Matisse y La Alhambra

Por Carmen F. Etreros.

 El 11 de diciembre de 1910 el pintor Henri Matisse pisó por primera vez Granada, paseó por la Alhambra, visitó el Sacromonte y asistió, como un turista más, a un tablao flamenco. Desde la pensión donde se hospedaba, el pintor encantado con su visita a la ciudad escribió a su mujer Amélie: “La Alhambra es una maravilla. Sentí allí una inmensa emoción”.

Casi un siglo después el Palacio de Carlos V en el recinto de la Alhambra acoge una exposición conmemorativa titulada Matisse y la Alhambra, organizada por el Patronato de la Alhambra y el Generalife con la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, SECC, y la colaboración de la Fundación La Caixa de Barcelona que estará abierta hasta el 28 de febrero de 2011.

La muestra presenta 35 obras de Matisse y un centenar de piezas. Se divide en cinco  ámbitos: “Lección de Oriente”, “El viaje a España: Matisse y la Alhambra”, “De Marruecos a Niza”, “Odalisca: paisaje interior” y “Luz y armonía”. Todas las obras nos muestran su mundo inspirado por la magia orientalista y el impacto que la visita a España tuvo en su producción artística. Óleos, dibujos, litografías y una escultura, que se muestran junto a fotografías históricas, cartas y postales procedentes del Archivo Matisse de Issy-les-Moulineaux, y la Universidad de Yale así como otros documentos y objetos de cerámica, bronce, celosía y cristal de diferentes préstamos.

Esta exposición muestra tambiénla influencia en la obra de Matisse de la herencia orientalizante del siglo XIX. En octubre de 1910 visita, junto con Marquet, una exposición de arte islámico en Munich; presenta una retrospectiva de su obra y, a renglón seguido, se traslada por ferrocarril, de Francia a España. En nuestro país visita fugazmente Madrid y el Museo del Prado, compra un tapiz alpujarreño que sirvió para realizar una obra posterior, y se encamina hasta Sevilla, donde se encuentra con sus amigos y colegas Francisco Iturrino y Auguste Bréal, hospedándose en el Hotel Cecil. En Sevilla pinta tres obras, que figuran en la exposición de Granada: dos naturalezas muertas, Bodegón Sevilla I y Bodegón Sevilla II para el coleccionista ruso Serguei Schchukin, y Joaquina”, retrato de una bailaora de flamenco.

 Al pintor el viaje a España le marca y escribe emocionado El Prado es “exquisito”,  Sevilla una ciudad “maravillosa” y Granada “emociona”. Una buena ocasión para visitar Granada y esta exposición.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Matisse y La Alhambra

  1. Alguien sabe si se han editado láminas de los cuadros? Me encanta la que encabeza el artículo

    Willie McTell
    26 octubre 2010 at 18:12 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.