Entrevista a Pily B, editora de Ngc Ficción!

Categoría: Entrevistas a autores,Novela |

Durante una década, el portal NGC 3660 ha sido una referencia capital de la literatura fantástica y de ciencia ficción, particularmente escrita en castellano. Su cabeza pensante, Pily B, aborda ahora un nuevo proyecto, la editorial Ngc Ficción!, donde realiza el camino contrario al habitual: esta vez, su amor por el género y su determinación a apoyar al autor español se transfieren de la Red al papel. Tres colecciones encabezan Ngc Ficción!. Ciencia Ficción, con Fragmentos de burbuja, de Juan Fernández Madrigal; Negra, con La versión del Minotauro, de Francis P. Fernández, y Terror, cuyo primer título, Necróparis, de Fernando Cámara, acaba de publicarse. Pily B. charla con Culturamas de sus criaturas y de mucho más.

-Pily, conociendo tu trayectoria uno tiene la impresión de que Ngc Ficción! se asienta sobre todo en tu amor a la literatura de género. Sólo por eso ya eres una editora singular. ¿De qué forma crees que se va a percibir en los libros ese cariño por el material con el que trabajas?

Ciertamente lo mío es por amor: un amor incondicional. Lo que no sé es si se percibirá ese cariño en el material que se publique o no. Espero que sí, pero nunca se sabe a ciencia cierta. Eso sí, guiándome de mi lógica (que no tiene por qué ser la más lógica), creo que sí se percibirá: los dos títulos publicados, cada uno por cuestiones distintas, lo demuestran… y lo que queda por venir, en la mayoría de los casos, también lo hará. Todos ellos, de un modo u otro, son muy comprometidos.

-A la hora de plantear Ngc Ficción!, ¿había algo que echaras en falta en el mercado editorial de género en España y que querías suplir?

Echaba en falta a nuestros autores escribiendo sobre aquello que nos gusta de manera adulta: sin cortapisas, sin complejos, dándolo todo; lo que saben de la manera que saben. Acercándonos, algunos de ellos, a nuestro propio entorno, a nuestro país, a nuestra lengua… También echo en falta editoriales comprometidas con las historias y no sólo con las ventas. Afortunadamente hay más editoriales como NGC ficción!, pero son pocas y también pequeñas.

-Es difícil evitar el tópico: como editora te imagino devorando manuscritos a todas horas. Cuéntanos, no ya los criterios, sino tu metodología a la hora de asomarte a un manuscrito que te ha llegado.

No me gustaría parecer pedante, pero debo ser muy moderna, muy avispada, o qué sé yo, porque la verdad es que no es así. No en mi caso. En principio por el método que utilizo, que creo el más adecuado y coherente en los tiempos que corren. Por ello, siempre pido una sinopsis y un primer capítulo o varios si el primero es corto y no da para más. Nunca el manuscrito completo. Si recibo el manuscrito completo y no lo he pedido, escribo al autor o autora para que siga el mismo método que el resto. Por una parte, no puedo permitírmelo: además de la editorial, llevo el eZine NGC 3660, y atenderlo no es moco de pavo (qué os voy a contar a vosotros, ¿verdad?). Por otra parte y, sinceramente, no quiero recibir material que ya de entrada no me interese, con lo que, aunque parezca mentira, con este método a veces es más que suficiente para hacer una buena criba ya de entrada: unas veces la sinopsis no engancha. Otras veces lo hace pero el autor no es tan bueno narrando como resumiendo su historia. Tras esta criba, por supuesto vienen los manuscritos completos, pero eso ya es inevitable. La pena es que no me gusten todos. J

-Hay de momento, en los dos títulos que habéis editado, una tendencia al apoyo audiovisual a la hora de presentarlos y promocionarlos. ¿Vais a seguir desarrollándolo? ¿Quizás en la Red?

En un principio esa es la idea y así lo haremos. Eso sí, en el caso de los cortometrajes tal vez no sea tan fácil, pero cuando tengamos la oportunidad, como ha sido en estos dos casos, también iremos adelante con ello. Además, es divertido y se aprende mucho.

-Hablemos de los libros. Fragmentos de burbuja, de Juan Antonio Fernández Madrigal y La versión del Minotauro, de Francis P. Fernández para inaugurar dos colecciones: Ciencia Ficción y Serie Negra. Por lo pronto, se advierte un tratamiento adulto de los géneros. Son, me parece, libros para lectores despiertos.

