‘El maquinista y otros cuentos’, de Jean Ferry

Por Víctor González

@libresdelectura

@chitor5

el_maquinista_y_otros_cuentosObservarlo todo y distorsionar aquello que se ha visto. Jean Ferry, subido a la nave del surrealismo, supo convertirlo todo en fantasía, transportarlo a esa parte superior que miraba desde las nubes la realidad: el surrealismo. Hablo, concretamente, de El maquinista y otros cuentos, la recopilación de relatos que Malpaso Editores ha publicado recientemente sobre el escritor francés.

André Breton quedó prendado de El tigre mundano, uno de los relatos que componen este libro y donde se ve esa puya constante de Ferry hacia la humanidad y su inconsciencia para con la vida. Con un compromiso cargado de ironía y sarcasmo, Jean Ferry consigue narrar de una manera amena y cargada de fantasía todo aquello que el ser humano realiza sin pararse a pensar qué es lo que realmente está haciendo. Y así, casi sin darnos cuenta, nos abofeteamos a nosotros mismos leyendo relatos en los que, por ejemplo, la gente aplaude a un tigre que es obligado a parecer humano sobre un escenario para el disfrute de la gente; o donde comprobamos lo ciegos que estamos ante el despojamiento de lo tradicional y autóctono a manos de la industrialización y el progreso; o la búsqueda de razones y salidas constante por parte de nosotros los humanos sin percibir que en ocasiones lo mejor es dejarse llevar y esperar lo que vendrá. El tigre mundano, Homenaje a Baedeker, Robinson o Rapa Nui son algunos de los relatos que, bajo la máscara de inocencia, ocultan una ironía y unas sacudidas que aparecen tras su lectura. El maquinista, Al borde del llanto o En las fronteras de la escayola, son algunos otros de los relatos imperdibles de un libro que se lee muy rápidamente, que proporciona también al lector un olor imborrable de sus páginas y que se cierra con unos Textos dispersos que llevarán al lector a aquel círculo lleno de mentes totalmente abiertas y fuertemente dispersas que era el de todos aquellos que lucharon por separarse del raciocinio de la época. En este caso, las digresiones de uno de los componentes del famoso Colegio de Patafísica: el gran Jean Ferry.

http://libresdelectura.blogspot.com.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.