ha sido ordenada por Él…».
Por último, me parece interesante recordar ahora la idea de paradigma de Kuhn. Si bien la religión y la ciencia investigan acerca del apoyo mencionado en su búsqueda de la verdad propiamente dicha, no podemos dejar de afirmar que los escalones que a ella conducen no logran sino enterrar –para en la mayoría de los casos más tarde desenterrar- ciertas secuelas o capítulos de la ciencia y la teología que han servido indudablemente como guías, y que en su momento se tuvieron por realmente válidos y verdaderos (recuerdo, ahora, las teorías de Gall en Psicología, o los diferentes sistemas cosmológicos que desde tiempos inmemoriales se han planteado hasta llegar a confirmar el heliocentrismo); ahora bien, tales paradigmas o períodos estables de ciencia nos sirven -al menos al hombre contemporáneo, rodeado de máquinas que solventan incluso mejor que él las tareas cotidianas a las que ha de enfrentarse- para crear falsas esperanzas de progreso y éxito seguros.
Tal vez la tranquilidad de la que parece disponer la ciencia sea la que facilite, en efecto, su avance, y que tal sosiego haya de responder a una suerte de Dios; Dios que se encumbra como horizonte constituyente de toda empresa humana: «Es cierto que tanto el miedo como la esperanza forman parte de la religión […]. Pero cuando un hombre goza de bienestar se siente inclinado a los negocios, o al trato con los amigos, o a cualquier tipo de diversión; y naturalmente se entrega a ellos sin pensar en la religión. Cuando la melancolía y la depresión lo invaden, no puede hacer más que cavilar sobre los terrores del mundo…» (Diálogos sobre la religión natural, Hume). Así y quizás, ciencia y religión, de la mano, no busquen sino un progreso que tenga por único fin el apaciguamiento de lo humano como condición.

Mucho se ha hablado estos días sobre las últimas declaraciones de Hawking al respecto de la relación entre el origen del Universo y la existencia de Dios. Sólo un breve apunte al respecto. Como ya menciona Kant en el “Prólogo a la Primera Edición” de la Crítica de la razón pura, «la razón humana tiene el destino singular, en uno de sus campos de conocimiento, de hallarse acosada por cuestiones que no puede rechazar por ser planteadas por la misma naturaleza de la razón, pero a las que tampoco puede responder por sobrepasar todas las facultades» (A VII). Es este “sobrepasar” el que empuja al hombre a preguntarse por los límites de su conocimiento, y el que, en este contexto, no permitirá que nuestra razón quede sosegada aun cuando la biología  o la física vengan en socorro de la metafísica. Tales disciplinas no se ocupan de lo mismo -ni siquiera emplean las mismas herramientas-, y así, el hecho de que el tiempo pase y haga que las cosas se nos conviertan en nada entre las manos, nos sume -nos sumió, y nos sumirá- en una necesidad, en un hambre de metafísica (digamos ahora, un hambre de desentrañar la causa primera del universo, y por tanto, el origen de la cadena causal), que no cesará por la propia constitución del hombre.

Así, no hay tensión entre el mundo de la creencia (de la fe, y en concreto, de la fe racional) y la ciencia. Más bien se da un conflicto -mas siempre latente (e irresoluble), en tanto que nos es imposible determinar qué principio antecede a otro, y así hasta quién sabe si el infinito- entre lo que la ciencia conoce, y lo que la ciencia pretende conocer mediante el despliegue de las leyes físicas.

6 respuestas a Y el verbo se hizo carne: la Ciencia de Dios

  1. Muy interesante la reflexión, aunque se podría puntualizar que la presencia de Dios en la ciencia (al menos actualmente) se sitúa en un plano más metafórico que real: la hemos endiosado, y parece existir la firme creencia de que puede resolver prácticamente todas nuestras necesidades, y no sólo las materiales, sino también las de tipo lúdico, o incluso, “existenciales”.
    Se deja un poco de lado que la ciencia (y su pragmática hermana, la tecnología) es sólo un instrumento, y que sus productos nunca deberían ser el objeto directo de nuestros deseos sino sólo medios para lograr su satisfacción…
    Saludos, y enhorabuena por la página.

    María
    6 septiembre 2010 at 14:41 pm

  2. Muchas gracias por el comentario, María;).
    Sería muy interesante analizar ese “papel metafórico” de Dios en la ciencia, y hasta qué punto la metáfora se convierte en amparo. Por ejemplo, ya que tan de moda está, Hawking alude al final de su obra “Historia del tiempo” a que cuando conozcamos por qué existen el universo y los hombres habríamos descubierto con ello el “pensamiento de Dios”.
    ¿Cuál es la finalidad de estas alusiones? ¿Cómo interpretar estas apariciones “divinas” en el seno de escritos científicos?
    Quizás sea un buen momento para retomar la validez de la metafísica como baluarte defensivo frente a las pretensiones “endiosadas” de la Ciencia.
    Un abrazo.

