Entrevista a Jesús Martín Tapias

Categoría: +Actual,A fondo |

“El cuarto poder está en crisis”.

Por Rocío Pastor. 

El periodismo, el denominado “cuarto poder”, pasa hoy por tiempos difíciles. La crisis económica que asola el país, además de la crisis que sufren los medios impresos al igual que las agencias de noticias debido a la revolución en la forma de difundir la información que supone Internet, junto con la crisis en la calidad informativa surgida al convertir las noticias en productos dando al receptor un papel de cliente elector de la información que le interesa, hacen que el periodismo esté supeditado y carezca de más libertad que nunca.

Teniendo en cuenta estas premisas contrapuestas con las virtudes bien conocidas que ofrece esta profesión tan dura y tan agradecida a la vez, conozcan de manos de un profesional tal como Jesús Martín Tapias, director de la Redacción Central de Radio Nacional de España, el cual ha trabajado en radio, televisión y prensa, qué futuro espera a esta profesión en constante evolución y tan ligada al mundo de la tecnología.

P.: ¿Cómo se entiende el periodismo de manos de un periodista?

R.: Entiendo el periodismo como la necesidad fundamental de mantener a la población informada sobre lo que acontece a su alrededor y sobre lo que le interesa saber a la gente para poder ejercer sus derechos como ciudadanos, pero también como vehículo de formación permanente e incluso de entretenimiento necesario en la sociedad del ocio en la que vivimos.

P.: Dicho esto, ¿cómo definiría la profesión del periodista?

R.: A mi entender, muy amena. Te ofrece múltiples posibilidades de trabajo en medios muy diferentes entre sí. Es muy exigente, puesto que el buen periodista debe estar constantemente bien informado y mantener activos el mayor número de contactos posibles.

P.: ¿Cómo ve la situación del periodismo en la actualidad?

R.: Hace ya 25 años que terminé mi carrera en Ciencias de la Información y los estudios han cambiado muchísimo. Sé que se puede acceder al oficio de periodista a través de distintas vías, algo que me parece muy razonable, y que las prácticas en medios de comunicación se han regulado mucho mejor de lo que estaban en mi época, algo importante puesto que es la mejor manera, y la habitual, de acabar consiguiendo un trabajo más o menos estable.

P.: ¿Cree que Bolonia ayudará en la preparación de los futuros periodistas?

R.: Desconozco como van a quedar los estudios con el Plan Bolonia. En cuanto a la preparación de los licenciados tampoco tengo una opinión formada. Suele depender mucho de la persona. De un mismo aula pueden salir personas muy bien preparadas y otras todo lo contrario. Insisto en que las salidas laborales son muy variadas, aunque reconozco que no es fácil encontrarlas.

P.: Cuando se supera ese periodo de búsqueda de empleo, ¿qué sucede una vez en plantilla?

R.: El trabajo del periodista en la Redacción de un medio suele ser duro. Las jornadas suelen ser largas; se trabajan las fiestas y los fines de semana (que no siempre se libran después). Las grandes noticias son escasas y, aunque parezca mentira, a veces se convierte en un oficio rutinario. La mayor ventaja, para mí, es la variedad. Cada día suele ser diferente al anterior. Esto depende mucho, por supuesto, del tipo de trabajo que se ejerza. En mi caso, no siempre he hecho exactamente lo que más me ha apetecido, pero he tenido mucha suerte; quería viajar y he viajado bastante; he cubierto acontecimientos históricos; mi trabajo ha sido en general bien considerado…. Puedo decir que se han cumplido las expectativas.

 P.: ¿Podemos hablar de calidad laboral? 

R.: Depende de los medios. Hay redacciones en las que se trabaja 20 horas por menos de mil euros. Hay una precariedad altísima, contra la que intenta luchar la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y el paro ha aumentado muchísimo en los últimos meses a causa de la crisis. Ha habido ERE´s en empresas de larguísima trayectoria como Grupo Z o diario ABC; se han cerrado delegaciones, corresponsalías…. Es un momento malo para trabajar en la Prensa.

P.: ¿Cómo es el trabajo en los diferentes medios?

 R.: La televisión es lo que más conozco (casi 19 años). Es especialmente agradecido; para lograr una noticia hay que ir al lugar donde se produce, hablar con los protagonistas, conseguir las mejores imágenes… y contarlo en poco más de un minuto, todo un reto que muchas veces produce un gran estrés, pero cuando terminas te produce una gran satisfacción si el producto es bueno.

El trabajo en la radio lo estoy conociendo ahora. Es el más inmediato y, periodísticamente hablando, es muy agradecido. Supone el acceso inmediato a la noticia y la clave está en la rapidez. También incluye la posibilidad de analizar las noticias a posteriori.

Y en cuanto a la prensa decir que además de ofrecer noticias de manera más extensa y reposada, incorpora elementos como artículos de opinión, editoriales, columnas, etc. en los que se valora especialmente la calidad del análisis, el rigor, el ingenio y la buena literatura. Los buenos periódicos venden más en función de las firmas que tienen entre sus páginas.

P.: Con respecto a la calidad informativa, ¿es igual que años atrás?

R.:La calidad de la información es mejor que nunca. Las nuevas tecnologías han reducido de manera radical el tiempo que se emplea en la elaboración de la información y por tanto hay más tiempo para reflexionar, producir, escribir. Todo es más directo: en el periódico el periodista elabora su propia página; En la Televisión, el redactor edita su propia noticia en un ordenador. En Radio cada vez se necesita menos el apoyo de una Unidad Móvil gracias a la telefonía móvil y las líneas de alta calidad (RDSI). Los digitales nos muestran todo eso de manera inmediata a través de Internet. Vivimos los mejores momentos de la información. Otra cosa es el contenido. 

P.: ¿Cuál cree que ha sido su evolución?

La España actual no tiene nada que ver con la de hace 20 ó 30 años. Había más interés en temas políticos o económicos. Dominaba la denominada “prensa seria”. Ahora hay más espacio para la prensa del corazón (que siempre ha existido), y mucha gente opina que ha disminuido la calidad de la prensa en general. Es cierto que la información en televisión se ha banalizado mucho y la competencia está más en el amarillismo, pero hay que recordar que ahora mismo los informativos más vistos son los de TVE que destacan especialmente por su calidad y profesionalidad y no rehúyen los temas “ásperos”.

P.: Para terminar, ¿Qué futuro espera a esta profesión?

R.: No tengo ningún temor. No creo que vayan a desaparecer ni los periódicos ni las emisoras de radio o televisión. Está por ver el daño que los medios digitales hacen a unos o a otros. De momento convivimos y cada medio tiene su página Web en la que se vuelcan con cada vez más dedicación. El futuro ya está aquí y creo que no se pueden sacar conclusiones definitivas en función de lo que está ocurriendo ahora, en plena crisis económica.

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.