Johan Theorin narra en clave criminal “El último verano en la isla”

«Porque los espectros no soportan el agua. –Gerlof le quitó el chaleco y continuó: Mi abuelo siempre decía que, si veías un fantasma, tenías que huir en la barca, ya que así podrías escapar de él. Así que lo que has visto no era un espectro, Jonas. Te lo prometo».

El último verano en la isla, de Johan Theorin.

El último verano en la isla.

Actualidad editorial:

Con El último verano en la isla (Roja y Negra, 2014) el escritor sueco Johan Theorin cierra la tetralogía de la isla sueca de Öland integrada previamente por La hora de las sombras (otoño), La tormenta de nieve (invierno) y La marca de sangre (primavera). El personaje más entrañable de esta serie, Gerlof, es el protagonista de este nuevo título que se aleja de los estereotipos del género negro escandinavo. El solsticio de verano es, junto a la Navidad, la festividad más importante del calendario sueco. La gente se reúne al aire libre para comer, reír, cantar y bailar. Las mujeres lucen adornos en el pelo y se sirven los arenques en escabeche y aguardiente condimentado con especias. El último verano en la isla comienza una semana antes de que el pueblecito pesquero de Stenvik renazca como lugar de recreo…

«Le gustaban las historias de fantasmas, pero nunca las había considerado ciertas. No creían en la venganza desde el otro lado de la tumba. Y Gerlof apenas asociaba palabras como ‘fantasma’ o ‘espectro’ con oscuridad y desgracia. Y menos con el verano y el sol».

Con la llegada del verano y las fiestas, tanto el pueblecito de Stenvik –situado en la costa noroeste de Öland– como sus playas, comienzan a llenarse de gente. Con el tiempo el paisaje y las costumbres han ido cambiando: antes era un lugar familiar y modesto donde muchos veraneaban en el clásico camping, pero ahora parece que los turistas prefieren el lujoso balneario de la familia Kloss. El pueblo promete ser un lugar de relax y ocio. Sin embargo, no todos han venido en busca de asueto y de un buen bronceado. Algunos pretenden saldar cuentas pendientes y consumar una venganza largamente aplazada.

«Jonas sabía que, oculto bajo las ruinas, había un féretro: pero no de madera, sino de piedra. Era un sarcófago creado a partir de un bloque macizo, le había contado su padre una vez cuando fueron a visitarlo. Las rocas se colocaron encima del sepulcro, como protección contra los ladrones de tumbas».

Extraños y violentos acontecimientos perturbarán la calma de tan idílico enclave, y los fantasmas, reales o imaginarios, harán acto de presencia. Para el achacoso exmarinero y pescador Gerlof Davidsson los espectros siguen presentes en el estremecedor recuerdo de un verano muy lejano en el tiempo, cuando, siendo un joven ayudante del sepulturero del cementerio de Marnäs, oyó unos golpes salir del féretro cerrado de Edvard Kloss.

Para el introvertido preadolescente Jonas Kloss, condenado a unas vacaciones interminables al verse arrinconado por su hermano y sus primos mayores, los fantasmas tomarán forma sobre la cubierta de un barco a la deriva y con un aspecto mucho más temible. El anciano y el niño se convertirán en inesperados aliados en una peligrosa situación, que hunde sus raíces en un remoto episodio migratorio y una atroces experiencias en la URSS, las del Gran Terror. Los terribles incidentes que acaecen les obligarán a tomar medidas drásticas.

 

Johan Theorin (Gotemburgo, Suecia, 1963) es periodista y escritor. Pasó los veranos de su infancia en la isla de Öland, en el mar Báltico. La familia de su madre, todos ellos pescadores, granjeros o marineros, son hijos del lugar, por lo que conocen su folclore y sus leyendas, fuentes de las que se ha nutrido el autor. Theorin ha recibido algunos de los más prestigiosos galardones internacionales del género negro: por su novela La tormenta de nieve recibió entre otros, el Premio a la Mejor Novela Sueca de 2008, el Glass Key 2009 (premio de los países escandinavos a la mejor novela negra), y más recientemente, en 2010, el prestigioso premio CWA International Dagger de la Asociación Inglesa de Escritores de Novela Negra. También es autor de El guardián de los niños (2012). Sus libros han cosechado un gran éxito de ventas y crítica.

 

El último verano en la isla.  Johan Theorin.  Traducción de Carlos del Valle.  Roja y Negra, 2014.  208 páginas.  17,90 €

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.