    Carlos Javier González Serrano
    6 septiembre 2010 at 14:56 pm

  3. Este verano he estado leyendo “El símbolo perdido” de Dan Brown, que lejos de ser un texto filosófico, en su formato de novela incluye gran cantida de terorías sobre Dios, en el sentido más genérico, tratando el concepto de Dios no sólo bajo el punto de vista de la religion cristiana sino como idea de Creador Universal en cualquier religión. Me sorprendió sobre todo la interpretación que hace de la Biblia y su descripción sobre la creación del hombre a su imagen y semejanza, llegando a la conclusión de que el hombre es Dios en sí mismo. Me gustaría saber tu opinión sobre este libro.

    maribel
    7 septiembre 2010 at 18:49 pm

  4. Hola Maribel,
    Muchas gracias por el comentario. No he leído el libro al que aludes, pero te doy mi opinión general sobre la Biblia y sobre algunos aspectos relacionados con ella y su difusión.
    En mi opinión, Jesús no fundó nada. Fue Pablo (antes Saulo, aquel que se cayó del burro) quien, veinte años después de la crucifixión (y sin haber conocido a Jesús), reunió a su alrededor a una serie de adeptos que adoptaron lo que aquél promulgaba a modo de verdad absoluta, esto es, la resurrección no de Jesús, sino de Cristo. Este hecho se puede observar cotejando los Evangelios sinópticos con los apócrifos, así como comparando traducciones del arameo al griego clásico y, finalmente, al latín.
    Soy un firme detractor de la Iglesia, y sin embargo, me declaro cristiano (en tanto procuro llevar a efecto en mi vida cotidiana lo que Jesús dejó dicho, me da igual que esté recogido en sinópticos o en apócrifos). No creo que tal cosa suponga contradicción; más bien al revés: me veo con más legitimidad incluso que la Iglesia para comentar la Biblia o cualquier texto de los que llaman sagrados.
    Sólo un ejemplo que, espero, resulte interesante: en el libro de Isaías (7, 14), en el Antiguo Testamento, explica el profeta (en la versión LATINA, es decir, la que llevó a cabo el entorno de El Vaticano) que dará a la luz “una virgen”, o que “una virgen” concebirá un hijo que llevará el nombre de Emmanuel. Sin embargo, y sin ponerme demasiado pedante con las lenguas (aunque ya voy por el camino), tanto la versión hebrea como la griega aluden a “una joven” o “jovencita” que dará a luz un hijo, Emmanuel, sí, pero nada de vírgenes. Estas cosas de vírgenes fue una vieja obsesión ROMANA por las vírgenes vestales que en un tiempo guardaban el templo. ¿Cómo una chiquilla judía de aquellos albores iba a desear ser virgen? ¿En qué cabeza cabe?
    Sólo un caso más: un periodista bastante reconocido (que llegó a ser incluso obispo y muy allegado a la cúpula de El Vaticano) fue invitado -tras dejar su puesto eclesial- a una audiencia en la que se dieron cita numerosas autoridades de la Iglesia romana. A lo largo de la cita, el periodista se acercó a una de sus eminencias y éste le preguntó por el último libro que había sacado aquél, en el que trataba de destapar algunas “verdades” sobre El Vaticano. El obispo le preguntó: “Pero, oiga, ¿por qué escribe usted sobre María Magdalena, sobre presupuestos vaticanos, etc… si por muy verdad que sean no serán ni por asomo creídas?”. El periodista dejó proseguir al obispo con su discurso…: “No hay problema, ¿y sabe por qué? Porque la gente que escucha mis homilías, nunca leerá su libro, y quien lea su libro, jamás vendrá a escuchar mis homilías”…
    No sé muy bien cuál quiero que sea el resumen… Jesús no fundó nada. Fundaron a Cristo, pero después.
    De todas formas, mi experiencia personal es que hay cristianos extraordinarios que, con independencia de quién ocupe el sillón de Papa, se dejan literalmente la vida por ayudar a los demás en condiciones que cuesta imaginar: desde monjas que derrochan fuerza con 85 años, a curas geniales que nada tienen que ver con los últimos escándalos destapados…
    En fin… Como siempre. Mal y Bien disfrazados… de no sabemos qué.
    Dios es, en última instancia, la esperanza y el amparo bajo el que se inscribe nuestra aspiración a ser buenos hombres y mujeres. En cualquier caso, es imposible hacerse cargo de todo este tema en apenas unas líneas.
    Un saludo cordial.

    Carlos Javier González Serrano
    8 septiembre 2010 at 10:31 am

  5. Carlos, yo tampoco me atrevería a meterme a fondo en este tema, ya que desconozco la base, la interpretación de La Biblia y como veo por tu comentario es un pozo de sorpresas. Por lo que dices, efectivamente coindides con lo que te comenté del Símbolo perdido en el que también aparece este tipo de equívocos en la interpretación de las Sagradas Escrituras, aunque ya te comenté que se trata de una novela, pero descubre, al menos a los poco iniciados como yo, una visión diferente en este sentido. En cuando a la religión estoy totalmente contigo en que bajo cualquier signo hay personas extraordinarias que lo único que desean en el BIEN, siempre que no se caiga en fanatismos, se puede hacer muy bien bajo el “paraguas” de la religión. Gracias por tu respuesta.

    maribel
    8 septiembre 2010 at 19:45 pm

  6. COMENTARIO CONTRA LOS QUE NIEGAN LA EXISTENCIA CORPORAL DE CRISTO

    “ YO MISMO SOY ”(Lucas 24:39)

    MIRAD MIS MANOS Y MIS PIES, QUE “YO MISMO SOY”; PALPAD, Y VED; PORQUE UN ESPIRITU NO TIENE CARNE NI HUESOS, COMO VEIS QUE YO TENGO.

