Ordet, La palabra y el mundo

Categoría: Críticas,Poesía |

ORDET

Pilar Martín Gila

 

ordet-portada

 

Edita: Amargord Ediciones

 

Por Ana March @vidadeletras

 

Sabemos que percibir y pensar son las actividades mediante las cuales estructuramos y cubrimos de significado al mundo. El pensamiento es la figura lógica de los hechos. Así, la lógica del lenguaje y la lógica del mundo se corresponden, delimitándose mutuamente en proposiciones y hechos, según señalaron ya Wittgenstein o Leibnitz. Entonces, qué pasa cuando la palabra  tiene la capacidad de atravesar lo aparente, ir más allá de lo real, y reclama para sí el territorio onírico y místico. La lógica queda entonces subordinada a la correspondencia entre dos estratos, el empírico y el ideal, especula los hechos desde otras proporciones, creando una metáfora esencial del sujeto que las asume. Todo este razonamiento bien podría servir simplemente para conjeturar la poesía en sí misma, pero también interesa para aproximarnos al espacio que transita la poesía de Pilar Martín Gila en su libro Ordet, recientemente editado por Amargord. En él, la poeta inquiere al mundo e inquiere a la palabra, indaga en la lucha entre sus impulsos, creando para ello un microcosmos onírico, tramado sin ley, preñado de viento, ecos, niebla, murmullos, tintineos, con el que nos aproxima a sus percepciones:

Ella tiene la sombra

de las ventanas

y devana un ovillo

entre el futuro y lo cierto,

una soledad que no conoce

y una promesa

que se cumplirá hecha añicos,

porque el viejo Borgen se acurruca

sobre el suelo de las pocilgas

entre los animales

sin esperanza, el peso de la piedra,

el declive que guarda en un bolsillo

y consulta a solas.

 

Ordet, el nombre que da título al poemario de Pilar Martín Gila, se corresponde con el título de la obra teatral de Kaj Munk, adaptada al cine en el año 1955 por el extraordinario director danés, Carl Theodor Dreyer, a cuya versión española se agregó el subtitulo, “La Palabra”. Pilar precisa que aunque existe una clara pero no rigurosa referencia, el poemario no se halla subordinado a la película, y así es, aunque constatamos que la fragilidad del individuo ante los caprichos de la fe y la razón, son las costuras que traspasan a una y otra obra, por lo que el esqueleto del conjunto poético bien podría sostenerse, si no en la figura, sí en el fondo del film, y nos sirve ahora para aproximarnos a su idea. En los poemas predomina la fragilidad del individuo, “la triste figura de las batallas”, se esbozan trampas de la razón y esclavitudes del espíritu, proyectadas entre sutiles líneas, ecos y reverberaciones, desenmascarando  el carnaval de amos y esclavos. Pilar Martín Gila va en busca del mundo, convirtiendo lo ordinario en símbolo, lo exhorta a mirar a través de sus ojos, o lo que es lo mismo, lo hace desfilar a través de sus palabras. Una tarea que no es meramente descriptiva sino que busca transformar (“despertar”), sino la cabeza, la voluntad, el talante, el <<gusto>> por las cosas “Peter, el sastre, nos condena. Ebrios devotos de los pantanos”. Práxis intelectual o espiritual, según quiera verse, que no se estanca en la perplejidad, funda, explica y concluye, busca intrínsecamente solucionar el despiste inveterado, el fracaso:

 

Pero sube a trompicones

por las dunas

tras el reverso de sus deseos

y reclama una gran decepción

que nadie aplaque

y el mar devuelva una y otra vez

y las gaviotas desechen

y los demás ignoren o desconfíen.

Una gran decepción inconfesable.

Cómo sabes lo que se ha puesto en marcha

al dragar el pantano. Se oyen las herraduras

de otra yegua inquieta. Hará frío

durante el día. En los pajares,

guarda caliente la esperanza

de su fracaso

como si alguien pudiera extinguirla

con un suspiro de complacencia.

 

Pilar Martín Gila ha concebido un poemario al que debe uno aproximarse con la piel dispuesta a las sensaciones, un libro muy visual, inquietante, profundo. Un todo poético indisoluble en sus partes, una unidad que juega entre la ilusión y el concepto, entre la proposición y los hechos, referenciando el vacío y el pasmo espiritual con voz profética, “la melancolía les ha hecho impenetrables y se han quedado solos sobre sus rodillas. La decepción los levanta contra sus sueños”. Transitando el solipsismo, fundando su identidad esencial entre el lenguaje y el mundo, marca una vuelta, pero ¿de qué a qué vuelve? Vuelve del estrato entre lo empírico y lo ideal, en nombre del desasosiego de los fantasmas, de los síntomas de la enfermedad, de sentir al mundo enfermo por estar entre el vacío y la locura de ninguna parte –dormido-. Lo hace sin paliativos funcionales. “La locura es el extremo de una palabra pactada”, dice, “Escuchad. Es la guadaña. Está sesgando a la contra”. O como ella misma escribe: “Viene enumerando las lluvias, los castigos, los prodigios en los sueños, la muerte que fue o que será ante la puerta. ¿Qué ha querido decir? Viene hablando solo, en su nombre. La palabra irrefutable es un rey ciego ante el acantilado, hundida sus naves/ a la caída del sol/viene y va/ entre las líneas del mundo”.

 

pilar matin gilaLa autora: Pilar Martín Gila estudió Filosofía en la UCM, y Filología en la UNED. Además de los poemarios, Para no morir ahora (2º Premio Vicente Aleixandre), Demonios, y Ordet, otros escritos suyos, tanto de narrativa como de poesía, aparecen en diversas publicaciones periódicas y recopilatorios. También ha colaborado como escritora en diversos medios. Actualmente es presidenta y responsable del área de creación de IFIDMA, y parte de su trabajo se desarrolla entre la relación de la poesía y la música, colaborando con diversas obras poéticas, entre otros, con el compositor Sergio Brandony.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.