“Pegados”, cantar por diversión, o por una historia de amor

Categoría: Crónicas ligeras,Escena | y tagged con | | | |

Por Manu Tomillo

Pegados, así se llama este musical, para nada convencional y lleno de golpes de humor, mucha naturalidad y sobre todo con una temática de lo más cotidiana en cualquier noche de fin de semana, o bueno, esperemos que por el bien de todos nosotros mejor no. Pongámonos en situación, chico conoce a chica, o chica conoce a chico, que tampoco sabemos quién le dijo primero a quién aquello de hola, ¿qué tal?; lo importante es que sea como fuere acaban en los baños de la discoteca de turno, y claro en esa situación, la temperatura sube y sube y quién es el guapo que va ponerle hielos para remediarlo. No hace falta mucha imaginación para saber qué pasó en esos lavabos, sólo tenemos que sacar a relucir nuestra versión más poligonera o ver un capítulo de cualquier serie de adolescentes, el capítulo elegirlo al gusto.

La mala suerte de esta historia, y también la más cómica, es que en plena euforia, cuando nos podemos imaginar que hasta las paredes del baño estaban escalandizadas, el pequeño protagonista de esta historia queda atrapado dentro del cuerpo de la chica, ¡qué faena! O qué…podéis añadir el adjetivo que os apetezca, que para eso estamos en confianza. Ese atasco, ese ni para adelante ni para atrás, hace que tengan que recurrir al House de turno, y pasar esa noche, que una vez fue de diversión entre la música y las luces de neón, para hacerlo sobre la camilla de un hospital, en esas salas de Urgencias que todos conocemos.

Y hasta aquí lo novedoso y lo diferente del musical, y ojo, que no es poco; después se podría decir que la obra es como una sala de Urgencias: situaciones nunca vistas, enfermeras que bien darían para escribir un serial sobre su estado psicológico y médicos que nunca aparecen para curarnos. Eso sí, todo con muy buen humor, y con muchas canciones, que para eso es un musical; hay que decir que acompañar los temas que se cantan en la obra con un piano en directo, le da a la actuación más credibilidad, y siempre es un placer escuchar de cerca un instrumento.

Hay que destacar que la obra en todo momento pide al público un grado de confidencialidad que a veces parece que incluso se improvisa, y esa cercanía se agradece, que la calle Mayor de Madrid no será Broadway, pero también quiere ver sobre sus tablas buenas actuaciones. Actuaciones como estas, que hablan de una historia de amor, que se inicia con una anécdota curiosa, de esas que contar después a amigos y familiares dibujando una sonrisilla cuando la recordamos, todo muy clásico, muy típico, pero no deja de ser divertido.

Más información:

Web oficial

Teatro Arenal, Madrid

Ficha técnica

Texto: Ferran González

Letras y música: Xenia Reguan y Ferran González

Coreografía: Óscar Reyes

Dirección y dirección musical: Víctor Conde y Joan Miquel Pérez

http://www.pegadoselmusical.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.