    IMPOSIBLE QUE DIOS DESAPAREZCA EL CUERPO FISICO DE CRISTO; JESUCRISTO EN LA “CARNE” ES EL CUMPLIMIENTO DEL “JURAMENTO” QUE JEHOVA JURO A DAVID (Hechos 2:30-32)

    Dios le JURO a David por medio del profeta Natán, que de su descendencia en cuanto a la CARNE levantaría al Cristo para que se siente en su trono para siempre (Hechos 2:30). Jesucristo está ahora en el cielo (Colosenses. 3:1) esperando a que todos sus enemigos sean puesto por estrado de sus pies; y luego vendrá a reinar mil años, y se sentará en el TRONO DE DAVID (en -Sion- donde reinó David).
    Pero NO SERA UN ESPIRITU el que se va a sentar en ese trono, sino, el Jesús de carne y hueso glorificado, que murió y resucitó por el poder de Dios el Padre; el cual no DEMUDO NI DEMUDARA aquel JURAMENTO perpetrado a David su siervo. (2 Samuél 7:12-16; 1 Crónicas 17:11-14; Salmos 89:3-4; 89:34-36; 132:11; Hechos 2:30; 13:34-35) etc. etc.

    EL JURAMENTO DE JEHOVA A DAVID
    POR EL CUAL LA CARNE DE JESUCRISTO PERMANECE PARA SIEMPRE EN GLORIA

    1 Cronicas 17:11-14. – Y cuando tus días sean cumplidos para irte con tus padres, levantaré descendencia después de ti, a uno de entre tus hijos, y afirmaré su reino. El me edificará casa, y yo confirmaré su trono eternamente. YO LE SERE POR PADRE, Y EL ME SERA POR HIJO; y no quitaré de él mi misericordia, como la quité de aquel que fue antes de ti; sino que LO CONFIRMARE en mi casa y en mi reino ETERNAMENTE, Y SU TRONO SERA FIRME PARA SIEMPRE.
    2 Samuel 7:12-16. -Y cuando tus días sean cumplidos y duermas con tus padres, yo levantare después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. Yo le seré a él por padre, y él me será a mí hijo. Y si hiciere mal, yo le castigaré con vara de hombre, y con azotes de hijo de hombres; pero mí misericordia no se apartará de él como la aparté de Saúl, al cual quité de delante de ti. Y será afirmada tu casa y tu reino para siempre delante de tu rostro, y tu trono será estable eternamente.
    Salmo 89:3-4. -Hice pacto con mi escogido; JURE A DAVID mi siervo, diciendo: Para siempre confirmaré tu descendencia, y edificaré tu trono por todas las generaciones.-
    Salmo 89:34-36. -No olvidaré mi Pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios; Una vez HE JURADO POR MI SANTIDAD, y no mentiré a David. Su descendencia será para siempre y su trono como el Sol delante de mí.-
    Salmo 132:11. -En verdad JURO JEHOVA A DAVID, y no se retractará de ello: De tu descendencia pondré sobre tu trono.-
    Salmos 16:8-10. -A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; MI CARNE también reposará confiadamente; Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo VEA CORRUPCION.-

    CUMPLIMIENTO DEL JURAMENTO DE DIOS A DAVID.
    EL CUERPO DE CRISTO NUNCA SE CORROMPERA POR TODA LA ETERNIDAD;
    Y TODO EL PODER DE DIOS ESTA EN “EL” (Mateo 28:18) (Juan 16:15)

    Lucas 1:31-33. -Y ahora concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el TRONO DE DAVID su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino NO TENDRA FIN.-
    Hechos 2:24-27. -Al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua, y aun MI CARNE descansará en esperanza; porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu santo VEA CORRUPCION.-
    Hechos 2:30-32. -Pero siendo profeta, y sabiendo que con JURAMENTO Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto A LA CARNE, levantaría al Cristo para que se SENTASE en su trono, viéndolo antes, habló de la RESURRECCION de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, NI SU CARNE VIO CORRUPCION. A este Jesús resucitó Dios, de lo cual TODOS NOSOTROS SOMOS TESTIGOS.-
    Hechos 13:22-23. -Quitado éste, les levantó por rey a David, de quien dio también testimonio diciendo: He hallado a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo quiero. DE LA DESCENDENCIA DE ESTE, y conforme a la PROMESA, Dios levantó a Jesús por Salvador a Israel.
    Hechos 13:34-35. -Y en cuanto a que le levantó de los muertos, para NUNCA MAS VOLVER A CORRUPCION, lo dijo así: “Os daré las misericordias fieles de David”. Por eso dice también en otro salmo: No permitirás que tu Santo VEA CORRUPCION.-
    Hechos 13:36-37. -Porque a la verdad David, habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios, durmió, y fué reunido con sus padres, y vió corrupción. MAS AQUEL A QUIEN DIOS LEVANTO, NO VIO CORRUPCION.-

    JESUCRISTO NACIO PARA SER REY (Juan 18:37) (Rom. 6:9); Y SI NACIO PARA SER REY, NO REINARA COMO UN ESPIRITU O FANTASMA.

