No hace tantos años

Categoría: Novela,Reseñas Novela |

Por José Vaccaro Ruiz.

No hace tantos años. Antonio Arráez. Ediciones Atlantis. 174 páginas. 17 €.

Antonio Arráez nos lleva en su novela “No hace tantos años” a tres momentos de la reciente historia de España: la Guerra Civil, la Transición y finales de los años ochenta. De la mano de sus dos personajes principales, Aniceto y Antón López, el nombre de su rebautizado abuelo, el autor nos ofrece un recorrido por las tripas de los últimos decenios de la Piel de Toro sufriendo y sobreviviendo entre revueltas, ostracismo y nuevas profesiones de manipuladores de ERES y mercaderes de conciencias. Un abuelo que, como un tributo o un último resabio hacia lo “atado y bien atado”, tiene que estar cuatro días de cuerpo presente esperando a que lo entierren porque muere el mismo día del Caudillo y, naturalmente, el luto oficial declarado hay que respetarlo hasta para dar sepultura a los difuntos.

La novela está bordada de frases certeras y vitriólicas dejadas caer aquí y allá como cargas de profundidad (cuando volvíamos a las trincheras un proyectil alcanzó a Raúl. Murió sin matar, como se debe morir en una guerra), cuando no de humor (la sobrina del marqués, que tenía sangre azul pero cara de chufa) o de comprimida lección magistral de historia (nos encontramos defecando en una playa francesa donde habían ido a parar los restos de la República). Un verdadero deleite para el lector que aporta a la novela un valor añadido de complicidad inteligente.

Hay un hilo conductor en la historia que cuenta Arráez que a mí particularmente me cautiva: la herencia del abuelo para con su nieto en forma de una maleta de libros que este va recibiendo a medida que crece. Es una clara metáfora de la entrega, la transmisión de conocimientos, vivencias y cultura de una generación a otra en forma de letra impresa. Es también un intento, por parte del abuelo, de dotar a su descendiente de un bagaje de ética, honradez  y solidaridad hacia los demás. Dejo al lector de la novela la tarea de averiguar si esas buenas intenciones finalmente se cumplen, o no, en la persona de Aniceto.

La hábil y mesurada utilización del feedback permite a Arráez encarar pasado y presente de los personajes y del país en esos tres momentos de la historia reciente, en una labor que, sin pretenderlo, es a un tiempo pedagógica, poniendo cara a cara formas y sucesos de una manera que evidencia las contradicciones y los cambios de mentalidad de la sociedad. Las últimas páginas de la novela contienen la clave de bóveda de la historia y nos aportan ese resabio, entre amargo y dulce, trascendente y atemporal, que tiene la buena literatura.

No puedo dejar de citar, para concluir esta crónica, y permitiéndome el lujo de practicar la iconoclastia, el diferente tratamiento que Arráez da a los libros a través de Antón López como elementos de transmisión de sentimientos y cultura, al compararlo con otro personaje literario, Pepe Carvalho, que se dedica una vez y otra a quemarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.