Otoño en versión española

Por Ángel Domingo.

Hasta diciembre no desembarcará en nuestras salas, escoltada por los leones alados de Venecia, Balada triste de trompeta. Álex de la Iglesia nos hará sufrir para disfrutar de sus atmósferas, sus sorprendentes tramas, las interpretaciones del siempre seguro Antonio de la Torre y el histrión Carlos ArecesEntre tanto, la temporada de otoño promete algo más que fuegos fatuos en 3D de mercadillo.

El cine en versión original patria ha empezado pronto el curso con Todo lo que tú quieras, el regreso a la gran pantalla de Achero Mañas después de ocho años. El realizador de El Bola vuelve a arriesgar en su tercer título con una curiosa historia en la que Juan Diego Botto interpreta a un profesional conservador y homófobo que se vuelca en su hija Dafne, de cuatro años, al enviudar. La pequeña, incapaz de olvidar a su madre, acabará consiguiendo que su padre se travista para recuperar la figura materna perdida.

La crítica ha suspendido, en general, el filme. Quizá porque septiembre sea un mes propicio para las calabazas. Muchas reseñas acusan a Mañas de provocar giros sin sentido, artificiosidad, derivas, tópicos… aunque hay práctica unanimidad a la hora de señalar al protagonista como firme candidato al Goya junto a De la Torre (Balada triste de trompeta).

Marcela, una mujer joven en apuros económicos que cuida durante el verano a un anciano postrado en cama en ausencia de su familia, es la protagonista de Amador, el último trabajo del reconocido Fernando León de Aranoa. Con Magaly Solier y Celso Bugallo en el reparto, la cinta se estrenará el próximo mes de octubre. “El amor –cuentan desde la productora- es el motor de esta historia, que mezcla los géneros como los mezcla la vida, y se aproxima al drama con sentido del humor y despiadada ternura”.

Los personajes ocultan algo que nadie sabe de ellos. Como suele ocurrir con los desconocidos, Marcela y Amador no tardan en confiarse sus respectivos secretos. Un suceso inesperado dejará luego a la chica enfrentada a un difícil dilema moral, promete la sinopsis. Crucemos los dedos para que León vuelva a acertar.

Terror hispano

Desde su excelente recepción en Sundance, los cinéfilos más enterados esperan ansiosos Buried (1 de octubre), de Rodrigo Cortés. Esta coproducción hispanoestadounidense no es apta para claustrofóbicos ya que acompañamos durante 93 minutos de angustia a un contratista civil en Irak, Paul Conroy (Ryan Reynolds), que, tras ser secuestrado, despierta enterrado vivo en un viejo ataúd de madera. Sus ahogadas esperanzas son un teléfono móvil sin apenas batería y peor cobertura, una vela y un cuchillo.

“Un ingenioso ejercicio de tensión sostenida que haría que Alfred Hitchcock se removiera en su tumba”, ha sentenciado Variety. Amén.

El terror ibérico (REC, El orfanato, Los otros…) ha cosechado una excelente acogida entre público y crítica en los últimos años. Belén Rueda se consagra como diva del género con Los ojos de Julia (29 de octubre), de Guillerm Morales, en el papel de una mujer al borde de la ceguera que recibe la trágica noticia del suicidio de su hermana. Los inquietantes indicios le harán sospechar de las causas de su muerte, en cuyo misterio indagará pese a una silenciosa amenaza que sólo ella percibe.

Su padrino Guillermo del Toro afirma que se trata de “una perversa e ingeniosísima mezcla entre la tesis Borgiana, el thriller Hitchcokiano y el Giallo Italiano”. Ahí es nada.

Chapero-Jackson se sumará a esta manía de ponernos los pelos de punta con Verbo (17 de diciembre) en su anhelado debut en el largometraje después de una exitosa carrera en el universo paralelo del corto (Contracuerpo, Alumbramiento, The end).

A golpes (4 de noviembre) es uno de los pesos pesados con los que el productor Enrique Cerezo, más conocido por su doble identidad como presidente del Atlético de Madrid, aspira a noquear la taquilla. Imposible resistirse a la jerga pugilítica para hablar de esta obra, firmada por Juan Vicente Córdoba (Aunque tú no lo sepas), que nos acerca a los deseos frustrados de cinco chicas menores de 25 años que viven en un barrio del extrarradio de Madrid y que pretenden alcanzar sus metas mediante alunizajes sin temor a las otras bandas del negocio.

