‘El camino del perro’, lo último de Sam Savage

Categoría: +Actual,Al filo | y tagged con

«Voy a parar ya. Unos cuantos hilos sueltos que cortar, pedazos y trozos que juntar y etiquetar, para que la gente se entere, y luego paro. Tuve un perrito. Recorrimos juntos el mundo mientras él duró, en una y otra dirección, solo por hacer camino. Al final estaba ya tan débil que tenía que azuzarlo con la punta del zapato para que anduviese. Está enterrado en algún sitio. Se llamaba Roy. Lo echo de menos».

perroAvance editorial:

Así comienza El camino del perro, obra de Sam Savage que publicará a comienzos de septiembre la editorial Seix Barral. Una lección de arte y de vida en la que Savage retoma los temas que pueblan sus anteriores novelas: la soledad, el arrepentimiento y los sueños rotos. Y, sobrevolando todo, la literatura. La irrupción de Sam Savage en la escena literaria con Firmin lo catapultó al podio de los escritores más singulares del panorama narrativo internacional. Tras otras dos destacadas novelas, vuelve al panorama literario con, “un elegíaco, elocuente e intenso relato sobre el sentido del artista”, como así lo comentó Publishers Weekly.

«El perro no me llegaba ni a la espinilla, salvo cuando se ponía a saltar contra mi pierna, como solía hacer en su juventud, cuando me veía aparecer por las mañanas o cuando regresaba tras una larga ausencia. Regresaba tras una larga ausencia, como viajero que se aproxima a su pueblo natal muchos años después».

El perro de Harold Nivenson ha muerto. Sin él, sin los paseos que Harold se obligaba a dar, éste se encierra en casa, una casa que empieza a desmoronarse. A la pérdida de su perro se suma la de su amigo y rival intelectual, Peter Meinenger. Harold, cargado siempre de dudas, reflexiona sobre una carrera artística que nunca despegó y está casi acabada. Pintor menor, coleccionista, crítico y mecenas, ahora se encuentra solo, sin ataduras y sin ganas de vivir. Lo que comienza como el rechazo a cierto tipo de arte y como un agrio resentimiento hacia su familia deja paso a un sentimiento de paz interior cuando sale de la sombra del pasado y encuentra una razón para vivir en el presente. Quizá la vida —como el arte— no tenga por qué medirse por el éxito; quizá debamos buscar las piezas que nos faltan entre nuestros errores y las ruinas que, debido a ellos, habitamos. Y así, la amnistía llega como segunda oportunidad para apreciar, durante el tiempo que le queda, el hecho de que la vida no se basa en hacerlo bien.

«La vecina estaba en su jardín, mirando unas flores con la cabeza gacha, cuando su marido se fue a trabajar esta mañana. El hombre sacó el coche marcha atrás, le pasó muy cerca. Su enfermedad ha proyectado una sombra sobre la familia. Ha atrofiado a sus hijos, que son grandes y guapos, pero con atrofia emocional. Se les nota en la expresión, en el lenguaje corporal».

Sam Savage nació en Carolina del Sur y hoy reside en Madison, Wisconsin. Obtuvo el doctorado en Filosofía por la Universidad de Yale, donde fue profesor. También ha sido mecánico de bicicletas, carpintero, pescador y tipógrafo. Su primera novela, Firmin (2007), fue publicada por una pequeña editorial de Minneapolis, fuera de los grandes circuitos editoriales, hasta conseguir poco a poco publicarse en las editoriales más prestigiosas del mundo y convertirse en un fenómeno internacional. Es autor también de El lamento del perezoso (2009) y Cristal (2012).

.

El camino del perro.  Sam Savage. Traducción de Ramón Buenaventura.  Editorial Seix Barral, 2016.  152 páginas.  16,50 €

.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a ‘El camino del perro’, lo último de Sam Savage

  1. Interesante artículo que da a conocer a Savage. Con una breve y concisa reseña estimula el interés del lector para acercarse a este autor.

    César González Alén
    9 agosto 2016 at 14:42 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.