Hello! Hello again!

 

“Buscamos un nombre común, y en EEUU hay millones de coches. La gente se ama y muere en ellos, e incluso los conduce” (Ric Ocasek)

 

 

Por Eduardo Moraleda Mazo.

 

Sucedió en una de esas antiguas tiendas que casi no hay. Música sonando como con los melones, para calar y probar, cajones llenos de vinilos ordenados alfabéticamente con aquellas portadas tan atrayentes, diseños espectaculares, olor a plástico, era fascinante ponerte a pasar uno a uno aquellos tesoros. Siempre iba con alguien que me instruía en este arte, un día sacó este vinilo y pidió al dependiente que se lo pinchara:

 

Ric Ocasek (voz y guitarra), poeta y músico desde principios de los setenta, ya había trabajado con Greg Hawkes (teclados), Benjamin Orr (bajo y voz) y Elliot Easton (guitarra) en formaciones menores que no llegaron nunca a tener un nombre, hasta que en 1.976 formaron The Cars. También fichan a David Robinson, ex batería de los Modern Lovers, y comienzan a dejarse ver por los clubes de Boston. Era la Nueva Ola que costaba digerir pero que estaba en todas las radios del país, intentando competir con la misma New Wave inglesa. Los Cars suponen  esa respuesta idónea a la avalancha de grupos ingleses con aquella etiqueta: su sonido es moderno, original, comercial y pegadizo. Gustan a todos los públicos, mayores y pequeños, en definitiva consiguen llegar a lo más de las listas.

 

 

Inicialmente les ficha Elektra Récords (de nuevo un sello que se arriesga) y de la mano de Thomas Baker (productor de Queen), en 1.978 lanzan su primer LP, The Cars. Contiene canciones como My best friend’s girl o Just what I needed que son imprescindibles en la historia de la música moderna. Es un LP para oírlo en el coche, para hacer de todos sus cortes singles y éxitos, incluso comerciales, donde combinan brillantemente el rock y tecno. Nueva Ola en estado puro.

 

 

En el 79 publican Candy-O que no solo fue controvertido por su portada, diseña por un artista de Playboy, sino que también la crítica no termina de encajarlo tildándolo de “sin sustancia y monótono”. Es igual, varios temas como Let´s go y It’s all I can do alcanzan lo alto de las listas.

 

 

En 1.980, Panorama y en 1.981 Shake it up son sus siguientes trabajos donde ratifican más la divergencia con la crítica de su país, mientras que otras voces les califican de grupo de referencia. Ellos a los suyo, colocan Since you’re gone en el top 10.

 

De aquí al año 1.984 los Cars se dedican a otras cosas, hasta que lanzan ese año su disco más famoso, Heartbeat City. Cortes como You might think, Drive, Magic, Hello again y Why can’t I have you se convierten en grandes éxitos mundiales, que les consagran definitivamente. Hasta Andy Warhol, con quien tienen muchas cosas en común, colabora con ellos en la promoción de sus videos y se nota. Están en la cumbre.

 

En el 87 publican un álbum intrascendente y en el 88 se disuelven hasta que hace poco hemos vuelo a saber de ellos. Han pasado 24 años, Ocasek y compañía (aunque ya sin Benjamin) regresan para publicar un disco: Move like this, Los Cars han regresado, Hello! Hello again!

 

3 respuestas a Hello! Hello again!

  1. Que mal gusto comparar los discos con melones.
    Con gente asi no es raro que la música esté como está

    Edurne Gómez
    24 marzo 2012 at 12:41 pm

  2. Siento que te haya molestado, no era con mala intención, solo quería decir que era muy chulo ir a una tienda de música sacar un vinilo y probarlo, nada mas. De verdad, lo siento y discúlpame. Por otro lado no entiendo lo que mencionas sobre con gente así no es raro que la música este como este. Gracias.

    eduardo
    26 marzo 2012 at 9:39 am

  3. Recuerdos del pasado. The Cars- Portda de Candy-O. Lo importante es la musica y todo lo que la rodea. Y este tio fue un adelantado e intemporal.

    Pepe Nieto
    13 julio 2012 at 16:58 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.