Trueba sorprende en San Sebastián – Día 4

 

Por Nacho Solís Navarro

 

 

El equipo de “The dead and the living”

 

El martes asistimos al estreno de The Dead and the Living de Barbara Albert y a la cita en el Kursaal fue junto a su actriz protagonista, Anna Fischer.

A pesar de que el título lleve a la confusión, la película ni es de terror ni aparecen zombis, sino que habla del terror del holocausto y de las consecuencias familiares que pudo acarrear.

La película nos presenta a Sita, que tras el 95 cumpleaños de su abuelo descubre que éste formó parte de las SS. A raíz de esto comenzará un viaje por Europa en busca de la verdad, aunque en realidad va en busca de sí misma para comprender si es capaz de perdonar a alguien al que ama, y cómo la culpa puede afectarle incluso habiendo nacido décadas después de la 2ª Guerra Mundial.

Estas cuestiones nos las plantea la directora a través de la mirada de su protagonista, que va recorriendo diferentes ciudades por las que vivieron sus abuelos, en busca de una verdad que en el fondo conoce y que le gustaría que no fuera así, y el sufrimiento que le produce haber amado a una persona que consideraba buena hasta el momento de saber que pudo ser un monstruo.

Durante toda la proyección nos vino a la cabeza la película The Reader de Stephen Daldry, que abordaba, aunque un poco de lejos, éste tema.

La directora nos ofrece otro enfoque: aquellas personas que por diversas cuestiones como el miedo o la búsqueda de un trabajo fueron partícipes del horror nazi, o que simplemente no se atrevieron a alzarse contra tanta crueldad, ¿merecen el perdón?

Destaca la gran interpretación de Anna Fischer, que hace una construcción de su personaje muy intensa, y que bien le podría valer un premio. Su mirada penetra en el espectador y consigue que sientas el sufrimiento de su personaje al descubrir verdades horribles de su familia.

Una gran película, dura por el mensaje que nos lanza, intensa y con mucha fuerza, un gran acierto del festival de este año. No pasará desapercibida.

La rueda de prensa posterior fue muy interesante, se le ha preguntado a la directora si ha sido demasiado dulce con el final y ha respondido que en sí la película pretende ser una historia de amor y contar cómo el viaje que recorre la protagonista le sirve para volver a su vida real.

 

 

El artista y la modelo

 

Después, nos fuimos a ver El Artista y la Modelo de Fernando Trueba.

La película nos presenta al final de la 2ª Guerra Mundial a un artista que en la Francia ocupada, cerca de la frontera española, acoge en su taller a una exiliada española que toma como modelo para su siguiente escultura. Poco a poco se formará un profundo vínculo entre ambos, con el arte como telón de fondo.

 

Trueba rueda otra película inusual tras El Baile de la Victoria y la sorprendente Chico & Rita y da un salto al vacío con esta historia rodada en blanco y negro y en francés.

Puede que sea la película más arriesgada del director, y que sea precisamente la mejor de toda su filmografía.

Rodada con mucho mimo, con un ritmo suave más que lento, y con el amor al arte que se respira en cada uno de sus preciosos planos, esta historia es ante todo una historia de amor, tanto al ser humano como al arte o a la naturaleza, y Trueba nos lo muestra con un guión genialmente escrito junto con Jean-Claude Carrière, que parece ser literatura hablada con esos diálogos profundos y exquisitos.

Es una propuesta valiente que deambula por una línea muy peligrosa y de la que sin embargo sale victorioso el director, y artísticamente sobresale la decisión de no contar con música durante toda la película hasta justo la escena final.

Con un grupo de actores totalmente entregado a la historia, desde una Chus Lampreave cómica hasta una Claudia Cardinale perfecta, el duelo interpretativo entre Jean Rochefort y Aida Folch resulta ser todo un caramelo, un regalo que no debería pasar inadvertido.

¿Rochefort mejor actor del festival? Por nosotros sí.

 

 

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Trueba sorprende en San Sebastián – Día 4

  1. La de The Dead and the Living tiene muy buena pinta. Quiero verla!

    Santiago González Vázquez
    28 septiembre 2012 at 12:45 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.