Actores uruguayos y director español en muy interesante versión de “Ay, Carmela”

Por Horacio Otheguy Riveira

 

aycarmela_04

La obra más representada de Sanchis Sinisterra, encuentra en esta versión un nuevo aliciente. Con una puesta en escena reducida a lo mínimo, la más austera de cuantas he visto, la pobre Compañía “Carmela y Paulino, variedades a lo fino” recorre las miserias de la guerra civil española con el humor y desenfado característicos de la obra original, pero con una interpretación tragicómica con acento suavemente rioplatense, algo que aporta una cadencia humorística y un dramatismo final especialmente atractivos por venir de un país con una tradición teatral extraordinaria en la que descollaron artistas españoles de la importancia de Margarita Xirgu.

Luego llegaron los grandes del exilio, los que huyeron del franquismo y que, aunque compusieron preciosas canciones revolucionarias, perdieron la guerra, dejaron su piel entre dificultades prácticas grandes y sufrimientos personales enormes, pero en un ambiente social donde el amor al teatro estaba muy presente. Uruguay aportó al teatro hispanoamericano mucha gente valiosa que compartió su talento con la vecina Argentina. Así, Montevideo y Buenos Aires se confabularon para enriquecerse mutuamente con escuelas de interpretación, directores e intérpretes de gran calidad entre los cuales ahora destacan los protagonistas de esta ¡Ay, Carmela! que dirigió el español Paco Sáenz, radicado allí en la actualidad en un proceso a la inversa, tan novedoso que acaba conmoviendo: un hombre de teatro con mucha experiencia concentra su energía en una cuna del arte escénico de allende los mares, con la misma lengua, pero con raíces propias, con la particularidad de que la tradición teatral rioplatense bebió de las sabias fuentes europeas mucho antes que España, donde el nacionalcatolicismo apenas dio respiro a las corrientes más creativas y revolucionarias del siglo XIX en adelante. Hasta la actualidad, en la que el pequeño país de unos 3.280.000 habitantes cuenta con 70 salas teatrales, más de 30 en Montevideo, además de numerosos espacios no tradicionales, donde se presentan obras de autores nacionales, así como adaptaciones de obras del teatro universal, de gran variedad de géneros. A lo que se suman las temporadas de ópera del Teatro Solís y la presentación de compañías internacionales. (Datos bien documentados de Wikipedia).

aycarmela_05

Gabriela Iribarren y Gustavo Saffores, actores uruguayos en Madrid.

¡Ay, Carmela! se estrenó en Zaragoza en 1987 con Verónica Forqué y José Luis Gómez, con dirección de este último. Desde entonces su carrera no pudo ser más olímpica, con múltiples versiones que incluyen una emocionante versión andaluza que dirigió el actor Pedro Casablanc, una notable película de Carlos Saura, un musical muy logrado con decidido perfil militante, y entre las últimas presentadas en Madrid una formidable creación de Jacobo Dicenta y Elisa Matilla, dirigidos por José Bornás.

Lo que modifica sustancialmente la percepción de la obra en cada versión es el estilo de los dos únicos intérpretes del texto original (en algunos casos se le han añadido algunos de los personajes de los que se habla), y la imaginería del director. En este caso se trata de una versión naturalista acompañada de un par de secuencias de películas de la época y el sonido de la canción homónima interpretada entonces como arma de supervivencia en tiempos feroces.

El argumento se mantiene: Carmela y Paulino son dos actores de revista que en plena Guerra Civil española actúan en la España republicana. A causa de un error cruzan las líneas y son hechos prisioneros por los franquistas. Éstos les ordenan que representen un espectáculo para sus tropas que incluya una parodia contra la República, para hacer burla de brigadistas internacionales que van a ser fusilados. Carmela, indignada, subvierte espontáneamente dicha parodia pese a los intentos desesperados del apocado Paulino, y acaba siendo fusilada también. Paulino queda solo y no tiene más consuelo que emborracharse y recibir las visitas del espíritu de Carmela. La obra se construye como un gran flash back a partir de los recuerdos de Paulino y de Carmela muerta, e incluye numerosas referencias tanto de tipo político como al teatro popular de la época.

La viva relación con la muerte permite ingeniosas situaciones en las que los tan mentados cielo e infierno desaparecen en un terreno de nadie donde varios finados se amotinan para reclamar la presencia de San Pedro. Muchas son las hilarantes ocurrencias, como cuando Carmela clama al cielo por no encontrar a su Santa Engracia por quienaycarmela_03 gastó mucho dinero en velas que le ponía cada viernes, y allí resulta que nadie la conoce.

Desde la muerte llega su voz y su presencia aún cargada de la rabia de aquella violencia para dejarle testimonio directo a su querido Paulino que había sido “un demonio en la cama”, pero en cualquier situación difícil, “un perfecto cagón”.

En un escenario casi desnudo, todo el acento está en actores que no se maquillan para hacer los personajes, y con personajes que tampoco se adornan para sus pobres variedades, pues aquí ni cantan bien ni resultan especialmente graciosos: su constante “desafinar” les vuelve más cercanos, simpáticos y finalmente entrañables a cara descubierta, a merced de la variedad de registros y la técnica de sus dos actores, sobresalientes representantes de la actual escena uruguaya: Gabriela IribarrenGustavo Saffores, quienes llevan a buen término la función con diseño de espacio escénico y vestuario por Laura Leifert y dirección y adaptación de Paco Sáenz (Compañía La Encina).

Del 7 al 22 de noviembre

7, 14 y 21 a las 20 horas

8, 9, 15, 16 y 22 a las 22,15 horas  en la Sala Cándido Lara del Teatro Lara.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a Actores uruguayos y director español en muy interesante versión de “Ay, Carmela”

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.