Así es. Tanto el uno como el otro, contando lo que cuentan y de la manera que lo cuentan, no dejan de ser lo que dices: literatura adulta. Y es que eso es lo que busco en definitiva: literatura adulta, creíble, cercana de algún modo al lector. En cuanto a ese tratamiento adulto que mencionáis, sí, así es, creo que es imprescindible buscarlo, de este modo conseguiremos que se termine tomando en serio, de un solo plumazo, tanto a nuestros autores como a nuestros géneros.

-Vayamos con Fragmentos de burbuja. ¿Cómo lo describirías a un lector indeciso?

Bueno, en primer lugar, depende del lector indeciso. ¿Os referís a uno de género o a uno que pretende acercarse a él? No es lo mismo… A un lector indeciso de género le diría lo que ya hemos comentado en las presentaciones, entrevistas, artículos, que en Fragmentos de burbuja encontrará una novela seria, por momentos densa, oscura, comprometida, cargada de personajes que sufren y que en la mayoría de los casos son manipulados. La describiría como una novela profunda, muy profunda. Una novela que es capaz de hacernos sentir los sentidos (valga la redundancia) de los personajes aun a través del papel. Comprobar lo pequeños y manejables que a veces somos los seres humanos, como individuos o como raza. Qué sé yo, podría decir muchísimas cosas de Fragmentos de burbuja. También que si lo que ese lector busca es una novela rápida, con escasas pretensiones literarias, fácil… entonces Fragmentos de burbuja no es su novela. Que no la compre. ¡Que huya!

A un lector que pretendiese acercarse al género… depende. Primero indagaría sobre qué le gusta leer exactamente: normalmente, hasta dónde está interesado en profundizar tanto en los personajes como en el estilo del autor o autora. Dependiendo de sus lecturas, le diría lo que al lector de género, o bien se lo recomendaría encarecidamente, o bien le diría que huyese y no mirase atrás.

-El libro tiene una de las primeras personas más viscerales y oscuras que recuerdo. ¿Cómo trabajasteis el texto con el autor?

Bueno, prácticamente todo el trabajo fue de Juan Antonio. Recuerdo que cuando leí la novela la primera vez, había cosas que no me convencían, y otras que no había entendido. Entonces vino la parte más admirable de su trabajo, y es que no sólo aceptó las críticas de muy buen grado, sino que se puso en “modo policía” conmigo (qué relación más rara, ¿no?) preguntándome y queriendo saber qué extraía como lectora de esto o de aquello; qué me había parecido lo otro o lo de más allá (incluso detalles o giros de los que yo no hablaba en mi comentario/crítica), y cuando recibí el nuevo borrador, casi me da un patatús. Sólo hubo una cosa en la que no cedió, pero por no chincharle no diré de qué se trata. El resto, no sólo lo había cambiado, sino que lo había mejorado consiguiendo que, cuando volví a leer el manuscrito, se me pusieran los pelos de punta. Me volví a enganchar por completo. Nunca olvidaré ese día: tenía que salir porque debía acudir a una cita y me quedaba ya muy poco para la nueva versión de Fragmentos de burbuja: apagué el ordenador y me fui alterada, enfadadísima…

-En un momento en que gran parte de los lectores prácticamente sólo conoce la Ciencia Ficción que les llega del cine, y que es, desde luego, sólo una variante del género, ¿qué te hizo decantarte por un libro tan honesto y con tan pocas concesiones a las modas?

¿Masoquismo? ¿Chulería? Bromas a parte, si hubiera de decantarme por las modas, entonces NGC ficción! no existiría, puesto que su razón de ser son nuestros autores… Respecto a Fragmentos de burbuja, me decanté por ella porque es una gran novela. Cierto que es densa, y tiene un comienzo un tanto dificultoso (pero hemos de tener en cuenta que el primer personaje está como una “regadera”. La trama arranca con Galavar, un individuo que no recuerda absolutamente nada sobre su vida y ni siquiera sabe lo que es o quién es, si es que es humano. Poco a poco va recuperando fragmentos de su pasado, y en la mayoría de las ocasiones, lo hace a golpe de violencia… Al mismo tiempo no deja de huir de ¿sí mismo? Una completa locura, vaya) pero tras ese comienzo que, reconozco, es de lo más arriesgado, el lector se ve inmerso en una magnífica trama y personajes. Asimismo y, en algunos sentidos, creo que Fragmentos de burbuja es todo un hallazgo: el tratamiento que Juan Antonio le ha dado a los personajes, volcando en el lector no solo sus pensamientos y su vida, sino sus sensaciones, es algo maravilloso. Tiene momentos en que su prosa es absolutamente magnífica: poesía en estado puro.

