HALFHOUSE Y HOMESESSION: Arte como en casa.

Categoría: Barcelona,Más cultura |

Por Agnès Font

 

¿Qué me dirían si les hablo de una casa en la que tienen lugar exposiciones de arte? Curioso, ¿no? Es lo que ocurre en los espacios de proyectos Halfhouse, de la mano de Alberto Peral y Sinéad Spelman y Homesession, a cargo de Olivier Collet y Jérôme Lefaure. Las puertas de sus casas, haciendo desaparecer la barrera entre lo público y lo privado, se abren a proyectos expositivos y residencias de artistas. Con un alto nivel profesional tanto en las tareas de comisariado como en las de producción de las exposiciones, estos singulares espacios van tomando cada vez más fuerza en la escena cultural de la ciudad de Barcelona. Hablamos con ellos.

 

¿Por qué una residencia?

Jérôme: antes de crear la residencia queríamos proponer un formato de proyectos expositivos en casa. Cuando nos mudamos, surgió la idea de ir más allá y hacer una residencia, que además tenía el gancho de abrirse a artistas de fuera de Barcelona, que para nosotros era interesante.

Alberto: en realidad la primera residencia fue casi un intercambio. Nos fuimos a casa de unos artistas en Berlín y ellos se quedaron en la nuestra. Así que tuvo una lógica clara. Si haces exposiciones en casa y de repente haces un intercambio… Exponer y vivir en un mismo sitio nos pareció lógico. Además, creo que las exposiciones de residencia son las más integradas con la casa. Se nota una relación, un conocimiento del espacio.

Sinéad: más que preparar un espacio para exponer, los artistas trabajan en casa y dejan las obras. La última residencia la hizo una chica de Portugal. Le gustaba ir a la montaña, recoger flores y dibujarlas. En la exposición, mostró un manto floreado que confeccionó en colaboración con unos artesanos y una silla de la casa que había restaurado. La exposición era eso, como restos de sus experiencias. Era una especie de documento del tiempo vivido en la casa.

¿Qué programas tenéis?             

Jérôme: hacemos residencias de artistas y también proyectos expositivos de un solo día, invited one day, más centrados en artistas de la escena local.

Alberto: nosotros hacemos residencias que culminan en una exposición final y exposiciones en cierto sentido convencionales, porque duran un mes y medio. La inauguración es de un día porque es nuestra casa, pero después vamos teniendo visitas.

¿Cuántos artistas recibís al año?

Jérôme: este año vamos a tener dos formatos distintos: unas tres residencias con las que seguiremos compartiendo casa y unas ocho o nueve en el nuevo espacio que hemos abierto.

Olivier: Y cinco invitados por un día. ¡Una locura!

Alberto: nosotros hacemos una residencia al año y siete u ocho exposiciones. También tenemos en mente un nuevo proyecto, en un espacio entre Vallvidrera y Sarrià, para el que estamos buscando socios. Si la economía lo permite, vamos a combinarlo con el de Poble Nou.

¿Cómo es el día a día? Levantarse por la mañana y encontrar a un artista en pijama…

Jérôme: no, perdona, te levantas y está durmiendo. (risas) El día a día no deja de ser la experiencia que vive mucha gente compartiendo piso, lo que pasa es que claro, es un compartir de duración limitada que tiene un objetivo final. A veces la gente piensa que es una locura, pero no creo que lo sea comparado con las experiencias vivenciales de muchísima gente.

Les orientáis en el panorama de museos…

Olivier: se crean amistades y les llevamos a los sitios donde salimos, hacemos rutas de galerías…

Jérôme: y más allá del panorama cultural, el hecho de estar con nosotros les permite compartir nuestras relaciones, que pueden estar dentro o fuera del mundo del arte.

¿Y en vuestro caso?

Sinéad: en verano es distinto. La ciudad está bastante parada y los artistas vienen más que nada a desarrollar un proyecto. Nosotros estamos fuera y cuando volvemos pasamos una semana o dos juntos.