    CUALQUIER PERSONA O INSTITUCION, O LIDER CONGREGACIONAL QUE SOSTENGA QUE JESUCRISTO ESTA EN ESPIRITU EN EL CIELO NO TIENE EL ESPIRITU SANTO Y ES PARTE DE LO QUE LOS APOSTOLES LLAMARON “EL ESPIRITU DE ERROR” (1 Juan 4:1-3; 4:6) (2 Juan 1:7)

    EL VERBO DE DIOS HECHO CARNE.

    Apocalipsis 19:13. -Estaba vestido con una ropa teñida EN SANGRE; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.-
    Juan 1:1. -En el prinsipio era el VERBO, y el VERBO era con Dios, y el VERBO era Dios.-
    Juan 1:14. -Y aquel VERBO FUE HECHO CARNE, y habitó entre nosotros ( y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre ) lleno de gracia y de verdad.-
    1 Juan 1:1-3. -Lo que era desde el prinsipio, lo que hemos oido, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al VERBO DE VIDA ( porque la vida fue manifestada, y la HEMOS VISTO, y TESTIFICAMOS, y os anunciamos la vida eterna, la cual ESTABA con el Padre, y se nos manifestó ) Lo que hemos visto y oido, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.-
    1 Juan 5:6. -Este es Jesucristo, que VINO mediante AGUA Y SANGRE; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el ESPIRITU es el que DA TESTIMONIO; porque el ESPIRITU ES LA VERDAD.-
    1 Juan 4:2-3. -En esto conoced el Espíritu de Dios; Todo espíritu QUE CONFIESA que Jesucristo HA VENIDO EN CARNE, es de Dios; Y todo espíritu QUE NO CONFIESA que Jesucristo ha venido EN CARNE, no es de Dios.-
    2 Juan 1:7. -Porque muchos engañadores han salido por el mundo, QUE NO CONFIESAN que Jesucristo HA VENIDO EN CARNE. Quien esto hace es el engañador y el anticristo.-

    EL TEMPLO DE SU CUERPO. UN CUERPO GLORIFICADO

    Juan 2:20-22. -Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantará? MAS EL HABLABA DEL TEMPLO DE SU CUERPO. Por tanto, cuando RESUCITO de entre los muertos, sus discípulos SE ACORDARON que había dicho esto; Y CREYERON la Escritura Y LA PALABRA QUE JESUS HABIA DICHO.-
    Lucas 24:36-48. -Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? MIRAD MIS MANOS Y MIS PIES, que “YO MISMO SOY”; PALPAD, Y VED; porque un espíritu no tiene CARNE NI HUESOS, como véis que YO TENGO. Y diciendo esto, les mostró LAS MANOS Y LOS PIES. Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comér? Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. y él lo tomó, y “comió” delante de ellos. Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento para que comprendiesen las Escrituras; Y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y RESUCITASE de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y VOSOTROS SOIS TESTIGOS de estas cosas.-
    Juan 20:20. – Y cuando les hubo dicho esto, LES MOSTRO LAS MANOS Y EL COSTADO. Y los discípulos se regocijaron VIENDO al Señor.-
    Juan 20:26-29. -OCHO DIAS DESPUES, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando LAS PUERTAS CERRADAS, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: PON AQUI TU DEDO, Y MIRA MIS MANOS; y acerca tu mano, y métela EN MI COSTADO; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.-

    LA ASCENCION CON EL CUERPO

    POR CAUSA DEL JURAMENTO DE DIOS A DAVID, NUESTRO SEñOR JESUCRISTO ASCENDIO AL CIELO CON SU CUERPO DE RESURRECCION (CUERPO GLORIFICADO); NO EXISTE NI EXISTIRA JAMAS EVIDENCIA DE QUE HAYA DESAPARECIDO SU CUERPO DE CARNE.

    Hechos 1:9-11. – Y habiendo dicho estas cosas, VIENDOLO ellos, fue ALZADO, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que EL SE IBA, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿Por qué estáis mirando al cielo? ESTE MISMO JESUS, que ha sido TOMADO de vosotros al cielo, así vendrá como le HABEIS VISTO IR al cielo.-
    Lucas 24:51. – Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue LLEVADO arriba al cielo.
    Marcos 16:19. -Fue RECIBIDO arriba en el cielo y se sentó a la diestra de Dios.-
    Hechos 1:1-3. -En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y ha enseñar, hasta el día en que fue RECIBIDO ARRIBA, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también, después de haber padecido, se presentó VIVO con muchas PRUEBAS indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.-
    Efesios 1:20. -La cual operó en Cristo resucitándole de los muertos y SENTANDOLE A SU DIESTRA en los lugares celestiales.-
    1 Pedro 3:22. -Quien habiendo SUBIDO AL CIELO está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.-

