La cancelación de ‘Boss’

 

Por GERARD ALTÉS

@Gerard__Altes

Starz ha cancelado Boss y ha depuesto a Tom Kane, cosa que sólo podía suceder con un golpe de estado de tal magnitud.

Boss es una serie dramática sobre los juegos de poder en la ciudad de Chicago, domados todos ellos por la figura del alcalde Tom Kane, interpretado por Kelsei Grammer, el colosal actor que se dio a conocer al mundo con su papel de Dr. Fraiser.

Tom Kane tiene bajo su manto a todos los poderes fácticos y la licencia para gobernar, siempre y cuando respete el statu quo. Además, cuando aparece un obstáculo, sus problemas se resuelven con golpes de efecto da cariz político, o con los golpes de sus matones y extorsionadores, que limitan la floración de mala yerba. Chicago es el emplazamiento idóneo por su histórica tendencia a entregarse a sus reverenciados alcaldes, como el demócrata Richard J. Daley, que gobernó la ciudad a lo largo de 21 años; pero, para más inri, diremos que él no fue el alcalde más longevo en el cargo, sino su hijo Richard M. Daley. Doy parte de esto para comprender que Kane es el yerno del ex alcalde Nielsen, ficticio,  pero que se le imputa cierto parecido al clan Daley.

Aunque Chicago es conocida como la Windy City (ciudad de los vientos), en la serie cuesta que se aireen los asuntos, que han sido por largo tiempo velados a la opinión pública. Pero un periodista puede haber superado los muros y poner en aprietos a Kane, justo cuando una noticia de cariz personal deja muy mermado al alcalde.

Boss es una serie compleja y que comienza en la decadencia de la supremacía de Kane, justo cuando un animal es más peligroso. Es entonces cuando sus estereotipos se multiplican, se vuelve más frío, especulador y despiadado; aunque por otro lado aflora un lazo con su hija, de la que años atrás se había alejado; como solía hacer con cualquier cuestión que pudiese exponerle a perder su aureola.

Boss podría ser perfectamente la adaptación al siglo XXI de la serie Boardwalk Empire, de la que HBO acaba de  emitir su tercera temporada. No es de extrañar, si tenemos en cuenta que una de las personas importantes que ha estado detrás de Boss, es Tim Van Patten, secundario de lujo en el enclave de la televisión de calidad de los últimos lustros, muy ligado a la mayoría de proyectos de HBO, y también como no, a la serie de Scorsese. Son muchos los paralelismos  y puntos en común que se podrían trazar entre el personaje de Nucky Thompson y el del alcalde Kane: un personaje local, con tintes de intocable, con mucho poder y con apariencia de infalible,  pero que tiene que hacer frente a un complot por parte de su equipo y demás jerarcas de la ciudad, al primer síntoma de debilidad.

La cadena ha puesto fin a este personaje cuando ya gozaba de mucho músculo, aunque nunca consiguió un respaldo mayoritario de audiencia, a pesar de que el año pasado Grammer se llevó el Globo de Oro como mejor actor de serie de drama frente a una excelente competencia en este cuadro. Incluso en aquella gala demostró quien era el Boss. Ahora desde Starz se especula con darle un final decente en una telemovie de tres capítulos, pero a nosotros nos gustaría que lo resucitaran en un canal con más poder económico. Siempre y cuando se atrevan,  ya que es difícil que Tom Kane  tropiece dos veces con la misma piedra, y el canal que lo contrate tendrá que rendirle pleitesía, o caer con él. Este es el juego. ●

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.