Entrevista a Javier Muñiz, director del festival “La Boca del Lobo”

Por Tamara Roberta.

 

Con motivo de la 14º Edición del Festival Internacional de Cortos La Boca del Lobo que se celebra en Madrid del 19 al 30 de octubre de 2011, conversamos con su director Javier Muñiz “Alimaña”.

 

CulturamasCine: ¿Por qué un Festival Internacional de Cortos en Madrid? Cuéntame, ¿en qué sentido ha evolucionado el Festival de La Boca del Lobo después de catorce ediciones?

Javier Muñiz: En primer lugar, el festival es internacional porque a nosotros nos gusta mucho viajar. Es el leitmotiv de La Boca del Lobo y el mío personal. Y, lógicamente el festival empezó siendo nacional pero en la evolución ya necesitábamos mostrar los cortos que se estaban haciendo fuera del país. No solamente para nosotros sino para que el público pudiera verlos. Era una manera de acercar las películas a Madrid. Además, cuando fundamos el festival había sólo tres festivales en Madrid. Ahora hay sesenta por lo menos. Nació por una necesidad, ya que los cortometrajes no tenían un sitio de exhibición en el centro de Madrid. Entonces nosotros lo creamos. Y la propia evolución del certamen nos llevó a hacerlo internacional por la necesidad que tuvimos de conocer más cosas, de llegar a más culturas, a más países y de enseñar al público lo que se estaba haciendo fuera de nuestro país.

 

 

C.C.: También habrá influido el carácter de Madrid, que ha ido cambiando en estos últimos diez años.

J.M.: Lógico. Fíjate que en Madrid hace diez años no había negros, por ejemplo. Mucho menos hindúes, vietnamitas, ecuatorianos… Hace diez o quince años éramos un país de emigrantes no de recepción de emigrantes. En estos diez años Madrid ha experimentado un cambio radical, no sólo Madrid sino todo el país. De ser un país exportador de personas a ser importador de personas. Lo que no quiere decir que dentro de unos años cambie, de hecho ya la gente cualificada se está volviendo a ir. En general, coincidiendo con nuestro carácter era importante hacer un festival amplio, que diera cabida a muchísimas historias y a muchos cortos de todo el mundo.

 

C.C.: ¿Cuáles son los criterios de selección que utilizan para elegir los cortos?

J.M.: En el festival hay representación de todos los continentes. La programación se elabora a partir de los cortos que nos llegan, los elegimos independientemente del país que sean. Lo que sí queremos es poner más cortos españoles que internacionales. Por eso representan el sesenta por ciento de la programación. Aunque este año, por ejemplo, que considero que el material español que nos ha llegado no es especialmente de alto nivel, sólo ocupa un 50 por ciento. También procuramos hacer unas sesiones que sean lo más amenas dinámicas y variadas posible, tanto en tiempo como en género o país.

 

El criterio incluye la chispa que pueda tener un corto, lo atraídos que nos sintamos por la historia. No buscamos cortos que estén muy bien producidos, sino cortos que nos digan algo, que nos provoquen, que nos hagan sentir. Otra cosa es que lo consigamos. Pero nosotros buscamos provocar, sorprender, que la gente conozca otras culturas, se acerque a problemas desconocidos. Por eso tenemos una sección que se llama Reivindicando. Buscamos cosas cotidianas, el pellizco, la risa, el humor, el drama. Nuestro criterio es el de un espectador normal. Lo que pasa es que somos siete personas que ya llevamos una práctica porque llevamos quince años viendo cortos. Tenemos cierta dinámica para saber lo que nos interesa y lo que no, lo que tiene una cierta calidad. Lo que tú quieres conseguir es que un espectador que se sienta en La Boca del Lobo a ver el festival vea una sesión y se lo pase bien. Aunque haya visto un corto que le haya horrorizado, otro que le ha hecho sonreír, otro que le parece aburrido, ect. Que en general diga: “Voy a ver otro”.

 

C.C.: En realidad se trata de un ejercicio educativo.

J.M.: Exactamente. Eso es lo que pretendemos. Si conseguimos eso, hemos conseguido mucho.

 

C.C.: El festival incluye también varias muestras de películas en paralelo, sesiones de música, una exposición, la presentación de un libro y un debate sobre el copyright. Se propone como una colaboración entre disciplinas artísticas.