    TESTIGOS DE LA RESURRECCION DE CRISTO

    Hechos 10:39-43. -Y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. A éste levantó Dios al tercer día, e HIZO que se MANIFESTASE; no a todo el pueblo, sino a los TESTIGOS que Dios había ordenado de antemano, A NOSOTROS QUE COMIMOS Y BEBIMOS CON EL DESPUES QUE RESUCITO DE LOS MUERTOS. De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.-
    Hechos 2:32. -A este Jesús resucitó Dios, de lo cual TODOS NOSOTROS SOMOS TESTIGOS.-
    Hechos 3:15. -Y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha RESUCITADO de los muertos, de lo cual NOSOTROS SOMOS TESTIGOS.-
    Hechos 13:30-31. -Mas Dios le levantó de los muertos. Y él se apareció durante muchos días a los que habían subido juntamente con él de Galilea a Jerusalén, los cuales ahora SON SUS TESTIGOS ANTE EL PUEBLO.-
    Hechos 5:32. – Y nosotros SOMOS TESTIGOS SUYOS de estas cosas Y TAMBIEN EL ESPIRITU SANTO, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.-
    Hechos 4:33. -Y con GRAN PODER los apóstoles DABAN TESTIMONIO de la RESURRECCION del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos.-
    Hechos 1:22. -Comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que de entre nosotros FUE RECIBIDO ARRIBA, uno sea hecho TESTIGO con nosotros, DE SU RESURRECCION.-

    (Mas citas): (Hechos 1:8) (Juan 15:26-27) (Apocalipsis 19:10) (2 Tesalonicenses 1:7-10) (Lucas 24:48)

    LA RESURRECCION CORPORAL DE CRISTO ES LA FUENTE DE NUESTRA JUSTIFICACION

    Romanos 4:25. -El cual fue entregado por nuestras transgresiones, Y RESUCITADO PARA NUESTRA JUSTIFICACION.-
    Romanos 10:9. – que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y CREYERES en tu corazón QUE DIOS LE LEVANTÓ DE LOS MUERTOS, serás SALVO.-

    SU VENIDA ES VISIBLE

    Hechos 1:11. -Este MISMO JESUS, que ha sido TOMADO de vosotros al cielo, ASI VENDRA como le HABEIS VISTO IR AL CIELO.-
    Marcos 14:62. -Y Jesús le dijo: Yo soy; Y VEREIS al Hijo del Hombre SENTADO a la diestra del poder de Dios, Y VINIENDO EN LAS NUBES DEL CIELO.-
    Apocalipsis 1:7. -He aquí QUE VIENE con las nubes, y todo ojo LE VERA, y los que LE TRASPASARON; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por EL. Sí, Amén.-
    Mateo 24:30. -Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces LAMENTARAN todas las tribus de la tierra, Y VERAN al Hijo del Hombre VINIENDO sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.-
    Marcos 13:26-27. -Entonces VERAN al Hijo del Hombre, que VENDRA en las nubes con gran poder y gloria. Y entonces ENVIARA sus ángeles, Y JUNTARA a sus escogidos de los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo.-
    1 Juan 3:2. -Amados, ahora somos hijos de Dios, y aun no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero SABEMOS que cuando EL SE MANIFIESTE, seremos semejantes a EL, porque LE VEREMOS TAL COMO EL ES.-
    Mateo 26:64. -Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo que desde ahora VEREIS al Hijo del Hombre SENTADO a la diestra del poder de Dios, Y VINIENDO en las nubes del cielo.-

    MAS CITAS BIBLICAS CON REFERENCIA A SU MANIFESTACION

    (Hechos 7:55-56) (1 Juan 2:28) (1 Tesalonicenses 2:19) (1 Timoteo 6:14) (Juan 21:22) (Apocalipsis 22:7) (1 Tesalonicenses 3:13) (1 Tesalonicenses 5:23-24) (2 Tesalonisenses 2:8) (2 Timoteo 4:8) (Hebreos 10:37) (Santiago 5:8) (Apocalipsis 22:12) (Hebreos 9:28) (1 Pedro 1:13) (1 Pedro 5:4) Apocalipsis 22:20. (Apocalipsis 22:3-4) (Zacarías 12:10) (Juan 19: 34-37) (I tesalonisenses 4:15-18) (2 Tesalonicenses 1:7-10)

    “ LA SANGRE DE CRISTO JESUS ”
    CUANDO SE DICE QUE CARNE Y SANGRE NO ENTRARA EN EL REINO DE LOS CIELOS, PONE EN TELA DE JUICIO EL SACRIFICIO DE EXPIACION POR EL DERRAMAMIENTO DE LA SANGRE DEL SEñOR; Y ESTA TENIENDO POR “INMUNDA” LA “SANGRE” DEL PACTO EN LA CUAL FUE SANTIFICADO Y LAVADO.