-El autor, Juan Antonio Fernández Madrigal, es investigador en el campo de la robótica. ¿De qué forma crees que se percibe esto en el libro?

Uf, vaya pregunta. Pues no sé si se percibe mucho o no. Yo creo que no, pero tal vez a esta pregunta debería contestar él. No sé. Lo que sí sé es que Juan Antonio es un autor muy capaz de hablar de un sinnúmero de doctrinas, no sólo de aquello que tenga que ver con la robótica, y eso mismo ocurre en Fragmentos de burbuja. De hecho, contiene mucha psicología, muchísima sociología… Pero si por otra parte, lo que estáis intentando preguntarme es si aparecen robots… ciertamente lo hacen. J

-Como lectora de Ciencia Ficción, ¿qué autores y/o ramas son tus predilectas? Y como editora, ¿qué tiene que tener un manuscrito de este género para decidirte?

Aunque parezca mentira no tengo ninguna rama o subgénero predilecto. En cuanto a mis autores, digamos, fetiche… bueno, se me escaparán muchísimos de ellos, pero algunos ejemplos son Domingo Santos, David Jasso, Rodolfo Martínez, Santiago Eximeno, Fco. Javier Pérez, Daniel Mares, Rafa Marín, Eduardo Vaquerizo, y un largo, pero que muy largo etcétera…

En cuanto a lo que tiene que tener un manuscrito, básicamente ha de ser cercano (aun cuando trate sobre alienígenas, creo que éste debe llegar fácilmente al lector), pero eso ya lo he dicho. También que ha de ser literatura adulta: teniendo historias y personajes creíbles, tramas bien planteadas y desarrolladas dentro de los géneros que tratamos, es más que suficiente.

-La versión del Minotauro se sumerge en aguas pantanosas: una trama que bucea en las sombras de la política y los servicios secretos españoles, con reminiscencias claras de la actualidad. Esto, a priori, ¿planteaba un inconveniente o todo lo contrario?

Bueno, eso depende. Tal y como dijo Francis en la presentación que tuvo lugar en la Semana Negra, yo debo estar un poco loca, y por eso no he tenido miramientos a la hora de publicar una novela que se mete de lleno en temas tan escabrosos. Es todo lo que te puedo decir: depende de la mentalidad de cada uno. Y yo me considero una editora de mente abierta.

Si es un inconveniente o no, por otra parte, las ventas lo dirán. Pero me arriesgo a decir que no es un inconveniente. Es tan sencillo como que a todos, en general, nos gusta saber. Muchos, somos morbosillos en mayor o menor medida. Afortunadamente, una gran mayoría tiene mucho sentido del humor. Y los hay que, aun no pensando los mismo que el autor, están dispuestos a pasar un rato entretenido.

-Cuéntanos cómo llega el libro hasta ti. ¿Qué te engancha? ¿Hasta qué punto habéis trabajado el manuscrito con el autor?

Bueno, surgió un poco por casualidad. David G. Panadero (director de la revista Prótesis; periodista, escritor, y un largo etcétera) y una servidora, habíamos quedado un día para comer. Hablamos de nuestras aventuras y desventuras literarias. De nuestra vida. De nuestro mundo friki… y en esa conversación surgió La versión del Minotauro. Me dijo que hablaría con Francis, por si no la tenía comprometida con ninguna editorial. A mí, desde luego me gustó lo que contaba, pero al mismo tiempo desconfiaba un poco de ello ya que, los que conocemos a David, sabemos de sobra que éste tiene un encanto especial para contar cualquier historia o anécdota (por tonta que sea. Por ello es escritor, ¿no?). Así que la cosa quedó del siguiente modo: él hablaría con Francis y si la novela estaba aún disponible, éste me la enviaría por el método tradicional (sinopsis y primer capítulo). Por mi parte, antes de despedirnos, le dije a David que, efectivamente, la tendría en cuenta pero sin darle más prioridad que a ninguna otra de las que había recibido o recibiese y, además, La versión del Minotauro, siempre en caso de estar libre, tenía aún que demostrarme que era tan buena como él la pintaba… Finalmente resultó que Francis la tenía disponible y su novela era mejor de lo que me había contado Panadero, puesto que éste supo qué contar, pero se dejó mucho, y bueno, en el tintero.

