Marie Hermanson: «Existe una zona fronteriza entre pesadilla y realidad donde se desarrollan mis historias», por “El santuario del diablo”

 

Por Benito Garrido.

 

Marie Hermanson (Gotemburgo, Suecia, 1956) estudió Periodismo, Literatura y Sociología en la Universidad de Gotemburgo. En 1986, publicó su primer libro, una colección de relatos cortos inspirados en los cuentos populares y mitos. Desde entonces ha publicado nueve novelas, donde explora el encierro y la claustrofobia cotidiana con una lógica impresionante, pero deja siempre la puerta abierta a lo absurdo y fantástico. Fenómeno único de la literatura de suspense nórdica; sus bestsellers han sido traducidos a 12 idiomas y han vendido más de un millón de ejemplares. El Santuario del Diablo es su primer libro traducido al castellano.

 

Portada de "El santuario del diablo".

Portada de “El santuario del diablo”.

El santuario del diablo. Marie Hermanson. Alevosía Libros, 2012. 392 páginas.

 

Himmelstal, la exclusiva clínica de reposo en un valle de los Alpes suizos donde está internado Max, el hermano gemelo de Daniel, parece un lugar idílico. Hay ríos de agua cristalina y se respira aire puro, en el restaurante se puede tomar una excelente comida e incluso una copa de buen vino si se desea y el personal es sumamente atento y servicial. Por eso Daniel accede cuando Max le pide que ocupe su lugar para poder salir y solucionar fuera un asunto de deudas con el grupo mafioso que amenaza a su novia. ¿Qué peligro puede haber en pasar unos días en este agradable lugar? Pero Max no regresa y Daniel empieza a temer que ese valle sea lo último que verá en la vida…

 

Entrevista:

 

P.- Thriller de calidad que mezcla suspense, misterio y terror. ¿Cómo surgió la idea para esta trama tan compleja e hipnotizadora a un tiempo?

No sé de dónde me vienen las ideas para mis novelas. Se me ocurren de forma muy repentina, cuando estoy ocupada con otras cosas.

Cada uno llevamos un montón de material en nuestro interior: experiencias, películas que hemos visto y artículos que hemos leído. Y luego el cerebro va uniendo esos componentes en combinaciones completamente nuevas. Creo que el cerebro trabaja de la misma manera que cuando se está soñando. Y al igual que los sueños, las ideas para mis novelas son poco lógicas y muy raras, y tengo que trabajarlas mucho para que el lector las pueda disfrutar.

 

P.- El ambiente claustrofóbico se va moldeando poco a poco hasta conseguir transmitir desasosiego al lector. ¿Estamos ante la atracción inevitable del mal?

No veo ninguna atracción en el mal en sí, aunque sí existe una atracción por leer acerca del mal, por sacar los monstruos y mirarlos a la cara mientras se está tranquilamente sentado en el sillón de casa, sabiendo que cuando uno quiera se puede cerrar el libro y dejar de leer sobre esas cosas terribles. Y para un escritor es una experiencia muy satisfactoria tener un control total de los acontecimientos y tener el poder de decidir hasta qué punto se quiere que sea terrible la historia. A veces pienso que la realidad quizá sea un libro que algún poder superior está escribiendo, y que eso quizá sea la explicación de todo el mal que existe en el mundo.

 

Marie Hermanson.

Marie Hermanson.

P.- Inquietud, agobio, tensión… una pesadilla que para Daniel se está haciendo realidad. ¿Cuál es para un escritor el punto límite donde pesadilla y realidad pueden llegar a coincidir?

Existe una zona fronteriza entre la pesadilla y la realidad, y es allí donde se desarrollan mis historias. Quiero explotar las escenas de pesadilla y hacerlo de forma tan realista que el lector se lo crea, al mismo tiempo que permanezca el ambiente onírico.

 

P.- Tratas el difícil equilibrio entre el bien y el mal. ¿Puede una persona buena, agobiada por las circunstancias, convertirse en alguien malo?

Sí, de eso hay muchos ejemplos. Creo que tenemos una capacidad de empatía innata, que puede ser destruida por experiencias traumáticas o por culpa de la presión del grupo. Pero lo que realmente me interesa en este libro son esas personas que carecen de empatía ya desde el principio: los psicópatas.

 

P.- Para escribir sobre esta clínica de rehabilitación psicológica, y sobre el mundillo médico, ¿tuviste que documentarte mucho, ponerte quizás en la piel del médico, o del enfermo?

Me he documentado estudiando la investigación que se ha hecho acerca de la psicopatía. Me interesé sobre todo por unos estudios que se han realizado en una cárcel americana. Al estudiar las imágenes de los cerebros de los presos obtenidas con resonancia magnética, se han hallado marcadas diferencias fisiológicas en aquellos presos que son culpables de crímenes violentos, ejecutados con especial frialdad y crueldad. El lóbulo frontal de estos presos tenía un aspecto diferente del de los cerebros normales, y la actividad cerebral también era diferente etc. Me pareció interesante porque eso querría decir que la psicopatía es una discapacidad neurológica. Y si es así, ¿cómo debemos tratar a los psicópatas? ¿Debemos intentar curarlos o castigarlos? ¿Cómo debemos protegernos de ellos?

También me documenté viajando a un valle en los Alpes que se parecía a la imagen que tenía en mi cabeza de mi “Himmelstal”. Me fui a Lauterbrunnental en Suiza y pasé cinco días allí.

 

P.- La lucha de contrarios (sano/enfermo, luz/oscuridad, libertad/encierro…) se hace patente en esta incómoda, pero magnética historia que atrapa al lector hasta las últimas páginas. ¿Es precisamente esa lucha la base para mantener la tensión, para provocar terror?

Sí, los contrastes y las paradojas resultan eficaces al construir una historia. Los gemelos tienen personalidades opuestas, al mismo tiempo que son idénticos en su aspecto exterior. Eso crea una tensión. También en el paisaje existe esta dualidad: la libertad que representan los picos de las montañas, cubiertos de nieve, y lo encerrado, claustrofóbico, del valle estrecho.

 

P.- Con el boom de la novela nórdica que estamos viviendo, y tras nueve novelas, ¿cómo has tardado tanto en llegar a nuestro país?

Esa es una pregunta que tendrá que dirigir a las editoriales españolas.

 

P.- ¿Te has planteado quizás un país de clima mediterráneo como escenario de una de tus próximas novelas?

De momento, no tengo ese tipo de planes, pero ¿quién sabe? No conozco el sur de Europa muy bien, y siempre podría describirse desde la perspectiva de un visitante.

 

P.- ¿Nuevos proyectos literarios?

Estoy trabajando en otra novela, pero no tengo costumbre de comentar mis novelas antes de que estén terminadas.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.