El rock and roll de Porretas o cómo seguir liándola

Categoría: Crítica,En vivo,Música | y tagged con | | | |

 

Por Manu Tomillo.

Madrid, zona norte de la ciudad. Allí, entre algunos edificios de casas caras, gente estirada y un kebab en cada esquina, estaban cuatro macarras del barrio de Hortaleza, que en lo profundo de la sala Penélope querían dar guerra. Aquello quedaba lejos de sus calles sí, pero entre el público que esa noche fueron a verles, se sentían como en casa.

7897203278_3f10335b94_b

Si el rock and roll es una actitud, si es una manera de vivir como cantaran los Leño, Porretas representan al 100% lo que quieren transmitir. Esa noche presentaban su último disco “La vamos a liar!” y creánme que lo consiguieron. También es cierto que un concierto que empieza al ritmo del “Always look on the bright side of life” de los Monty Phyton´s no puede salir mal. Minutos antes el grupo Sublevados hacía las veces de teloneros, para tomar unas cuantas cervezas y calentar al personal. Un público que va desde los 18 a los 60 años, melenas, cabezas rapadas, crestas y alguna chica mona se abrían hueco entre camisetas de Extremoduro, Rosendo, AC/DC, el Rayo Vallecano e incluso del Deportivo de la Coruña, que de fútbol también entiende la clase trabajadora.

Porretas es un grupo de directos, un grupo que apetece corear junto a los amigos, cerveza en alto y dejarte llevar por los pogos, saltos y empujones de unas letras que hablan alegría, de fiesta, de reivindicación, hablan del barrio y del orgullo que supone dejarse perder por sus calles. En el concierto de la Penélope lo volvieron a demostrar, puede parecer fácil, pero conseguir que los angelitos que allí estábamos no dejáramos de botar durante cerca de dos horas tiene su mérito. Consiguen que el éxtasis no sea una meta, sino una forma de entender sus conciertos.

El grupo ha sabido demostrar sobreponerse a la trágica muerte de Rober, su guitarrista y solista, para el que se tuvo varios momentos de recuerdo. Emocionante y merecido. Y de paso hacer ver al personal que las personas pasan, los himnos se mantienen. La esencia de Porretas sigue estando muy viva.

El público agradeció que no se olvidaran de ninguno de sus temas más clásicos, son más de 20 años sobre los escenarios, y porque además el último disco lleva tan poco a la venta que aún no ha dado tiempo para memorizar sus canciones. Para eso ya están los himnos, las letras que han acompañado a un par de generaciones. …y si somos el futuro, ¿por qué no los ponéis tan duro? Media vida estudiando, si luego te van a dar por culo…”. Porque si no existe la Verdad absoluta, quizás el rock and roll se le acerque mucho.

 

Fotografía de Jonas M.F. www.sancocho.com

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.