-Apenas acaba de salir a la calle y, sin embargo, la recepción creo que está siendo muy positiva. ¿Qué impresiones os llegan a vosotros de las personas que ya lo han leído?

Tal y como dices, las impresiones que nos llegan están siendo todas muy positivas. Tanto de otros autores, como de lectores, como de amigos. Sin ir más lejos, a mí personalmente, algunos que no son ni por asomo lectores de novela negra, me han escrito para darme la enhorabuena por la publicación: comentándome qué es lo que más les está llegando de La versión del Minotauro. Y no es para menos, aunque resulte engreído decirlo así: La versión del Minotauro, no es sólo una trama donde Francis no deja títere con cabeza. Es, tal y como su autor dijo en la presentación que tuvo lugar en la Semana Negra, una novela de personajes: personajes con pasados muy turbios, muy dolorosos… Personajes que en algunos casos son amigos de sus amigos. Muchos, con un gran sentido del humor (de hecho, lo diré hasta la saciedad: La versión del Minotauro, aunque trata una historia de lo más oscura (por los acontecimientos), es muy, muy divertida), y una pasión casi, casi desmedida por la música.

-La versión del Minotauro se presentó en la Semana Negra de Gijón con un padrino de lujo: Juan Ramón Biedma. Háblanos de tu experiencia por allí. Doy fe de que el autor firmó hasta saciarse.

Cierto, cierto. Francis firmó un buen número de ejemplares (los que tenía dispuestos en el stand desde luego se agotaron). En cuanto a Juan Ramón Biedma, vaya, qué te voy a decir. Lo conocí por mail poco tiempo después de firmar el contrato de edición con Francis. Desde el primer momento, se ha ofrecido a echarnos una mano en todo. Es una persona encantadora y además adora La versión del Minotauro: cree en ella, cree en Francis, y me da que, por extensión, cree en NGC ficción! Se ha portado de maravilla. Le conozco desde hace relativamente poco tiempo pero ya le tengo un cariño muy especial.

Por último, en cuanto a mi experiencia, bueno, al principio fue un tanto traumática. No conocía prácticamente a nadie (soy nueva en el mundo “negro”, y por otra parte esperaba poder saludar a parte del fandom de la ciencia ficción, por aquello de que la Asturcon había tenido lugar), pero con el paso de las horas la cosa fue mejorando, dado que encontré, como yo digo, a poca de “mi gente”, pero la encontré. Por otra parte, he de admitir que me impresionó la organización, las instalaciones, el ambiente que hay allí y en general la actitud de los asistentes y por supuesto de los ponentes.

-Me llama la atención especialmente lo cuidado de las ilustraciones en ambos títulos. Cuéntanos. ¿Es un proceso de selección compartido con el autor?

Esto os va a sorprender: no, no lo es. Para nada. En el terreno de las ilustraciones, es Felideus (nuestro ilustrador) quien toma las decisiones. Al menos por el momento así ha sido. Es un artista como la copa de un pino, y antes de ponerse a trabajar, se sumerge de lleno en la novela y una vez emerge, tiene claro lo que busca. Insisto, por el momento, ha dado en el clavo y nos ha sorprendido gratamente a todos. No ha habido ni una sola rectificación: ni una pega. Sabe lo que hace y no sólo se aprecia en los resultados finales, sino en la seguridad que nos transmite. Es un crack, ya lo he dicho en alguna otra ocasión. Debe de tener algo de psicólogo, además de artista. Es mi héroe. J

-Muchas gracias por tu atención, Pily B. Las siguientes líneas son tuyas, puedes decir lo que quieras.

Gracias a vosotros por acogerme/acogernos en una publicación como es Culturamas: moderna, soberbia, inteligente y dedicada. Ha sido todo un placer.

Desde la realización de esta entrevista, Ngc Ficción! ha publicado dos títulos más: Necróparis, de Fernando Cámara, con el que ha inaugurado su colección de Terror, y Los viejos de papeles, de David G. Panadero, con el que ha hecho lo propio con su colección de libros de bolsillo Pequeña NGC.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.