Vuelve el rey del puzzle

Categoría: Análisis,Videojuegos |

Por José Manuel Tornero

Aunar en un mismo título la diversión de un videojuego con la capacidad de aprendizaje de cualquier ejercicio mental y que además enganche al público es una tarea más difícil de lo que a priori podría parecer. Así, nos hemos encontrado con muchas aplicaciones que se han “hecho pasar” por videojuegos como Brain Trainning o English Trainning que no podríamos catalogar como tal, por la falta del componente diversión indispensable en todo videojuego que se precie.

Con esta difícil tarea salió al mercado el primer Profesor Layton de la mano de Level-5, una pequeña desarrolladora nipona dedicada exclusivamente a RPG’s durante la pasada generación y que gracias a su buen hacer no para de crecer y parece que amplía sus miras a nuevos géneros. Los resultados de esta apuesta son por todos conocidos y, gracias a ellos, en Europa ya podemos disfrutar de esta tercera entrega: Profesor Layton y el Futuro Perdido. No sin olvidarnos del reciente anuncio del próximo ProfesorLayton Vs Ace Attorney de cara a la salida de 3DS, del que en Culturamas te iremos informando.

Para todo aquel que ya haya jugado a alguna de las anteriores entregas no va a encontrar ningún elemento extraño en este nuevo título. Tanto a nivel gráfico, como las melodías y la mecánica general del juego no han sufrido ninguna variación. Tras unos acontecimientos un poco extraños el Profesor Layton se verá envuelto en un misterio que tendrá que desentrañar con la ayuda de su fiel compañero Luke. Para ello, tendrán que viajar al futuro gracias a una máquina del tiempo y frustrar los planes de un malvado villano que se ha hecho con el control de Londres. Para poder ir avanzando en la historia tendremos que ir resolviendo puzzles de todo tipo que pondrán a prueba nuestra habilidad a través de problemas aritméticos, geométricos, de mover bloques, de razonamiento… Hasta un total de 165, una cifra nada desdeñable que nos tendrá más de 15 horas pegados a la pantalla de nuestra Nintendo DS. Conforme vayamos avanzando en la historia los puzzles se irán poniendo cada vez más peliagudos, para echarnos una mano podremos hacer uso de pistas que compraremos mediante las monedas que vayamos encontrando en los escenarios.

Además de los puzzles, cada título de esta saga cuenta con una serie de minijuegos que difieren en cada entrega. En esta ocasión pasaremos el rato realizando circuitos con un coche teledirigido recogiendo objetos por el escenario, ayudando a un pobre loro a cumplir sus recados a tiempo o simplemente creando nuestros propios cuentos colocando personajes y objetos al más puro estilo guardería. Un acierto que nos mantendrá entretenidos cuando no queramos resolver los puzzles del juego aunque estos retos también cuentan con un grado de dificultad elevado.

En términos generales podemos decir que Profesor Layton y el Futuro Perdido es una secuela bastante continuista, recogiendo lo mejor de las anteriores y aplicando pocos cambios. Este hecho unido a que su argumento, si bien es interesante, no llega al nivel de la primera entrega, hace que ya no nos sorprenda tanto. Aún así, para los que busquen una aventura gráfica alternativa, sean amantes de los puzzles o simplemente quieran un juego que les haga pensar, Profesor Layton y el Futuro Perdido es una gran opción.

Puntuación: 8

Lo mejor

– Los puzzles son originales y enganchan desde el comienzo
– Buena elección de los minijuegos en esta entrega
– Su aspectos gráfico y las melodías acompañan perfectamente al juego

Lo peor

– La historia no está a la altura de la primera entrega
– Poca innovación respecto a sus títulos anteriores
– La resolución de algunos puzzles sin pistas puede ser desesperante

Una respuesta a Vuelve el rey del puzzle

  1. Qué tiempos los de las aventuras gráficas… menos mal que han pasado porque yo era un total inepto

    Néstor
    9 noviembre 2010 at 16:33 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.