‘Sopa verde’ de Âgela Madeira.

Categoría: LibroLandia,Reseñas | y tagged con | | |

SOPAVERDEespSopa verde de Âgela Madeira. Ilustraciones de Tlll Charlier. OQO Editora, 2013. Cartoné, 25×23 cm., 36 pp., 12,90€.

Por José R. Cortés Criado.

Es la historia de un conejo que solo come alimentos verdes: pimientos, lechugas, alcachofas… y cuando sus amigos del bosque le ofrecen otros alimentos siempre los rechaza por su color. Así que no quiere tarta de chocolate, ni zanahorias, ni tomate, ni pan, ni…. La cadena de amigos que desea cambiarle sus hábitos alimenticios no tiene éxito; primero fue la hormiga, después el ratón, al que le siguió el pato, el gato, el cerdo, el burro, la vaca… hasta que le llegó el turno al búho y, afortunadamente, dio en la tecla, elaboró una sopa con todos los ingredientes que le había ofrecido al conejito: un trocito de tarta de chocolate, dos trozos de tomate, tres rebanadas de pan, cuatro sardinas, cinco berenjenas, seis zanahorias y siete espigas de maíz; y para camuflar su color, le añadieron lechuga, brécol, coles, espinacas, guisantes, alcachofas y pimientos verdes. 
 
Cuando el conejo vio aquella sopa verde no se atrevió a decir “No me gusta” y una vez que la probó no pudo parar y poquito a poco acabó con todo el caldo y se echó una siestecita, mientras, sus amigos exclamaron: “! Ay, qué tontorrón es este conejo! ¡Decía que solo le gustaba lo verde…! 
 
La historia puede ser la de muchos niños y algún que otro adulto que no desean probar algo nuevo y se aferran a los productos conocidos sin deseos de descubrir nuevos sabores; metafóricamente también podemos hablar de las personas que se cierran a nuevas experiencias en la vida y no desean cambio alguno en su forma de ser. 
 
La escritora Ângela Madeira recrea el cuento con animales y evita poner como protagonista a personajes adultos, porque si lo hiciese estaríamos ante la historia cotidiana de los padres intentando que su retoño tome una alimentación rica y variada, como ocurre en la realidad. 
 
Por otro lado, el ilustrador francés, Till Charlier, realiza a pluma una serie de dibujos que después colorea con acuarela, y le da después tratamiento con el ordenador para resaltar la intensidad de los colores. Los personajes son animales conocidos por los jóvenes lectores, que en la narración no llevan a cabo gran actividad, para disimular este aspecto estático, Charlier usa como estrategia, situar al conejo siempre en el mismo espacio, a la derecha de la doble página, inamovible como sus gustos; y al resto de los animales los distribuye según le place y a alguno de ellos lo representa haciendo algo disonante con el resto: el ratón intentan burlarse de sus compañeros, la hormiga hace ejercicios acrobáticos, el gato salpica agua a los demás…, consiguiendo que la historia gráfica cobre vida propia y sea un buen complemento al texto. 
 
El ratón cambia de lugar en la ilustración una vez que ha probado la sopa, dejando así constancia de que comienza una nueva vida. Además de todos los elementos aquí comentados, hay que añadir que el texto juega con los números y con los colores, lo que puede añadirle otra perspectiva a la historias pues además de tratar los hábitos alimenticios, ofrece una serie de nombres de alimentos, una variedad de nombres de colores y una numeración. Es un cuento que gustará.
 
Publicada en Pizca de papel
Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.