En la boca del lobo: un espectáculo de toda la vida

Categoría: Crónicas ligeras,Escena | y tagged con | |

Por Eva Llergo

En la boca del lobo.De la mano del festival segoviano Titirimundi, ha llegado al corral de Alcalá de Henares el espectáculo En la boca del lobo. Aterriza en el escenario del fantástico espacio alcalaíno con un poquito de polvo… El polvo que han ido atesorando esas cosas que llevan mucho tiempo guardadas en el armario de la memoria. Y es que En la boca del lobo es un espectáculo “zurcido con materiales antiguos” como los propios titiriteros de Binéfar lo definen.

Antiguos, antiquísimos, son desde luego esos antagonistas típicos de nuestro folclore que aquí se convierten en protagonistas del espectáculo: el lobo, la bruja, el ogro, el bandido. Y antiguos, antiquísimos, son las canciones, retahílas e historias que lo hilvanan: El señor Don Gato, Cinco lobitos tiene la loba, Caperucita Roja, A mi burro, etc.

Y no debe extrañarnos tanto viejo conocido. Desde el bombo del músico que acompaña al titiritero, una reliquia de las misiones pedagógicas, hasta los vestuarios y atrezo y, como decimos, las canciones y cuentos que articulan el espectáculo: todo trabaja para potenciar la sensación de revival en el público adulto. La sensación de haber resucitado toda una cultura oral un tanto aletargada de nuestras memorias. Y es que este ejercicio de arqueología no es fortuito; se hace, en realidad, para demostrar que la cultura oral reivindicada en el espectáculo no está muerta, sólo dormida. Y que basta el leve hálito de un “Érase una vez” y cuatro acordes a un organillo para despertarla. Eso sí, la pretensión directa de En la boca del lobo es que el público se implique; no ya durante el transcurso del espectáculo, sino más allá, cuando salga del teatro y vuelva a su casa y se torne cómplice y perpetuador de ese folclore reivindicado.

Todo este complicado tejido es acaso sólo percibido por los adultos. Eso los niños no lo perciben, claro. Al menos no conscientemente. A ellos todo les suena delicioso, como si fuera la primera vez que lo escucharan y, al mismo tiempo, lo llevaran escuchando toda la vida, ininterrumpidamente y sin ningún esfuerzo. Y he aquí uno de los principales triunfos de En la boca del lobo: esta duplicidad de lecturas que permite su entramado, una reivindicativa y otra dirigida al mero y pleno disfrute del espectáculo. Posturas que, por otro lado, no se oponen, sino que trabajan juntas para redondearlo.

Además, a pesar de todo el componente conocido, el espectáculo se guarda algunas sorpresas: el lobo vapuleado por Caperucita, la bruja meona, el fabuloso pliego de cordel que nos narra la vida de un temible bandido y, sin lugar a dudas, todos y cada uno de los títeres que aparecen en escena, verdaderas almas del espectáculo.

Así, en La boca del lobo pretende ser uno de esos espectáculos de títeres de toda la vida que, lamentablemente, cada vez son más difíciles de encontrar. No dejemos que se nos escapen.

 

En la boca del lobo

Compañía: Titiriteros de Binéfar

Dramaturgia y actor-titiritero: Paco Paricio

Músico: Faustino Cortés

Lugar: Corral de Alcalá de Henares

Fecha: 19 de mayo

Hora: 12.30h

Sala: Teatro Valle-Inclán (Madrid), en la puerta del teatro

Fechas: 24, 25 y 26 de mayo

Hora: 20.00h

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.