En el grupo destaca María (Natalia Verbeke), quien por las noches trabaja conduciendo un taxi y por el día se entrena para ser boxeadora profesional. Un reto duro, salvando las distancias con De Niro, para el que se preparó durante más de un mes junto con la campeona de mundo del peso minimosca María Jesús Rosa.

Españoles en Hollywwod

Mucho se está haciendo esperar Biutiful (estreno previsto en diciembre) desde su baño de multitudes en la costa de Cannes. Incluso puede que más de uno haya olvidado que Javier Bardem se hizo con la palma por su, una vez más, excepcional trabajo. Tanto tiempo ha transcurrido que hasta ha acabado pasando por el altar con Pe.

Alejandro González Iñárritu certifica la ruptura con su guionista de cabecera, Guillermo Arriaga, e inicia el camino en solitario centrando el objetivo en Uxbal, un tipo en plena caída libre. Un héroe trágico, padre de dos niños, intermediario de oscuros negocios en la Barcelona ajena a los turistas de fin de semana. Al sentir el peligro de la muerte, se rebelará contra su destino “para poder perdonar, perdonarse, por amor y para siempre”. Sus 138 minutos sin tregua existencial recomiendan acudir a la sala con los deberes corporales hechos y, quizá, tener concertada cita de urgencia con el diván del psicoanalista.

El 15 de octubre, Bigas Luna presentará una nueva entrega de su serie de ascenso poligonero, DiDi Hollywood, con Elsa Pataky como cabeza de cartel. En su sueño por alcanzar el estrellato en la meca del séptimo arte (¿autobiográfico?) le acompaña un reaparecido Peter Coyote. En este capítulo, Diana Díaz (Elsa Pataky) deambulará por castings y restaurantes grasientos entre Los Ángeles y Miami. “Víctima de los agentes, de los productores y de sí misma, descubre lo dura que es la escalada hacia el éxito y hacia un mundo que no es lo que parece, lleno de mentiras, lujo y fama. Todo esto le llevará a darse cuenta de una gran realidad de la vida, hay que tener cuidado con lo que deseas porque puedes conseguirlo”. Si después de leer la sinopsis, compra una entrada, luego no se queje de que no le advirtieron.

El creador de las hermanas Gilda, Anacleto o la familia Cebolleta ha merecido una rara avis en la industria española, su propio biopic. El gran Vázquez (24 de septiembre), de Óscar Aibar, nos sumerge en la Barcelona de los años sesenta. Manuel Vázquez (Santiago Segura) saborea el éxito de sus populares tebeos publicados por la Editorial Bruguera. Disfruta de lo que quiere cuando quiere, no paga nada, esquiva con ingenio a sus acreedores, burla y tima a sus jefes y se casa alegremente, coleccionando una familia tras otra. Hasta que un gris contable de su editorial decide que debe pasar por el aro como todo hijo de vecino. No será tarea fácil: para el genial dibujante, la vida es una fiesta en la que hay que colarse si no te han invitado.

Juan José Ballesta defenderá, por partida doble, su actuación en Entrelobos (5 de noviembre), de Gerardo Olivares, y Bruc (31 de diciembre), ópera prima de Daniel Benmayor. La primera cuenta la  biografía de Marcos Rodríguez Pantoja, vendido de niño por su padre a un pastor, después de cuya desaparición será adoptado por una familia de lobos.

A punto de sonar las campanadas de fin de año, Ballesta se meterá esta vez en el pellejo del joven montañés que, según la leyenda, espantó a las tropas napoleónicas con el redoble de tambor en las montañas del Pirineo, cuyo eco parecía transportar a miles de soldados. Cuando el ejército francés descubre que su primera derrota se debe a una ilusión sonora provocada por un pobre carbonero, enviará a seis sangrientos mercenarios a cazarle por las montañas de Montserrat con la intención de dar ejemplo clavando su cabeza en la plaza del pueblo.

La cartelera otoñal también aguarda la proyección, entre otras, de Elisa K (24 de septiembre), adaptación de Judith Colell y Jordi Cadena de la novela de Lolita Bosch sobre una mujer que recuerda cómo abusaron de ella de niña, y Agnosia (15 de octubre), dirigida por Eugenio Mira con Eduardo Noriega en el reparto, que plantea la Barcelona industrial como escenario de un thriller en pleno siglo XIX. De Torrente hablamos otro día si le parece.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.