62 Festival de San Sebastián: Apuntes de lo que nos espera

Por David Garrido Bazán.

62 fssVolver a San Sebastián cada mes de septiembre es un placer. Pero esta 62 Edición que hoy comienza tiene un extra que algunos sabemos apreciar en lo que vale: Donosti nos ha recibido con un sol espléndido y tiempo propio de playa. Algo que siempre es de agradecer… si bien en el interior de las salas, donde los cronistas entregados podemos llegar a pasar más de diez horas acomodando nuestros traseros a las butacas, resulta algo tan ajeno como todo lo que queda fuera de esa burbujita que es cualquier certamen de cine de cierto nivel. Y el Festival de San Sebastián lo es sin duda alguna.

José Luis Rebordinos, director del Zinemaldia, tiene motivos más que sobrados para estar contento. A los 21 títulos que componen la Sección Oficial a concurso este año, ha sumado otros 20 en Perlas de Otros Festivales –verdadero foco de interés para aquellos que, como este cronista, no tiene la posibilidad de pasarse el año viajando a Cannes, Berlín, Venecia, Sundance o Toronto… por más que le seduzca la idea– y 13 en Nuevos Directores, el criadero de joyas escondidas que todo certamen necesita. Todo esto se traduce en un planning que se asemeja más a un sudoku irresoluble que al habitual catálogo de buenas intenciones que uno desearía: la primera obligación de cualquier cronista es aceptar de antemano que su triste sino es no poder abarcar todo lo que le gustaría ver y hacer dolorosos descartes en base a los más peregrinos argumentos.

Estas crónicas que hoy se inician se centrarán en la Sección Oficial a Competencia sin prejuicio de alguna pincelada que pueda venir de otras secciones. Los pases de prensa son la columna vertebral del sistema y es sorprendente y criticable que no haya una mayor variedad: Horizontes Latinos –14 títulos iberoamericanos con una contundente supremacía del cine argentino, que cuenta hasta con ocho presencias– no dispone de un solo pase de prensa a lo largo del Festival, algo que condena a la sección completa al ostracismo salvo que uno tenga un interés especial en ella, algo que también podría aplicarse a la mayor parte de ese cajón de sastre que es Zabaltegui. Resignación es la consigna.

En Sección Oficial apetece mucho ver los nuevos trabajos de consagrados como Christian Petzold (Phoenix), François Ozon (Une nouvelle amie), Susanne Bier (A Second Chance) Mia Hansen Love (Eden) o Bille August (Silent Heart) pero también atender a posibles sorpresas precedidas de bastante expectación como podrían ser Félix et Meira de la canadiense Maxime Giroux, recientemente premiada en Toronto, la coreana Haemoo de Shim Sung-bo o la argentina Aire libre. Pero es la abundante presencia española un año más la que marcará los tiempos con películas tan distintas en temática y estilo como ilusionantes a priori: todos queremos ver si el enorme hype que acompaña a esa suerte de True Detective patrio que promete ser La isla nima, del gran Alberto Rodríguez, es una realidad (algo que sabremos ya hoy); si la incursión de Antonio Banderas en el género fantástico con Autómata, de Gabe Ibáñez, es digna de un Festival A; saber si la primera producción enteramente hablada en euskera, Loreak, es tan bonita como su hermoso cartel, o comprobar si Carlos Vermut se consagra definitivamente con ese raro artefacto narrativo que es Magical Girl, su segunda película tras Diamond Flash. Eso sin olvidar la cachondada que puede ser la primera incursión en la comedia del ganador de la Concha de Oro más sorprendente de los últimos años, Isaki Lacuesta, con Murieron por encima de sus posibilidades, o si la anticipada polémica que promete la reconstrucción del doloroso caso de guerra sucia del estado Lasa y Zabala no tendrá que ver más con los méritos del film de Pablo Malo que con la temática espinosa que aborda.

¿Y la alfombra roja? Pues muy bien servida, gracias: aparte de los Premios Donostia Denzel Washington –que hoy presenta The Equalizer, película de inauguración– y Benicio del Toro –que llegará con su Escobar: Paradise Lost bajo el brazo– para clausurar podremos contar con la cada vez más interesante Jessica Chastain –presenta La desaparición de Eleanor Rigby– , Antonio Banderas, Viggo Mortensen, Pedro Almodóvar, que vendrá apadrinando su producción Relatos salvajes junto a su protagonista Ricardo Darín, Charlotte Gainsbourg, Willem Dafoe, Leonardo Sbaraglia, Nicolaj Coster Waldau… y muchos, muchos más. Los informadores gráficos van a sudar lo suyo para obtener las mejores imágenes de todos. Agotador.

Comienza pues la gran fiesta del cine en el último de los cuatro festivales clase A de Europa y el más importante de los que se celebran en España. Les recomiendo que nos sigan en estas páginas y en twitter @DavidGarridoBaz. Les prometo que se van a divertir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.