¿Dónde está Oriente?

Por Eloy V. Palazón.

 

Sohini Roychowdhury

Edward Said nos respondería fácilmente a esta pregunta: Oriente es una invención, una invención de Occidente. Y cabe otra pregunta a raíz de esta respuesta, ¿qué es Occidente? Otra invención. De hecho, Said nos dice en su célebre Orientalismo que “Oriente ha servido para que Europa (u Occidente) se defina en contraposición a su imagen, su idea, su personalidad y su experiencia”. Y en este juego de oposiciones que tanto le gusta a Occidente, todas las malas se las lleva Oriente. Por eso en las universidades las referencias a Oriente son escasas o nulas (universidad, que viene de la palabra “universal” y que al final se queda en la mitad del planeta).

 

En las facultades de Filosofía, la filosofía oriental se obvia de manera descarada. Se atreven a decir incluso que la filosofía oriental no es tal, que no existe. Se han creído el cuento chino del paso del mito al lógos y, claro está, Oriente se ha quedado en el mito, no ha sabido dar el paso de “madurez” que dio Occidente en la Antigua Grecia. Aunque si se piensa bien, la metafísica no deja de ser una racionalización del mito (a veces no tan racional). Lo gracioso de todo esto es que Occidente sufre de momificación (mal que diagnosticó Nietzsche), es decir, se inventa sus mitos y los momifica, los convierte en conceptos que se creen hasta el final. Como el mito ese de Oriente. Occidente (o aquello que Occidente cree que es Occidente, valga el trabalenguas) se cree sus propias mentiras y encima, claro está, actúa en consecuencia. (Lo peor de todo es que hay filosofías “occidentales”, gran ejemplo el de Schopenhauer, que no se pueden explicar sin la filosofía oriental (como mínimo sin la filosofía oriental el mundo como representación en el filósofo alemán no se hubiera formulado tal y como lo hizo). Más de lo mismo ocurre en las facultades de Historia del Arte, donde el arte oriental es casi inexistente.

 

Por eso es remarcable lo que se pudo vivir el viernes 20 de enero en la facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid: una conferencia/recital sobre estética india a través de la danza. La profesora de arte indio en la facultad de Geografía e Historia de la UCM, Eva Fernández del Campo y la bailarina india Sohini Roychowdhury (y su escuela), mostraron cómo todas las artes en India están relacionadas con la danza, rigiendo las mismas normas tanto para la escultura, la pintura y la danza. Cómo la danza Bharatanatyam no sólo se baila con los pies y el cuerpo, también con los ojos, las cejas (hasta 200 posiciones hay), y las manos. La escuela de Sohini nos hizo disfrutar con historias como la de Siva (el señor de la danza que crea el mundo) o los avatares (terrenalizaciones) de Visnu.

 

Fue un golpe de aire fresco, una velada que abrió los ojos ante la continua mirada al ombligo de Occidente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.