Imágenes de una chica que era un imán

Por Guille Ortiz.

Iratxe se acomoda en el sofá y medio sonríe. Dice: “Si yo te quiero esto…” –y abre las manos no demasiado pero lo suficiente como para que uno se sienta bastante querido- “… siempre te voy a decir que te quiero esto”, y entonces la distancia entre las manos se queda en nada, casi en nada, en materia de psicólogo o de novela, frustración y rabia. La felicidad es una distancia entre las manos, no necesariamente de Iratxe, pero, a veces, también.

 

Puedo entrar en su juego o no, y como de mí depende, decido no hacerlo. Le pongo un ejemplo: hace años escribí varios artículos sobre una amiga. Llámenlo artículos o posts de un blog o columnas de periódico o confesiones íntimas. Lo que quieran. Yo no sabía lo que estaba escribiendo y desde luego no sabía lo que sentía por esa chica, motivo suficiente para escribir compulsivamente pero con la prudencia de dejarlo todo en el ordenador tiempo y tiempo, no fuera a ser que una percepción equivocada acabara sacándolo de madre.

 

Ahí siguieron los diarios -“El libro de Rubio”, lo llamaba yo, parafraseando a Amis- hasta que me di cuenta de que vivía en un mundo en el que las percepciones equivocadas importaban poco. Miren a su alrededor: huracanes, terremotos, francotiradores, rosarios y millones de jóvenes deambulando por las calles de Atenas, Damasco, El Cairo, Trípoli, Londres, Madrid, Santiago de Chile, Tel-Aviv, Túnez… algunos con un objetivo claro, otros con un objetivo más bien difuso. Mercados arruinados y monedas indefensas. Huelgas de futbolistas que lo enmascaran todo.

 

¿Por qué iba a tener miedo yo de mis equivocaciones si los demás siguieron adelante como si su voluntad creara el mundo y no al revés? Iratxe parece no entenderme. Tengo el convencimiento interno de que Iratxe dejó de intentar entenderme hace mucho tiempo y que, si sigue buscando la posición más cómoda en un sofá roto, es simplemente porque, mucho o poco,  algo me quiere.

 

“El caso es que acabé mandándole todo eso”, le digo, finalmente. “No sé si la quería o no, pero me pareció que estaba bien que en algún momento hubiera pensado que sí, y estaba aún mejor que ella lo supiera. Que se sintiera querida. Es algo que todos necesitamos, más allá de cualquier cálculo”. Iratxe sonríe. Me conoce. Sabe que yo lo que quiero es rendirme, que ese gesto, como todos los que se suceden en los últimos meses, es en el fondo un pequeño acto de rendición. Lo que no sé es si cree que me rindo porque tengo miedo o todo lo contrario: si cree que me rindo porque el miedo ya no tiene sentido.

 

No le digo que hace pocos meses conocí una “chica imán”. No sabría definirla de otra manera: es una chica muy joven, 23 años, y con una apariencia tremendamente frágil. La típica chica a la que querrías adoptar si no fuera porque, desde el principio, desde que la miras a los ojos, ya tienes claro que el adoptado vas a ser tú. Su atractivo consiste en recogerte. Algo tan sencillo como eso: no te explica, no te sana, no es tu maestra. Nada de eso. Simplemente, te escucha, da dos pasos atrás y se prepara para poner las manos –a ella no le importan las distancias- y recogerte cuando caes.

 

No tiene discursos, solo palabras; a menudo, una por frase: “Total”, “exacto”, “cierto”.

 

Y mientras se confunde con su serenidad, una serenidad aprendida, imantada… cualquier palabrería acaba diluyéndose, y junto a la voz desapareces tú mismo, renuncias a enquistarte, renuncias a pelear por cada cosa, cada trabajo, cada mirada… y te pierdes en algo que no sabes lo que es, una especie de tranquilidad sin objetivo, lejos de las angustias –“y ya está, ya hay paz, ya hay paz…”- así que no necesitas caer, esto es importante: no necesitas caer para saber que ella está ahí y que va a recogerte, que en el peor de los escenarios posibles tendrás un colchón y una sonrisa que no piden nada a cambio.

 

Porque lo impresionante de la chica imán –niña imantada-, a diferencia de Iratxe, sin ir más lejos, siempre incómoda en cualquier habitación, es que ella no pide nada a cambio, no entiende de cálculos. Y si aquí también estuviera equivocado… si en realidad sí hubiera un cálculo detrás de todo esto -calcular no tiene nada de malo-, al menos no necesitaría ir detrás  de ella haciendo números, repasando cada suma, cada frase, cada momento del pasado que Iratxe sí se callaría para no parecer frágil pero yo recuerdo a los cuatro vientos precisamente porque lo soy.

 

Y en el momento en el que uno se diera cuenta de que se puede permitir -sin culpa- la sensación, irracional si quieren, de que no tiene nada que ofrecer o en el mejor de los casos no necesita ofrecer nada, ¿qué sería entonces de las calculadoras? O, lo que es más importante, ¿qué sentido tendría esta manía agotadora de intentarlo todo el rato?

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.