‘Salvados’ y el derecho a la información

 

Por MARTA ESCOBAR MARTÍ

La polémica que suscitó Jordi Évole en el sector de la energía a raíz de la edición de Salvados titulada Oligopoly: el juego de la energía es una muestra más de que a ciertos sectores no les interesa que la sociedad esté informada. Vivimos en un mundo donde aún el poder se concentra en manos de los poderosos. Cuando salen a la luz hechos que no interesan, como que las eléctricas establecen unas tarifas desorbitadas para el consumo de luz que, además, no son reales, se debería aprender a actuar en consecuencia. Pero no es así. En su lugar, lo que obtenemos es la protesta formal de los implicados frente al dueño del grupo Planeta (Antena 3 y la Sexta), José Manuel Lara, pidiendo un espacio en televisión “para poder lavar su imagen” porque no han quedado satisfechos con la radiografía exacta que hizo de ellas el periodista de Salvados.

La Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa) no ha tenido ningún reparo a la hora de retratarse delante de la sociedad española. Por si no era suficiente que Évole tuviera la osadía de denunciar cómo se aprovechan las eléctricas del oligopolio que protagonizan en España y cómo engañan a los ciudadanos, la patronal Unesa se ha caricaturizado aún más mostrando su disgusto por el programa emitidoel 18 de noviembre. Y se lamentan de que no se emitiera una entrevista al presidente de la patronal que, según declaró Évole en su cuenta de Twitter, “ni siquiera se llegó a grabar”.  Pero bien, la opinión de la patronal ya la conocemos todos.

Tras el debate que se ha generado estos últimos días solo cabe preguntarse: si no fuera por programas como Salvados y periodistas como el follonero, ¿qué conocimiento tendríamos los ciudadanos de las cuestiones que nos rodean día a día? Y… ¿nos están impidiendo los grandes poderosos el derecho a la información?  ●

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.