MARI LOLI BAKER y PATER IRACUNDUS, FACE TO FACE

Categoría: Club Culturamas | y tagged con | | |

face-mariloli-definitiva-300x300Por CARMEN MORENO. Nunca he prestado mi blog para que otra persona cuelgue una entrevista o un artículo de opinión, pero hace unos días recibí un mail de una periodista extranjera que se sentía completamente avergonzada de un libro publicado por la editorial Versátil y que firma una tal Elena Martínez Blanco que no ha hecho sino transcribir el blog de Mari Loli Baker.

 

La periodista me rogaba que le prestara mi plataforma para entrevistar a la protagonista de unas aventuras que “escandalizarán a más de un lector desprevenido” (palabras de Marge Chance). En su país, obviamente, la novela ha sido censurada y la autora vetada en todos los medios de comunicación, por eso me pedía el blog. ¿Cómo negarle algo que tan importante a una mujer que defiende unos ideales como los que abandera la señorita Marge Chance?

Aquí les dejo la entrevista que les hizo a Mari Loli Baker y a Pater Iracundus.

Que Dios les coja confesados.

 

-Señorita Mari Loli Baker, he leído su, ¿cómo lo llama usted…, libro?

Por supuesto. ¿Cómo quiere usted llamarlo? Me parece que usted es la hermana del Pater.

-Yo soy una mujer decente y letrada, libro es El Quijote, ¿no le parece?

El Quijote es muy bueno para irse a dormir, prefiero el Kama Sutra

-¿Por qué se decidió a publicar sus experiencias?

Porque estaba muy aburrida y necesitaba compartirlas con los demás, para ver si era solo mi problema que no ligaba o le pasaba a más gente. Que todas mis amigas y yo estamos solteras y no puede ser con lo buenas que estamos

-Le diré que a mí no me pasan las cosas que pasan en su libro y supongo que al Pater Iracundus tampoco, ¿no, Pater?

No, señorita, uno todavía no ha caído en el barrizal de desenfreno, sexo y lujuria que inunda nuestra Sagrada España,

166719_10151269712147215_782507858_n

-¿No se planteó en ningún momento hacerle caso a ese santo varón que tiene a su lado y que tanto le avisó en su blog de que contuviera su desenfreno?

Pues la verdad es que no, el pobre Pater, vive reprimido y lo que le haría falta a él es desenfrenarse un poco más, que no hay nada malo en echar un polvete de vez en cuando, y le recomendaría lo mismo a usted.

Pater: Más rosarios y menos polvetes, más preces y menos guarradas, que entre todos vais a acabar con nuestra patria. Yo esto lo solucionaba con un electricista y un cura. El electricista para quitar tanto enchufe y el cura para repartir hostias.

-Dígame, ¿cuántos tipos de hombres conoce?

Puffff, unas amigas y yo nos hemos puesto a catalogarlos a todos y hemos encontrado que nos salía una lista de 50!!!, todos prácticamente imposibles de encontrar en la vida real, porque muchos son fantasías…. Que haya “catado”, pues le diré que muchos menos…

-Vamos, que todo de boquilla. Es usted lo que llamaríamos una sex victim.

Aunque hable mucho de sexo en el blog, soy una chica muy recatada, tampoco me voy tirando a todos los que encuentro ¿eh?

Pater: Yo conozco a dos clases de hombres, los de verdad y los de mentira. Entre los primeros está el Comandante en jefe de la Legión. Y entre los de mentira, Almodóvar y el adefesio del marido de Alaska

-Entre tanto hombre zafio, como el “Castañero”, el “Sombrero Loco”, sólo uno merece la pena: el Pater, el único al que no hizo caso, ¿es que le gusta sufrir?

El Sombrerero Loco no estaba nada mal. El Pater era demasiado cascarrabias y más de una vez estuve a punto de bloquearle en mi blog, pero, en el fondo, me daba pena porque era un abuelete aburrido en su casa, y con algo se tenía que divertir. Es más, estoy segura de que más de una vez se puso calentorro leyendo las historias que tanto criticaba.

Pater: Yo sólo me caliento cuando veo hablar por la tele a los comunistas. Me ponen enfermo. Y para el otro tipo de calentura sólo hay que meter los huevos en agua con hielo y se pasa enseguida. Me lo recomendó mi párroco de joven.

-Pater, ¿no le han dicho nunca que es usted un santo? ¿Cómo aguanta a este tipo de mujeres pervertidas?

Estoy en misión divina. Sólo soy un instrumento de la mano poderosa del Altísimo. Pero estoy muy lejos de ser un santo. Tengo que reconocer que de joven tenía sueños eróticos con Doña Carmen Polo de Franco, y eso probablemente me aleje de la santidad y de tener un buen sitio en el cielo.

-Y, dígame, escritora o lo que sea usted, ¿cuántos tipos de consoladores conoce?

Ahí sí que le puedo dar más información que de los hombres. Hay muchos, tenemos los dildos, los que van con conejito, los que van a pilas, los que no, los que son dobles…en fin, todo un mundo de diversión que espera a ser descubierto por la mayoría de las mujeres.

Por cierto, ahora recuerdo que tengo que comprarme uno nuevo, que de tanto usar el mío ya el pobre tiene que jubilarse…

 

-¡Santo Dios!

Señorita, no tome el nombre de Dios en vano

 

-Gracias a la divina providencia su libro no se está vendiendo en absoluto, si no estoy mal informada…

Pues creo que está usted muy equivocada, por lo que sé, está vendiéndose muy bien, y además, está ahora mismo el número 1 de las recomendaciones que hace la FNAC de novela romántica.

-¿Por qué cree usted, Pater, que la gente podría querer leer esos escritos del infierno?

A los cerdos les gustan las cerdas. Cada uno encuentra solaz y regocijo en aquello que encaja con su personalidad en una España llena de guarrillos y guarrillas, no me extraña que triunfe esta guarrada de libro. Menos mal que mis consejos están también dentro de este libro, para aquellas personas de bien que quieran leerlos.

-En su novela aparece la música de los 80, ¿también aparecen las hombreras? ¿No cree que los 80 ya hicieron suficiente daño?

La verdad es que de los 80 me gusta la música no la moda. Hoy en día ya no se hacen canciones como las de antes. Tanto que me critican usted y el Pater, pero creo que es mejor la música que se hacía antes a la de la Lady Gaga que sale con filetes al escenario ¿no?

Pater: a mí me gustaba doña Concha Piquer, eso sí que era una señora de verdad.

-La verdad es que yo no he leído su novela, ni pienso hacerlo, pero le voy a dejar que le diga usted a mis lectores, ¿por qué MIS lectores deben huir de las páginas que usted ha mancillado?

Si sus lectores son unos amargados como usted, no necesitan huir, porque tienen las páginas que me ha gastado el Pater contando su visión de la vida y seguro que les encantarán. Por el contrario, si sus lectores son divertidos y buscan pasar un buen rato, que se lean todo y no huyan porque el libro les hará reír a carcajada limpia en muchas ocasiones.

Estoy segura de que usted que tanto me critica, como el Pater, también se ha reído en alguna ocasión con sus páginas…

-Bueno, Pater, ha sido un placer charlar con usted. Y, no señorita Baker, yo jamás reiría con unas aventuras tan locas, tan descocadas, tan salvajes y con tanto sexo… A mí esas cosas me resultan soeces.

Pater: Muy bien, ¿tiene usted algo que hacer esta noche, señorita?

Mari Loli: ¿cuánto hace que no practica sexo? Porque creo que aquí el Pater le está haciendo una proposición indecente…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.