Ana Gorría

Categoría: Creación poética,Poesía | y tagged con | |

Por Jorge Díaz Martínez, Fotografía de Rebeca Yanke


Más allá de lo supuestamente descriptivo, la atribución pictórica con la que frecuentemente suele aludirse a la poesía de Ana Gorría puede entenderse mejor desde la propia plasticidad de una poética que no distingue dicción de condición, ni sabe de gratuidades, y sí mucho de silencio. Dicho de otra manera, sus figuras sacan punta al sentido, o son el propio sentido, un filo inteligible atento al velo, la distancia, el giro y la sorpresa. Una estética que ha elegido indagar en el símbolo y no tanto en la anécdota. Una escritura que estima, como Gracián, la densidad mejor que la acumulación y la concentración mejor que la divagación. Un camino, tal vez, si se puede decir, hacia el tuétano abstracto de unos procedimientos comunes a diversas disciplinas artísticas, admitiendo que un poema permita tocar un contrapunto o una partitura un travelling vertical. Y así va, como araña euclidiana, a la caza de la física cuántica. Entre la anáfora y la alegoría.

 

 

 

 

 

Ana gorría / 7 poemas

Ana Gorría (Barcelona, 1979) ha publicado Clepsidra y Araña y los cuadernillos De lo real y su contrario y Latidos.

Celda

Recogimiento,
voz
que alumbra las paredes.

Primavera en secreto.

 

 

Tela de araña

The light that burns twice as bright burns half as long.
Blade Runner

Anochecer ajeno y desprendido
el que llega despacio.

El tiempo, un viento blanco
que entretiene las formas
cada vez que dedica sus manos
a la noche.

Y todo es más oscuro.

La opacidad,
morir en el silencio,
parpadear lentamente,
no ver nada.

Saber del desarraigo. Retrasarse
en alfabetos rotos.

Sumirse en otros cauces.

Pero nace la rosa de las ascuas
y suspende el ocaso.

Crecer, un paso más hacia la muerte.

 

De Araña

 

 

en ausencia de símbolos

 

La voz en su mediana incandescencia.

 

Así,

 

la lejanía

 

leve espiral de sol: vientre, llanto,

 

tú.

 

Decir es lo que duele.

 

 

en apariencia

 

Suave melancolía en lo estival, las formas:

Espacios que podrían resultar transparentes.

 

 

umbilical

 

Si estación transparente resuelta en luz herida,

 

lento espacio sin voz

abriéndose a la tierra.

 

Canción hasta el dolor, sueño de cal:

ardiendo,

 

qué hilo no nos separa de la nada.

 

 

vigilancia desnuda

 

Contra la piel el aire forma

las palabras, arde la lengua.

Descansa ya en la voz el ojo:

la rosa recién muerta de

la rosa recién brota para

nunca una rosa es una rosa

 

 

corazón

 

Golpe tras golpe,

como pólvora seca

sobre la escarcha.

 

 

(Inéditos)

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.