El buen momento de la narrativa colombiana

premio nacional de narrativa co,ombiana eafit

Por: Juan Camilo Parra

Después de leer y analizar 99 obras de la narrativa colombiana y de estar en constante desacuerdo, el jurado del Premio biblioteca de narrativa colombiana, optó por cuatro autores de diferentes géneros como finalistas de la segunda edición de éste premio que otorga al ganador, 40 millones de pesos y a cada uno de los finalistas 5 millones. El premio que busca resaltar lo mejor de la literatura colombiana en cualquiera de sus géneros, trae en esta edición, una particularidad y es la presencia del escritor norteamericano Tim Keppel como uno de los finalistas. El escritor que está radicado hace dos décadas en Cali- Colombia, ha escrito cuentos, columnas de opinión y novelas sobre y de Colombia, su narrativa ha sido llamativa y es por eso, que este año logró que su obra entrara entre los mejores de la narrativa colombiana. Otra de las características de esta segunda edición, es la carencia de escritoras colombianas, pues aunque en nuestro país se cuentan con buenos nombres, no han podido encontrar un lugar más cómodo entre tanta narrativa masculina.

La literatura colombiana está pasando por uno de sus mejores momentos, la diversidad de géneros toman fuerza para abrirse paso entre los lectores del mundo. Grandes premios han sido entregados a lo mejor de las letras colombianas como dos premios Alfaguara 2004-2011 para Laura Restrepo y Juan Gabriel Vásquez, Santiago Gamboa finalista de los premios: Rómulo Gallegos y Médicis en el 2007. Premio Rómulo Gallegos para  Pablo Montoya en 2015 entre otros premios para los escritores colombianos que como dice Juan Gabriel Vásquez: “se han profesionalizado, ya no son esos escritores de fin de semana sino, que han tomado la tarea de escribir como una profesión que con la constancia, ha sacado a la luz grandes obras”.

Solo una de las cuatro obras ganará  este premio que será entregado el 26 de enero en el marco del Hay festival  en Medellín. Uno de los jurados para la elección del autor ganador, será el escritor mexicano Juan Villoro, quien tendrá la difícil tarea de entregarle el premio a una de las siguientes obras:

  1. La forma de las ruinas por Juan Gabriel Vásquez. El escritor bogotano ganador del premio Alfaguara en 2011 y del premio Real Academia Española 2014, en septiembre del año pasado, presentó su novela más ambiciosa, pues después de tres años de trabajo, de sumergirse en el archivo, de trabajar con miles de voces y darle algunos toques autobiográficos, la forma de las ruinas, es una de las novelas que navega por diversos géneros, entre el periodístico, policíaco, autobiográfico, histórico y ficticio, narrado en primera persona que le da esa libertad al autor de contar diversas etapas de su vida como escritor y padre de dos gemelas. El asesinato de Jorge Eliecer Gaitán y Rafael Uribe dos líderes políticos que marcaron la historia del país, forjó en el autor la tesis de que estos eventos fueron un complot. Tesis que intenta sustentar con los archivos históricos y las voces de algunas personas que fueron testigos de estos hechos. Dos hechos que abren la incómoda pero necesaria brecha de volver a repensar el pasado y entender porque somos herederos de una tradición que aún no logramos quitarnos de encima.
  2. Corea: apuntes desde la cuerda floja por Andrés Felipe Solano. El escritor y periodista Andrés Felipe Solano, es uno de los grandes cronistas que ha tenido Colombia en los últimos años. Ganador del premio Simón Bolívar a mejor crónica realizada en 2007 llamada: Salario Mínimo. Al periodista que trabajaba en la revista Soho, se le propuso que viviera seis meses con el salario mínimo, lo que gana un colombiano del común. Andrés Felipe Solano no sólo acepto el “reto” sino que decidió que su experiencia fuera en Medellín, pues allí no conocía a nadie y si tenía que pasar grandes incomodidades las solucionaría sin pedir ayuda a la familia ni a los amigos. Luego de la crónica, Andrés Felipe no volvió a ser el mismo, ya no le gustaba las salas de redacción así que, aceptó una beca en Corea en estudios literarios y se fue sin pensarlo. Han pasado varios años desde su partida, allá se casó y trabajó como periodista en una emisora, pero también, escribió Corea: apuntes desde la cuerda floja en donde describe con su mejor técnica y herramientas aprendidas en su tiempo como reportero, para narrar su vida desde Corea, su mundo literario, su amor por las crónicas.
  3. El año del verano que nunca llegó por William Ospina. Escritor, periodista, ensayista, columnista, novelista, historiador, etc. Es uno de los autores más prolíferos y pro activos del país. Siempre divide a la crítica, pues sus obras para algunos, no son un alza constante de “genialidad” sino, que juegan entre los más leídos y los más despreciados. Fue ganador del Premio Rómulo Gallegos por su novela: El país de la canela, sus ensayos y columnas de opinión siempre son controversia y ha logrado, dividir al país en diferentes posiciones en el campo político pero también, ha sido testigo de las críticas desgarradoras de lectores y especialistas. El año del verano que nunca llegó es la historia de un narrador que en 1816 empieza a interactuar con diferentes hechos históricos y con diferentes escritores. El ensayo recrea –según especialistas- con audacia conexiones con mitos e historias de esa época en donde el narrador, es el mismo autor. Una vez más este libro divide a los críticos, sin embargo, en lo lectores aficionados, la novela ha tenido una buena acogida.
  4. ¿A dónde vas? Por Tim Keppel. Como ya lo habíamos anunciado, el escritor norteamericano entró al país buscando algo que en su momento no sabía pero, que entendió con el tiempo y era: narrar historias entre su país y Colombia. Lo ha hecho con varios relatos y con éste, no es la excepción, es un libro de cuentos que intenta narrar la vida de Filadelfia y la de Cali. Dos ciudades con diferencias enormes pero, con –según los expertos- con una destreza del autor, logra situar la vida de los personajes a esos elementos tan comunes de la vida humana. Bares, Calles, Metros y cuartos destartalados, son algunos de los escenarios que narra la obra del escritor norteamericano que está entre los grandes de la narración colombiana.

En menos de diez días se sabrá el ganador del premio, Juan Villoro uno de los grandes autores de México, tendrá la última palabra para decidir un ganador entre el cuento, la novela, el ensayo y la crónica. A la final, independientemente de quien sea el ganador, cada uno de los finalistas es la muestra del buen momento por el que está atravesando la literatura colombiana

 

la forma de las ruinascorea apuntes desde la cuerda flojaverano

 

 

 

 

 

 

 

 

a donde vas

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.