Alberto: hay un momento inicial de presentación de uno o dos días y después nos vamos. Nos comunicamos por email o skype y la última semana organizamos la exposición. En verano los artistas están en una situación muy íntima con la casa, tienen la playa cerca y en realidad no tienen tanta relación con el movimiento de la ciudad y la escena. Lo que tienen es una época muy tranquila, muy de trabajo diríamos casi introspectivo.

¿Cómo se hace la selección de los artistas?

Jérôme: siempre digo que es un proyecto que se inicia desde una casa y la selección la hacemos Olivier y yo. Se hace integralmente por convocatoria, en base a una apreciación muy subjetiva del portfolio. No tenemos un tema fetiche.

Olivier: es difícil definir una línea. Quizá trabajamos alguna temática como la relación entre lo público y lo privado (como derivado del espacio, que marca bastante), la autoficción, la intervención urbana…

Jérôme: entendemos que también es un resultado del formato expositivo, por lo que existe una componente de experimentación por parte del artista. Por el tipo de proyecto que es, trabajamos con artistas a los que les pondremos la etiqueta de emergentes o post-emergentes.

Habéis tenido artistas como Daniela Ortiz o Mireia C. Saladrigues…

Jérôme: o como Aggteleck. Por eso decía mid-career. Aunque no nos ceñimos y no nos queremos ceñir a una etiqueta.

¿Y en vuestro caso?

Alberto: nosotros por portfolio solamente elegimos las residencias. Las exposiciones las rumiamos mucho cada vez. A veces es gente que conocemos, otras es gente que no conocemos pero que nos interesa su trabajo, o incluso puede ser que en una charla alguien nos comente algo y lo guardemos en la cabeza… 

¿Y en el caso de Paloma Polo y Renata Lucas, que para una galería serían difíciles de conseguir?

Sinéad: nos conocimos… Renata y Paloma estaban dentro de un comisariado que consistía en invitar a un artista. Nosotros invitamos a Daniel Jacoby y él a Paloma Polo. Pero creo que no entramos en competencia con galerías. Cuidamos mucho las exposiciones, lo hacemos de manera profesional y a la gente le gusta participar.

¿Qué tipo de público viene a las exposiciones?

Alberto: hay de todo, desde estudiantes de bellas artes hasta… El mundo del arte es bastante endogámico. No creo que tengamos un público que nos diferencie de lo que puedes encontrar en la inauguración de una galería. Los comisarios, críticos y personas más profesionales entre comillas del arte vienen más por cita previa, con más tiempo. Pero el perfil es el de inauguraciones habituales en Barcelona.

Sinéad: viene gente más maja… (risas)

Alberto: más que una diferencia de público, es que el espíritu es diferente. Estás en la casa, puedes salir cuando quieras, la gente está más relajada…

Olivier: hay una predisposición a recibir tanto el proyecto del artista como lo que hay alrededor; la vida social en un ambiente casi de fiesta. La gente está muy receptiva. Pasa algo más que en una galería.

Es curioso, cuando peor van las cosas, coincidís en abrir nuevos espacios.

Alberto: ¿qué vas a hacer? Es ir para adelante o para atrás.

Jérôme: también es porque somos independientes y tenemos flexibilidad para ajustar el proyecto. No dependemos completamente de los actores institucionales. Aunque el panorama esté fatal, hay una posibilidad de juego.

Alberto: tengo la sensación, no sé si es una cosa buena o mala,  de que cada vez hay más gente haciendo cosas, nada se ha parado. No sé si es una reacción a la crisis, o que a todo el mundo le ha dado por hacer, en vez de dejar de hacer…

Jérôme: sí, yo también tengo esa impresión.

Por mi parte creo que he terminado.

Alberto: ¿decimos una sentencia final?

Sinéad: la mayoría de accidentes ocurren dentro de casa.

Jérôme: la mayoría de accidentes son domésticos, creo es una muy buena conclusión.

Alberto. ¿más que en la carretera?

Jérôme: yo creo que sí. Haciendo bricolaje, cocinando…

(risas)

Más información:

http://www.halfhouse.org/

http://www.homesession.org/

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.