J.M.: Sí, es un festival con diferentes actividades, que programa diferentes sesiones para hacer llegar al público el mayor número de películas posibles. Este año hemos hecho una Mirada a Alemania porque hemos considerado que había cinco o seis cortos muy interesantes. Hemos hecho lo de Cine Corto Caribe porque tenemos muy buena relación con el Caribe. Aparte de ser un mar que siempre nos ha atraído mucho, viajamos también con el festival allí. Tenemos también Cinema de la differance, que es la aglutinación de cuatro festivales europeos que se juntan permitiendo que el de La Boca del Lobo se conozca en Italia, Francia y Hungría y que los otros se conozca aquí. De esta manera creamos una sinergia de trabajo.

 

Por otra parte la música está muy presente porque el festival nace en un club de música en directo como es La Boca del Lobo. Este festival es lo que la propia palabra indica: Festival es fiesta, un conglomerado de actividades. Aunque lógicamente la actividad principal es el cine, por tanto es lo que más tenemos que cuidar. Pero alrededor de este evento puede haber una performance, un disk jockey, un concierto, un encuentro, una presentación de un libro, una exposición, unas proyecciones especiales. De esta manera le damos un poco más de contenido al festival: que sea redondito, que tenga un carisma, un concepto.

 

 

C.C.: Justo sobre eso quería preguntarte. El título del festival es “Tú decides”. Por el modo de organización que utilizan me da la sensación de que tienen ganas de propiciar espacios de encuentro, donde realmente la gente se roce, se conozca. ¿El título quiere tal vez interpelar al otro para que se involucre en una actividad compartida?

J.M.: Exactamente. Por un lado, somos partidarios del tú a tú y de la cercanía. No somos un festival de Internet. En mi caso yo no quiero saber nada de una relación con el público a través de Internet. A lo mejor soy un clásico o me ha pillado tarde. Yo todavía soy un antiguo amante de las salas de cine y de los espacios que se convierten en salas de cine, pero que se ven de una manera colectiva. A mí lo que me interesa es que la gente participe, dialogue, que se mire a los ojos, que se conozca. Por una parte, ese Tú decides va en este sentido. Por otra, va en plan irónico, porque en Madrid hay muchos festivales. Ha habido un momento en que los festivales comenzaron a montarse unos sobre otros. La Boca del Lobo se encuentra en la situación de ser un festival un tanto underground, un poco olvidado por los medios, a pesar de la cantidad de cortos que exhibe, del prestigio que tiene a nivel internacional… Es un festival que se conoce en prácticamente todos los continentes, en unos países más que en otros. Además de lo económico que cuestan las entradas para ir a ver los cortos y la cantidad y variedad de sesiones que hay. Ese Tú decides va en plan: Aquí estamos. Es un duelo. Nosotros contra todos los demás. Es un reto. Es decir: “Venga, ¿con quién vas?”.

 

C.C.: Luego, recuperando el andar de los cómicos o trovadores, me decía que el festival sigue todo el año.

J.M.: Sí. Con el proyecto viajero del festival, El viaje que no cesa, proyectamos los mejores cortos de la sección competitiva en varios lugares del mundo. Solamente nos queda pisar Australia, que es el reto para el año que viene. Hemos estado proyectando en escuelas, museos, playas, bares, restaurantes, casas de cultura, cines, cines abandonados, orfanatos. Hemos proyectado con pocos medios, con muchos medios, con medios cero en las plazas de los pueblos. Esto para nosotros es fundamental porque es una manera de acercar el mundo del corto a todo tipo de público, niños y mayores, gente con cultura o sin ella, gente humilde o subidita, de estatus social alto o bajo, gente que no entiende nada. Gente a la que de repente le presentas un corto de homosexuales y dice: “Ah, pero ¿la homosexualidad existe?”. Es que no lo sabía. Eso es lo que nos encanta: provocar y ver la reacción del público.

 

Somos titiriteros. De hecho el Festival Itinerante nació porque cuando yo era joven íbamos con un proyector de 16 milímetros proyectando por los pueblos de Castilla. Poníamos una sábana donde jugaban a la pelota y proyectábamos la película. Somos unos titiriteros del corto. Vamos transmitiendo las historias que antes transmitían los trovadores o los cómicos y ahora nosotros las llevamos a través de las películas.

 

 

El Festival Internacional de Cortos La Boca del Lobo realiza proyecciones en la Cineteca del Matadero de Madrid, la sala Triana, La Tabacalera, la sala de música La Boca del Lobo y el Espacio de Cultura La Boca del Lobo. Hasta el domingo 30 se puede ver la exposición Galactic Experience de Toni Beanges. El viernes 28 se proyectarán los cortos ganadores del Palmarés. El sábado 29 se proyectan los cortos de la maratón Búscate la vida, ejercicio de video acción callejera. Y el domingo 30 se celebra el concierto del fin del festival.

 

Si quieres consultar la programación de la edición 2011 del festival La Boca del Lobo: http://www.labocadellobo.com/festival/home.php

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.