    Hebreos 10:19-20. -Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por LA SANGRE de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne.-
    Hebreos 10:29. -¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere POR INMUNDA LA SANGRE del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?.-
    Hebreos 13:20. -Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran Pastor de las ovejas, POR LA SANGRE DEL PACTO ETERNO.-
    1 Pedro 1:2. -Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con LA SANGRE de Jesucristo; Gracia y paz os sean multiplicadas.-
    1 Pedro 1:19-21. -Sino con LA SANGRE PRECIOSA DE CRISTO, como de un cordero sin mancha y sin contaminación; ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.-
    1 Juan 1:7. -Pero si andamos en luz, como el está en luz, tenemos comunión unos con los otros, Y LA SANGRE DE JESUCRISTO SU HIJO NOS LIMPIA DE TODO PECADO.
    Hebreos 12:24. -a Jesús el mediador del nuevo pacto, y a LA SANGRE ROCIADA que habla mejor que la de Abel.-
    1 Corintios 11:25. -Asimismo tomó también la copa, despues de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto EN MI SANGRE; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mi
    Apocalipsis 12:11. -Y ellos le han vencido por medio de LA SANGRE del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.-
    Apocalipsis 1:5. -Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados CON SU SANGRE.-
    Hebreos 9:12. -Y no por sangre de machos cabríos ni becerros, sino por SU PROPIA SANGRE, entró una vez para siempre en el lugar santísimo, habiendo obtenido ETERNA redención.-
    Hebreos 9:14-15. -¿Cuánto más LA SANGRE DE CRISTO, el cual mediante el ESPIRITU ETERNO se ofreció a si mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.-
    Romanos 5:9. -Pues mucho más, estando justificados EN SU SANGRE, por EL seremos salvo de la ira.-
    Apocalipsis 5:9. -Y cantaban un nuevo cántico diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrír sus sellos, porque tú fuiste inmolado, y CON TU SANGRE nos has redimido para Dios, de todo linaje, y lengua, y pueblo y nación.-
    Romanos 3:25. -A quien Dios puso como propiciación por medio de LA FE EN SU SANGRE, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados.-
    Efesios 1:7. -En quien tenemos redención POR SU SANGRE, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia.-
    Apocalipsis 7:14. -Yo le dije: Señor tú lo sabe. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han LAVADO sus ropas, y las han emblanquecido EN LA SANGRE del Cordero.-
    1 Corintios 11:27. -De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, SERA CULPADO DEL CUERPO Y DE LA SANGRE DEL SEñOR.-
    Hebreos 13:12. -Por lo cual también Jesus, para santificar al pueblo mediante SU PROPIA SANGRE, padecio fuera de la puerta.-
    Colosenses 1:14. -En quien tenemos redención POR SU SANGRE, el perdón de pecados.-

    LOS FALSOS TESTIGOS
    LA RESURRECCION DE CRISTO FUE CORPORAL DECIR QUE FUE EN ESPIRITU ES HACER MENTIROSO A DIOS Y ES UN FALSO TESTIGO DE “EL”

    1 Corintios 15:13-14. -Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra PREDICACION, vana es también vuestra FE. Y SOMOS HALLADOS FALSOS TESTIGOS DE DIOS; porque hemos TESTIFICADO DE DIOS que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan.-

    LA GRAN CONTROVERSIA DE CONFUNDIR LA PALABRA
    “HEREDAR” POR “ENTRAR”

    LA CONFUSION DE ESTAS DOS PALABRAS A DADO LUGAR A DOCTRINAS HERéTICAS Y SECTAS COMO LOS “TESTIGOS DE SATANAS” QUE AFIRMAN QUE JESUCRISTO ESTA EN ESPIRITU EN EL CIELO, PORQUE “CARNE NI SANGRE -ENTRARA- EN EL REINO DE LOS CIELOS”; Y NO TAN SOLO ELLOS, SINO, MUCHOS EVANGELICOS Y PASTORES.
    ¿DE DONDE SALE ESTA HEREJIA?: SALE PRESISAMENTE DE CREER QUE “ENTRAR” Y “HEREDAR” SON “SINONIMOS” veamos:

    -Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden “(HEREDAR)” el reino de Dios, ni la corrupción “HEREDA” la incorrupción.- (1 Corintios 15:50)

    NOTECE QUE LA PALABRA ENTRAR NO APARECE EN EL TEXTO, SINO “HEREDAR” Y LA DIFERENCIA DE LAS DOS PALABRAS ES MUY MARCADA;
    NOTE LA DEFINICION Y SUS SINONIMOS:

    HERENCIA: (1). Recibir los bienes, el dinero o los derechos de una persona cuando esta muere, en cumplimiento de la ley o de las disposiciones señaladas en un testamento. (2). Recibir un hijo de sus padres una característica genética física o relativa a su carácter:
    SINONIMOS: PATRIMONIO, SUCESION, LEGADO, TRANSMISION..

    ENTRAR: Ir o pasar de un sitio a otro, generalmente, de un lugar exterior a otro interior. Penetrar o introducirse una cosa en un lugar. Pasar a formar parte de los miembros de un grupo, sociedad o empresa. etc. etc. etc.
    SINONIMOS: (1). PENETRAR, METER, INTRODUCIR, IMPORTAR. ADENTRAR. (2). encajar, ajustar, caber. (3). (los ríos) desembocar, afluir, desaguar. (4). ingresar, internar. salir. (5). empezar, comenzar, dar principio. (6). invadir, irrumpir.-.

