HULK de BRET BLEVINS

Categoría: Arte,Críticas Arte | y tagged con | |

 

Por Samuel Serrano.

 

bret-s[1]-“Venga, coge uno que en seguida sale el tren” – Esto es lo que me decía mi padre cuando hojeaba los tebeos en el quiosco de la estación de Chamartín dirección Villalba los sábados por la mañana a la edad de 10 años. Así es como entré en este fascinante mundo del cómic y sus historias llenas de personajes y conflictos al más puro estilo telenovela llevado a lo extravagante.

En uno de esos comics, cuyas historias principales eran del grupo “Alpha Flight” (algún día hablaré de ellos), aparecía al final de sus páginas, unas historias de las andanzas de “Hulk” (en aquella época “La Masa”) por tierras inhóspitas, mundos extraños y personajes curiosos; en la que prácticamente se les dejaba a algunos dibujantes de menos renombre, ejercer su trabajo para ver si algún día tuvieran hueco como principal dibujante de algún afamado personaje dentro de las grandes compañías del comic Marvel y DC.

Aquí es donde descubrí a un dibujante al cual le tengo respeto y cierto cariño: “Bret Blevins”

Fue un dibujante que trabajó para las dos compañías, pero pasó prácticamente inadvertido, algún devorador de comics más ávido que un humilde servidor en estas lides sabrá con mayor certeza su vida y obras, en internet aparece, pero yo prefiero detenerme en estas pequeñas páginas que pude disfrutar de nuestro querido “Hulk”, y que aún conservo con mucho amor entre mis Tebeos.

Tampoco he sido un ferviente fan o admirador de Hulk en mi vida, aunque sí que me ha atraído mucho más que aquellos personajes que poseían poderes mentales, mágicos de algún tipo o lancen rayos a distancia. Puedo decir, con total y absoluta claridad que éste hulk, ES el HULK de VERDAD, la esencia misma de éste personaje se concentra en estas pocas páginas que este buen hombre deleitó para Marvel y me hizo disfrutar incluso hoy día.tumblr_mixmbtIl1g1r89a2ho1_500[1]

En esta concentrada historia de intrépida acción y misterio, Hulk avanza hacia no sabe donde ni porqué con tres personajes que lo acompañan producto de su mente, de la mente de hulk, no de Bruce Banner; exiliado en no sabe qué mundo por el Dr Extraño, intenta dominar su furia con su razón, para poder canalizar y equilibrar ese estado de rabia constante y así no ser tan destructivo para cuando regrese a la tierra

Es un Hulk sin grandes masas musculares donde no falte el último detalle de cada uno de sus músculos cuando se enfada para enfatizar su furia, no está enrabietado siempre pero eso no hace que Hulk desaparezca (es Hulk siempre), no tiene muchos contrastes de color pero si adoro los movimientos barrocos con los que enaltece la acción, siempre parecido más a Frankenstein que a Mr Hyde, donde la acción es lo único que predomina; aquí se ve al Hulk más heroico y actúa por el impulso instintivo sin pensar en ninguna consecuencia, nada más que en el presente.

Se le ve fuerte, firme, en ocasiones tosco y capaz de abrirse paso en la adversidad de forma inquebrantable, se enfrenta a una horda de demonios el sólo sin ninguna pretensión nada más que de salvar a una dama que iba a ser sacrificada (en este caso no es Betty); aplasta sin piedad lo que se le pone por delante y no vacila en nada, sabe de su poder y lo usa, es consciente de lo que puede hacer y lo hace. Éste es Hulk.

102985-126567-bret-blevins%20(1)[1]Pero los personajes que le acompañan (un niño amarillo chino punky, una estrella rubí y una especie de iguana azul con ojos grandes) en un intento de ayudar a Hulk a que usase la razón para poder salir del atolladero hacen que frene esa furia en seco, y en un despiste sea dañado por un arma mágica que hace que vuelva a ser el Dr Banner y ahí es donde aparece una de las mejores transformaciones de Hulk a Banner que haya visto en comic y en tan solo una viñeta. Suele ser en su grandísima mayoría al revés y siempre que vuelve a su forma humana se da por sentado, pero no aparece como tal “el proceso” de transformación, y he aquí que el señor Blevins lo lleva a cabo en una simple ilustración; sin aspavientos ni grandes dosis de furia, sin usar 32 viñetas a cada cual mas grotesca y no hay que reventar venas ni padecer un sufrimiento extremo para generar en el espectador la misma idea de rabia o desazón, no; simplemente se transforma como algo normal y ya está.

En este momento aparece Banner inconsciente y lo capturan para ser sacrificado, pero eso son giros de guión y nuestro querido Bret acaba su periplo con Hulk, trazo fino, sin mucho detalle pero concreto (muy parecido a “Steve Rude” o “Tim Sale”); en esencia el Hulk que realmente debería ser, evidentemente en 40 años de personaje algo debe cambiar, pero por mí, lo hubiera representado así siempre.

He leído muchos comics de Hulk, con Bruce Banner como si fuera un siamés, la etapa de Hulk gris haciéndose más mafioso que el mismo Kingping o hacerlo gladiador en planetas ajenos a la tierra; pero aún hoy me sigo quedando y recordando este Hulk, el Hulk que como diría mi madre “de toda la vida de Dios”

Acabo con una de las frases que nos ofrece el guionista Bill Mantlo en boca del Dr Banner, que resume particularmente para mí toda la trayectoria del intento por razonar y significar el porqué de su situación de nuestro querido Dr Banner y su alter ego Hulk: “Cuanto más cambia… mi vida…. Menos…. Sentido…. Tiene

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.