Y, ahora, los zombis

Por Ángel Domingo.

Sorbida hasta la última plaqueta del filón vampírico, los primos zombis toman el relevo arrastrando el paso. ¿Nostalgia por el archifamoso Thriller de Michael Jackson? No en vano, el Rey del Pop es el muerto viviente más rentable para la industria, que  explota exmortem cualquier sobra musical capaz de generar pingües beneficios. Si vuelven las hombreras, los calentadores y los jerseys de ochos, ¿por qué no estos entrañables seres?

En el tiempo coinciden la aparición del recopilatorio de Fangoria -Alaska y Dinarama movieron esqueletos en las discos con aquel temazo de Mi novio es…- y The walking dead. ¿Casualidad tremenda o conjunción astral?

La serie, producida por AMC, ha llegado a las pantallas de medio mundo pocos días después de su exitoso estreno en EEUU, aprovechando Halloween, con 5,3 millones de espectadores. El blog oficial en castellano da una idea del fenómeno: “Ha sido el debut más visto de cualquier serie estrenada en cualquier canal de cable este año”. Incluso ha superado a la mítica Mad men, también de la casa.

La FOX emitió en España el primer capítulo el pasado viernes, 5 de noviembre, con una cuota de audiencia respetable entre los canales de pago. Parece que, como los megacascos que adornan las cabezas adolescentes, los muertos vivientes han resucitado para una buena temporada. O más. Charlie Collier, presidente de AMC, ha anunciado un segundo paquete de episodios con la espeluznante frase “La muerte se ha esparcido”. Las cifras, que alcanzan niveles fílmicos, marean: la serie estará presente a la vez en 120 países, en 33 idiomas y con distribución en más de 250 millones de hogares.

El tres veces nominado al Oscar Frank Darabont (Cadena perpetua y La Milla Verde) está al frente de esta adaptación de la novela gráfica homónima, escrita por Robert Kirkman e ilustrada sucesivamente por Tony Moore y Charlie Adlar, que, cual zombi, extrae la inspiración directamente de los sesos del clásico primigenio de George A. Romero: La noche de los muertos vivientes. El neoyorkino creó con este título, en 1968, el subgénero de zombies. Eternamente agradecidos, hombre.

En esta enésima vuelta de tuerca a la trama resobada, el protagonista es Rick Grimes, interpretado por Andrew Lincoln (Love Actually), un sheriff que despierta de una herida de bala en medio de un hospital abandonado en una ciudad desierta, que parece situada en el epicentro del Apocalipsis. Ni una sola alma. Poco a poco conocerá a otras personas que le situarán en el contexto del cataclismo: Por una causa desconocida, los habitantes del planeta han perecido para levantarse como muertos vivientes.

Ajá. El policía asume la noticia con asombrosa normalidad. Un ejemplo de estoicismo gore. Tan sólo unos pocos supervivientes tratan de no convertirse en la peor de sus pesadillas. Grimes, en la línea del género, irá encontrándose con estos desdichados en su infatigable búsqueda de la familia desaparecida.

Factura impecable y un presupuesto abultado que vemos materializado en potentes escenarios, pero adolece de un guión más que previsible. Aburre. Tal vez el equipo de guionistas, con tan poca imaginación, esté reclutado entre un ejército de zombis anémicos de imaginación.

Miedo, poco. Bostezos, más de la cuenta, interrumpidos no ya por sustos imprevistos sino por la sonrisa hastiada de las muletillas eternas del subgénero. Ya se sabe que estos bichejos arrastran las piernas a cámara lenta, incapaces de agarrar cualquier objeto con sus manos, pero su tenacidad logra que alcancen al Ferrari de Fernando Alonso antes de que llegue a boxes.

Todo envuelto en una estética preciosista, con planos y movimientos de cámara copiados sin pudor de la consola. Una referencia más que se suma al virus que ha infectado al séptimo arte con un revival viral en el que se desmembran Resident Evil, Rec, Zombieland, 28 días… Demasiado maquillaje para acabar sesteando ante la tele. La tapicería del sofá perdida, oiga, con tanta víscera.

*The walking dead se emite los viernes, a las 22.50 horas, en FOX.

Una respuesta a Y, ahora, los zombis

  1. No voy a ser yo quien niegue que los zombis están de moda, pero no puedo estar en más desacuerdo con tu valoración. No sé por donde tirará la serie y poco se puede decir del guión con dos capítulos emitidos —un primero sobresaliente y nada tópico; y un segundo que baja el listón pero que mantiene la calidad— pero con que sea la mitad de bueno que la serie de cómic será una serie de sobresaliente.

    Quizá me atrevería a decir que es hasta prejuiciosa tu valoración, o simplemente aborreces el género.

    David Tejera Expósito
    12 noviembre 2010 at 22:41 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.