    POR LO TANTO DECIR QUE LA CARNE Y LA SANGRE NO ENTRARA EN EL REINO DE LOS CIELOS ES HACER MENTIROSO A DIOS, PORQUE “EL” RESUCITO A CRISTO EN CARNE Y HUESOS EN GLORIA (Lucas 24:39); Y TAMBIEN, SERíA COMO TENER POR INMUNDA LA “SANGRE” DEL PACTO ETERNO EN LA CUAL FUE SANTIFICADO (Hebreos 10:29)

    JESUCRISTO HOMBRE; EL VERBO HECHO CARNE

    LOS ANGELES SON ESPIRITUS (Hebreos 1:14) Y SON LLAMADOS “ANGELES” EN CUALQUIER LUGAR DEL UNIVERSO; PERO EN TODO EL UNIVERSO EL TERMINO “HOMBRE”, ES SOLO APLICADO A SERES DE CARNE Y HUESOS (HUMANOS); Y DONDE QUIERA QUE EL HOMBRE ESTUVIERE EN EL UNIVERSO, SI TIENE SU CARNE Y SUS HUESOS, ES LLAMADO “HOMBRE” POR SU CONDICION DE CARNE; YA SEA CARNE MORTAL O INMORTAL, O, YA SEA CARNE CORRUPTIBLE O INCORRUPTIBLE.

    DESDE QUE EL VERBO FUE HECHO CARNE (Juan 1:14) POR CAUSA DEL JURAMENTO DE DIOS A DAVID (1 Crónicas 17:11-14) HASTA EL DIA DE HOY NUESTRO SEñOR JESUCRISTO SIGUE SIENDO UN “HOMBRE” (1 Timoteo 2:5). EL ES NUESTRO SUMO SACERDOTE EN EL CIELO (Hebreos 4:14-15).

    -Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los “hombres” JESUCRISTO “HOMBRE”
    (1 Timoteo 2:5) (Salmos 8:4-6) (Hebreos 2:6)
    El PRIMER HOMBRE es de la tierra, terrenal; el SEGUNDO HOMBRE, que es el SEñOR, es del cielo
    (1 Corintios 15:47) (Hebreos 2:7)
    -Mirad mis manos y mis pies, que YO MISMO SOY; palpad, y ved; porque UN ESPÍRITU NO TIENE CARNE NI HUESOS, como veis que YO TENGO.- (Lucas 24:39).

    EN LA RESURRECCION DE NUESTRO SEñOR JESUCRISTO, SU CARNE SIGUIO SIENDO CARNE CON SUS HUESOS Y SU SANGRE, PERO “GLORIFICADO POR EL PADRE” (INMORTAL E INCORRUPTIBLE) (Hechos 13:34-35; 2:26-27; 2:30-31) (Salmos 16:10) (Lucas 24:39)

    TAMBIEN NOSOTROS EN LA RESURRECCION SEREMOS SEMEJANTES A EL PORQUE LE VEREMOS TAL COMO “EL” ES

    1 Corintios 15:51-54. -He aqui, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrár de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resusitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados, porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.-
    Filipenses 3:20-21. -Mas nuestra ciudadanía esta en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo, el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al CUERPO DE LA GLORIA SUYA, con el poder con el cual puede sujetar asi mismo todas las cosas.-
    1 Juan 3:2. -Amados, ahora somos hijos de Dios, y aun no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, SEREMOS SEMEJANTES A EL, PORQUE LE VEREMOS TAL COMO EL ES.-

    HE AQUI OTRA CITA BIBLICA QUE MAL-INTERPRETAN PARA DECIR QUE CRISTO ESTA EN ESPIRITU EN EL CIELO

    1 Pedro 3:18. -Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad “MUERTO EN LA CARNE, PERO VIVIFICADO EN ESPIRITU”.-

    ESTO, LO QUE SIGNIFICA ES: QUE JESUCRISTO NUNCA VIVIO CONFORME A LA CARNE, SINO, CONFORME AL ESPIRITU; VIVIENDO EN OBEDIENCIA A SU PADRE, Y FUE JUSTIFICADO EN EL ESPIRITU SANTO.

