Distopía en el teatro: “Una y Otro”, desesperados en una fábrica-prisión

Por Horacio Otheguy Riveira

 

Un argumento recurrente en la literatura de ficción, cuenta con una interesante versión teatral: todo transcurre en un campo de trabajo que es, a su vez, una prisión en un futuro impreciso en el que hay que huir de la caricia del sol. Allí se encuentran dos jóvenes que luchan entre sí, dispuestos a vencer el miedo.

42f1a7_68f89449c70e45bca128674048114877

 

La originalidad se presenta desde el primer momento, pues ante la situación límite de un encierro donde se trabaja sin posibilidad de una vida fuera de esas cuatro paredes, el encuentro rompe la baraja convencional: no serán dos tíos en conflicto, sino chico-chica dispuestos a todo: un joven desesperado, en tensión constante, que recela de la compañera que le acaban de enviar, sospechosamente espía del “régimen”. La caza y captura que ambos intentan entre sí expande distintas emociones a través de unas interpretaciones bien medidas, sobre la base de personajes que tienen en el papel un tratamiento muy distinto.

42f1a7_6d8eaec7fad242d3ba19b222c36c7f40

Daniel Jumillas afronta con eficacia a un personaje demasiado lineal, con la dificultad de tener que mantener en ebullición diversos grados de angustia. En cambio, Aloma Romero tiene entre manos un delicioso personaje de niña buena-mala, de indefensa y perseguidora, y finalmente de víctima ligada al poder. Todo un proceso de crecimiento que alienta esperanzas eróticas que no se cumplen, alguna solidaridad oscura, y un desenlace abierto. Para ello, la actriz ofrece diversas emociones, enfrentada a la demoledora situación de un compañero del cual necesita mucho más de lo que él puede ofrecerle.

Personajes enfrentados y actores con buena comunicación a quienes pocos detalles les bastan para enriquecer la acción: él se desnuda de medio cuerpo para asearse, y ella suelta su cabellera y descubre escote donde parecía no haber nada. Detalles vitales bajo el gris uniforme, la piel como promesa de vida en medio de una rutina infernal. Gestos de expresión corporal muy bien resueltos, capaces de iluminar un encierro que el espectador comparte siempre con interés, dejándose llevar por los distintos elementos que se van sumando paulatinamente.

 

42f1a7_b9f21e9658f040feaf16ef429cdcbd4e

 

Una función que bebe de muchas fuentes, naturales o conscientes, por parte de su autor y director, el actor David Huertas. En el desarrollo de su texto se perciben rasgos de varios maestros del teatro contemporáneo (desde Samuel Beckett a Harold Pinter, por ejemplo), pero no como demérito, sino como algo naturalmente fluido en un hombre de teatro que busca su propia voz. Influencias que se valoran positivas en esta nueva faceta.

Uno de los valores de Una y Otro radica en la ingeniosa presentación de una distopía (tema muy poco desarrollado en teatro, pero muy presente en literatura, cine y series de televisión), con aportes muy interesantes en la relación de ambos sexos ante el peligro social. La dirección resulta apropiada y la intensa entrega de sus actores da muestra de una notable labor de equipo que consigue su mejor escena en la oscuridad alumbrada por linternas: un buen clímax, una excitación física, una ilusión posible, una frustración dolorosa, y en definitiva un nuevo conflicto que fortalece la trama y aporta un inesperado suspense.

42f1a7_4a1ce9f55a86418aaf6e73a7079cba95Una y Otro

Autor y director: David Huertas

Ayudante de dirección: Marta Matute

Intérpretes: Aloma Romero, Daniel Jumillas

Producción: Susana Moreno

Diseño de iluminación: Miguel Ángel Ruz Velasco

Vestuario: Aminon Clothing

Escenografía: Teatro Cruzado

Fotografías: Beatriz Vela

Agradecimientos: Aminon Clothing y Círculo Catalán de Madrid

Teatro Nave 73, todos los miércoles de abril a las 20,30 horas

PRORROGADO, todos los miércoles de mayo a las 20,30 horas. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.