‘Manual de autoayuda’, de Miguel Ángel Carmona del Barco

Por Ricardo Martínez Llorca

Manual de autoayuda

Miguel Ángel Carmona del Barco

Salto de página

Madrid, 2016

139 páginas

manual autoayudaLa expresión más repetida en los manuales de autoayuda, es esa de aprender a quererse a uno mismo. Repetir esta paradoja puede servir para viajar en el curso de los días en una buena dirección, pero a la hora de la verdad, ningún razonamiento ni sugestión vital, ningún sentimiento se corresponde a esa afirmación. Los monjes budistas hace tiempo que la abandonaron, por su concepción de uno y el universo, y el más pequeño de los apuntes cínicos dictaría que uno no puede ser al mismo tiempo sujeto activo y pasivo de la acción del amor. Sin embargo, a los personajes de este libro de relatos no les vendría mal aprender a quererse, y aprender a hacerlo en condiciones. Aunque ese amor fuera mentira. Este es el tema que unifica este volumen, concebido como tal y no como una recopilación de narraciones breves de distinto calado. De ahí, por ejemplo, que todos los relatos estén narrados en primera persona y que la voz sea bastante uniforme. Existen, sí, matices que los diferencian. Pero el sonido de cómo hablan, o piensan, los personajes es similar. Algo claramente intencionado por parte de Miguel Ángel Carmona del Barco (Badajoz, 1979).

En primer lugar, para poder quererse a uno mismo hace falta una buena práctica del ejercicio de la memoria. Es decir, comenzar por tener memoria, pues algunos de los protagonistas parecen carecer de ella, y luego utilizarla en el propio provecho, pues ninguno sabe cómo hacer de los recuerdos una garantía para ser un poco menos desgraciado. En segundo lugar, una buena memoria no se atiene solo a momentos o imágenes. También a las emociones. Si las emociones son más potentes que uno, todas, sean de la estirpe que sean, el exceso visceral será una constante en cada acto y cada minuto. Eso también les sucede a los personajes centrales, que solo saben sentir las emociones a altísimo voltaje. En tercer lugar, está ese saber convivir con uno mismo, aunque

sea a través de la autohipnosis de quererse bien, para percibir el mundo tal y como es, o tal y como lo representa la verdad de cada uno. Es decir, para no encontrarnos fuera de la realidad, que es otra constante en estos relatos. Uno diría que nos enfrentamos a un libro de relatos de realismo sucio, si es que las voces tuvieran algo que ver con la realidad. Se da el caso de que más de la mitad de los dieciocho relatos están en boca de mujeres, tal vez porque Carmona del Barco considere que hay algo más depresivo en ser mujer, tal vez, dicho de forma muy subjetiva, reivindicando la lucha por abandonar ese mundo más secreto y más oscuro del que empezaron a salir hace muy poco tiempo. Por alguna razón, en este volumen Carmona del Barco se siente atraído por los personajes sufrientes. Pero no se queda ahí: se trata de odiadores. Personajes que se odian a sí mismos.

Ahí está, para empezar, el payaso triste, amputado, rehabilitado en su drogadicción, en un mundo donde no deja de hacer mal tiempo, esperando a que surja de quién sabe dónde una niña que le consuele un instante. O la pérdida de conciencia de la realidad de los oftalmólogos que asisten a un congreso y se contagian del virus de El ángel exterminador. Por el libro circula la pornografía, incluida una mujer que trabaja en un espectáculo porno y que lee a Cioran junto a su único amigo, que es ciego. O esa gente desnortada que da con sus huesos en la cárcel, un lugar violento donde no sabemos si habrá un resquicio para la ética. Los homosexuales pueden ser maricas de sesenta años que aguardan su oportunidad en baños públicos, y que con frecuencia terminan golpeados y justificando sus marcas a una madre que debería estar en un geriátrico. No faltan los matones, aunque su pistola dispare pis en lugar de balas, gente que busca, con ganas, la fatalidad. Y siempre los que huyen de su pasado o, como expresa uno de los personajes, acaba de hacerse un trasplante de alma. Aunque existen muchas formas de huir, como por ejemplo la del padre de familia que ante una situación de estrés sustituye su mirada por la cámara de fotos. Los que no pueden huir, como la inmigrante venezolana que ha vivido la maldad en carne propia, se resignan a acondicionar sus días y sus noches a esa maldad, a ser parte de ella, en lugar de combatirla.

El mundo se desmorona por varios de sus costados. Eso nos dice Carmona del Barco. Y sus personajes proyectan ese desmoronamiento en lo que debería ser la realidad. Porque lo que está lleno de escombros, con seguridad, son sus entrañas. Lo del mundo, suponemos, lo deja para la siguiente oportunidad en que nos regale un nuevo libro. Lo estaremos esperando.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a ‘Manual de autoayuda’, de Miguel Ángel Carmona del Barco

  1. Sin ser un “Manual de Autoayuda” es el “Manual de Autoayuda” que mas me ha ayudado… Carmona del Barco nos regala estos cuentos que no cuentan milongas sino historias de gente tan rara como yo. En primera persona he sentido este cuento, como el relato de una vida nada fácil de digerir. Me quedo con Hilvanes y la Venezolana, huir del pasado sale caro pero es necesario… Ya tengo mi manual de autoayuda en casa, en Düsseldorf, Deutschland, pegado a la calefacción por si le hace falta fuel… Hoy ardió la ciudad donde vivo por historias como estas. Os recomiendo leerlo.

    Sergio
    7 junio 2016 at 19:56 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.