    LAS SIGUIENTES CITAS, POR SI MISMAS, DAN UNA MEJOR RESPUESTA A ESTE ASUNTO:

    Galatas 5:24. -Pero los que son de Cristo HAN CRUCIFICADO LA CARNE CON SUS PASIONES Y DESEOS.-
    1 Pedro 4:1-2. -Puesto que Cristo a padecido por nosotros EN LA CARNE, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues, quien HA PADECIDO EN LA CARNE, terminó con el pecado, para no vivír EL TIEMPO QUE RESTA EN LA CARNE, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la VOLUNTAD DE DIOS.-
    Romanos 8:1-11. -Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que está en Cristo Jesús, LOS QUE NO ANDAN CONFORME A LA CARNE, SINO CONFORME AL ESPIRITU. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne, para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos CONFORME A LA CARNE, SINO CONFORME AL ESPIRITU. Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu. en las cosas del Espíritu. Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; Y LOS QUE VIVEN SEGUN LA CARNE NO PUEDEN AGRADAR A DIOS. Mas vosotros no vivis según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y SI ALGUNO NO TIENE EL ESPIRITU DE CRISTO, NO ES DE (EL). Pero SI CRISTO ESTA en vosotros, el cuerpo en verdad está MUERTO a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús VIVIFICARA también vuestros “CUERPOS MORTALES” por su ESPIRITU que mora en vosotros.- (fíjese que dice: “cuerpos mortales” refiriéndose a la carne).

    COMENTARIO

    He escuchado a pastores decir que nuestro Señor Jesucristo tiene carne y hueso glorificado a la diestra del Padre, pero SIN SANGRE puesto que Cristo la derramó toda, en el tabernáculo celestial.
    Esto es “falso” puesto que nuestro Señor Jesucristo aun despues de muerto, cuando el soldado le abrió el costado con la lanza salió AGUA Y SANGRE y este soldado dio testimonio feaciente de este hecho.
    Pero el prinsipal testimonio sobre este asunto lo da el ESPIRITU SANTO cuando TESTIFICA diciendo: “ Este es Jesucristo, que vino mediante AGUA Y SANGRE, no mediante agua solamente, sino mediante AGUA Y SANGRE. Y el ESPIRITU es el que DA TESTIMONIO, porque el ESPIRITU ES LA VERDAD.”
    Fíjense, hermanos, que dice: Que (DA), no que (DIO) sino, que “DA TESTIMONIO” (presente eterno), y despues confirma su inmutable veracidad diciendo : “PORQUE EL ESPIRITU ES LA VERDAD”

    Luego para SELLAR EL TESTIMONIO DE DIOS concluye diciendo: “Porque tres son los que DAN TESTIMONIO en el cielo: EL PADRE, EL VERBO Y EL ESPIRITU SANTO; y estos tres son uno. Y tres son los que DAN TESTIMONIO en la tierra: El Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.”
    Fíjense hermanos, que dice : “que DAN testimonio” (presente eterno). Sigue diciendo:
    “Si recibimos el testimonio de los hombres, MAYOR ES EL TESTIMONIO DE DIOS; porque este es el testimonio con que Dios ha TESTIFICADO acerca de su Hijo. El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en si mismo, EL QUE NO CREE A DIOS, le ha hecho MENTIROSO, porque no ha creido en el TESTIMONIO QUE DIOS ha dado ACERCA de su HIJO.” (1 Juan 5:6-9)

    Acuérdense amados hermanos, que DIOS INTERPUSO JURAMENTO para con David, de que de su descendencia EN CUANTO A LA CARNE levantaría al Cristo para que se siente en su trono; David viéndolo antes, habló de la RESURRECCION DE CRISTO, que su alma no fue dejada en el Hades, NI SU CARNE VIO CORRUPCION (Hechos 2:30-32) a este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos los APOSTOLES fueron TESTIGOS CONJUNTAMENTE con el ESPIRITU SANTO. Y el Apóstol Pablo dijo Que: “Y en cuanto a que (Dios) le levantó de los muertos para NUNCA MAS VOLVER A CORRUPCION, lo dijo asi: “Os daré las misericordias fieles de David” (Hechos 13:34-35).

    La descendencia humana tiene espiritu, agua y sangre; nuestro Señor Jesucristo es de la descendencia de David en cuanto A LA CARNE (Hecho 2:30); EL JURAMENTO de DIOS A DAVID en cuanto a la RESURRECCION DE CRISTO SE CUMPLIO EN TODA SU PLENITUD. Jesús le dijo a los apóstoles: “YO MISMO SOY” (Lucas 24:39) osea, COMPLETO: (espíritu, agua y sangre con carne y hueso, inclusive con las marcas en sus manos y el costado) pero TOTALMENTE GLORIFICADO POR EL PADRE que lo resucitó de los muertos; CUERPO INMORTAL E INCORRUPTIBLE.- (1 Corintios 15:53)

    ¡ A DIOS SEA LA GLORIA !

    Amados hermanos, nuestro Señor Jesucristo no es un Zombie.
    muchos pastores están equivocados.

    Yo me quedo asombrada de ver la enorme cantidad de personas y congregaciones, de concilios y pastores, institutos seminaristas, maestros, evangelistas, profetas, teólogos, apologistas, reverendos, y cuantos títulos puedan existír en el “cristianismo de estos últimos tiempos”; debatiendo la temática del cuerpo de Cristo, el cual es EL TEMPLO DEL DIOS VIVIENTE (Juan 2:20-22); Y TODO EL PODER DE DIOS ESTA EN EL. (Mateo 28:18) (1 Pedro 3:22) (Colosenses 2:9). etc.

    Usar este estudio, para todo lo que contribuya a la “Sana Doctrina de Dios”

    nilbia luna
    3 febrero 2013 at 17:05 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.