“Sobre el poder de la religión y la razón en el hombre”- Spinoza

Categoría: Cajón de Sartre,Pensamiento,Textos | y tagged con | | | | |

Por Ignacio G. Barbero.

                                                    

Spinoza (1632-1677)

“Los hombres están necesariamente sometidos a los afectos. Y así, por su propia constitución, compadecen a quienes les va mal y envidian a quienes les va bien; están más inclinados a la esperanza que a la misericordia; y, además, todo el mundo desea que los demás vivan según su propio criterio, y que aprueben lo que uno aprueba y repudien lo que uno repudia. De donde resulta que, como todos desean ser los primeros, llegan a enfrentarse y se esfuerzan cuanto pueden por oprimirse unos a otros; y el que sale victorioso se gloria más de haber perjudicado a otro que de haberse beneficiado él mismo. Y aunque todos están persuadidos de que, frente a esa actitud, la religión enseña que cada uno ame al prójimo como a sí mismo, es decir, que defienda el derecho del otro como el suyo propio, (…) esta enseñanza ejerce escaso poder sobre los afectos. Triunfa sin duda en el artículo de muerte, cuando la enfermedad ha vencido incluso a los afectos y el hombre yace inerme; o en los templos, donde los hombres no se relacionan unos con otros; pero no en el tribunal de justicia o en el palacio real, donde sería sumamente necesaria. Hemos demostrado, además, que la razón tiene gran poder para someter y moderar los afectos; pero hemos visto, a la vez, que el camino que enseña la razón es extremadamente arduo. De ahí que quienes se imaginan que se puede inducir a la multitud o a aquellos que están absortos por los asuntos públicos, a que vivan según el exclusivo mandato de la razón, sueñan con el siglo dorado de los poetas o con una fábula.”

 

(Tratado político, I, 5)

2 respuestas a “Sobre el poder de la religión y la razón en el hombre”- Spinoza

  1. Por otra parte, cuantas más cosas ha llegado a conocer la mente, mejor comprende también sus propias fuerzas y el orden de la Naturaleza; y cuanto mejor entiende sus fuerzas, tanto mejor puede también dirigirse a sí misma y darse reglas; y cuanto mejor entiende el orden de la Naturaleza, más fácilmente puede librarse de esfuerzos inútiles. En esto consiste, como hemos dicho, todo el método. – Tratado de la Reforma del Entendimiento, 40, Spinoza.

    TR
    15 marzo 2012 at 15:41 pm

  2. Gracias por la respuesta, TR.

    Creo que es un texto nada incompatible con lo expuesto en el extracto que hemos seleccionado del T.Político. Podemos tomar como cierto punto medio entre ambos el famoso final de la “Ética”:
    El sabio, consciente de sí mismo y del orden natural, “goza siempre de la verdadera tranquilidad del ánimo. Y, si el camino que he demostrado que conduce aquí, parece sumamente difícil, puede, no obstante, ser hallado. Difícil sin duda tiene que ser lo que tan rara vez se halla. Pues, ¿cómo podría suceder que, si la salvación estuviera al alcance de la mano y pudiera ser encontrada sin gran esfuerzo, fuera por casi todos despreciada? Pero todo lo excelso es tan difícil como raro”.

    Más allá de este lazo, Spinoza está resumiendo en esta cuestión tesis presentes en el Libro IV de la Ética (3-4; 17, esc) y en el Libro V (prefacio; 4, esc. ;42, esc.).

    Un saludo.

    Ignacio González Barbero
    15 marzo 2012 at 17:21 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.