“Miserias domésticas”, compartir piso nunca fue algo tan teatral

Por Javier Marjalizo.

¿Qué es lo bueno de compartir piso? Compartir piso. Y… ¿qué es lo malo de compartir piso? Compartir piso.

Seguro que todos en algún momento de nuestras vidas hemos compartido piso o, de no ser así, conocemos a alguien que lo haya hecho. Sea como sea, a nuestros oídos habrán llegado las más rocambolescas historias. Ciertas o no, exageradas o malinterpretadas, lo cierto es que el compartir piso genera gran cantidad de ideas para plasmar en una obra de teatro y compartirlas con el público.

Precisamente eso es lo que nos podemos encontrar en Miserias Domésticas donde su autor, Mariano Rochman (también actor y director de la obra), ha sabido entretejer una pequeña trama, un pequeño juego de tronos a cuatro manos donde la lengua es la espada y las miradas el más poderoso de los venenos. En ese pequeño reino de lo cotidiano conviven la pareja Lucía (Pilar Cabanillas) y Pablo (Mariano Rochman) junto con Berta (Belén Quirós). La llegada de Clara (Mónica Monferrer), la nueva inquilina, iniciará una serie de desacuerdos y disputas que desembocará en una batalla a cuatro voces.

Aunque no es todo tan dramático como parece, el espectador en más de una ocasión se sorprenderá a sí mismo con una sonrisa pensando que eso mismo que está viendo lo ha vivido o escuchado de algún conocido. ¿Quién no se ha quedado sin champú en medio de una ducha y luego sólo te acuerdas de comprar más cuando vuelves del supermercado y te das la siguiente ducha? ¿Y ese momento en el que vas a prepararte algo de comer con lo que te ha mandado tu madre desde el pueblo y ves que alguien se lo ha comido? Pues así muchas más. Eso sí, no son anécdotas o situaciones sin sentido, aquí todas están escrupulosamente ideadas para encajar como un buen rompecabezas donde la pieza final provoca que todo estalle.

Con un muy buen trabajo actoral que consigue meternos de lleno en la historia hace que esta obra nos proporcione, sin lugar a dudas, una buena ocasión para disfrutar de una obra de teatro cuya única pretensión es la que debe tener todo buen texto teatral: entretener y conseguir que el público salga del teatro pensando en lo que ha visto. Porque miserias hay en todas las casas.

 

 

 

 

 

 

 

Más información:

COMPAÑÍA DOBLE SENTIDO

Todos los viernes de octubre 22:30h.

Teatro GARAJE LUMIÈRE (@garajelumiere).

C/ Ciudad Real, 12. Madrid.

Entradas €12, Reservas al 91 119 29 05

miseriasdomesticas.blogspot.com

doblesentidoproducciones.com

 

 

 

 

 

 

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.