El fin del mundo

Categoría: Novela | y tagged con | | | | |

Por Ricardo Martínez Llorca.

El fin del mundo

Boualem Sansal

Traducción de Wenceslao-Carlos Lozano

Seix Barral

Barcelona, 2016

271 páginas

fin-mundoDe la imaginación de George Orwell nació el gran ojo que no deja de observarte y registrar lo que estás haciendo. De la de Boualem Sansal (Argelia, 1949) nace la de los ojos que no ven el horizonte. Marchen lo que marchen, miren hacia donde miren y hasta con los párpados cerrados, no alcanzarán jamás ese horizonte donde está la frontera que separa el manicomio del paraíso. O la cárcel, del tamaño de un continente, de lo que sea que quede al otro lado del muro, donde habrá algo más de libertad, se supone, a la hora de cocer el pan. El mundo que crea en esta distopía, que denuncia los fundamentalismos religiosos dictando el devenir de los estados, la previsión de paisajes al estilo Mad Max y la convicción de que los cuerdos acabarán encerrados, es un mundo sin oxígeno, sin opciones para mirarse en el espejo de la ilusión.

Hay tanto de políticamente incorrecto como de políticamente correcto en la novela: las aberraciones que no están más lejos de la fantasía que de la realidad, solo se pueden catalogar como psicopatías, sociopatías o politopatías, por utilizar un neologismo adecuado. El que participe de las politopatías será un integrado. Denunciar la mala marcha del planeta es lo correcto, política, moral y sentimentalmente. Lo que no debemos confundir es la atribución de la ficción, o de la proyección, a una religión concreta. Todas han dictado, al llegar a su extremo, que el mundo se divide en humanos e inhumanos. Y los humanos siguen el libro y al líder sagrado. Odiar otra forma de humanidad que no sea la que ellos proponen, es odiar la vida, así, en un grado universal.

El personaje principal de la novela, Ati, es más un observador que un protagonista: su intervención apenas modifica los sucesos. El estado es mucho más fuerte que él, y hace tiempo que echó a rodar, hasta coger la velocidad y el grosor de una bola de nieve cayendo por una pendiente de varios kilómetros. Sólo la tuberculosis, de la que Ati se está recuperando, incomoda el equilibrio del estado, pues impide la previsión organizada del control de la población. Por otra parte, la coordinación del estado, sus sistemas de represión y convicción, se asemejan a los que Michael Moore diseñó para V de Vendetta. En incluyen la imposición de una lengua prefabricada, pobre, de tal manera que al individuo le resulte imposible elaborar ideas complejas. Es decir, nada más sencillo que el clásico truco del borrego.

Como no podía ser menos, al igual que cualquier imperio en la historia, es preciso crear un enemigo. En este caso, será un país fronterizo, cuya existencia real desconocemos. Nadie de los que pasa por las páginas de la novela parece haberlo pisado. De hecho, desconocen dónde están las fronteras, porque nadie las ha visto. Negar el ojo del individuo es la transcripción del Bigeye de Orwell. La ceguera, la guerra, la negación de humanidad al enemigo, la destrucción de los libros para que, de este modo, la historia comience con el profeta, y la única presencia de un libro violento y autoritario, que se memoriza, no se debate, son recursos clásicos. Sansal los maneja con inteligencia, no permitiéndonos respirar durante la lectura. Nosotros también estamos amenazados por un peligro inminente que nunca vemos, como el protagonista de Esperando a los bárbaros atrapado en la fortaleza Bastiani: la verdad tiene que aparecer en algún momento, y no sabemos si algún día nos cansaremos de preguntar por ella. Frente a los dogmas de fe, a ese ritmo que nos atrae en la lectura, asoman algunos apuntes de la apuesta por amar las pequeñas cosas de la vida. Las religiones han apostado fuerte por el miedo a la muerte para su expansión. Sansal lo denuncia con desasosiego. Pero quien se atreve a denunciarlo con tanta imaginación es porque adora, precisamente, la imaginación. Y vivir sin imaginar es menos vida.

 

Related Posts with Thumbnails

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.