“El contador del amor” o los peligros de la sinceridad conyugal

Por Horacio Otheguy Riveira

El marido dormita vestido en el sofá, cuando ni corta ni perezosa la muy sexy de su esposa le arroja el agua de una champanera, y antes de que se despierte del todo le lanza un sopapo verbal: ¿Cuántas amantes has tenido? Quiere poner en marcha un contador del amor, tras varios años casados. La cosa parece de guasa pero enfila por derroteros inesperados. Un trío de personajes muy distintos entre sí van decantando sus personalidades en manos de tres eficaces intérpretes.

el-contador-del-amor-01

Nacho López, Norma Ruiz, David Mora. Dirección: César Lucendo.

El contador del amor la escribió Eric Assous, un gran especialista en desmontar la clásica comedia elegante, conocida como “alta comedia de salón comedor”, le da vuelta a sus situaciones de segura conciliación, cuando no de buen cinismo burgués, y entre sonrisas muestra el lado oscuro del machismo rampante.

Si en todas sus obras desarrolla con interesantes matices esta característica, aquí, tras el jocoso punto de partida, los líos amorosos tienen una connotación morbosa que se desliza hacia un final impactante, donde la traición menos esperada revela la temible idiosincrasia de un ser sin escrúpulos.

15055765_344241009301608_6857483445619772177_n

 

Esta obra recibió en 2010 el Premio Molière. Se estrenó con el título:  “La ilusión conyugal”, que en España se transforma en El contador del amor, según su adaptador, Julián Quintanilla, a su vez autor y director teatral, responsable también de la adaptación castellana de comedias francesas de gran éxito como, por ejemplo, Toc, Toc (en Madrid, en su octava temporada, a su vez montada la misma versión en numerosos países de Hispanoamérica, así como en ciudades como Miami).

captura-de-pantalla-2016-12-16-a-las-12-05-28Nacido en Túnez hace 60 años, Eric Assous es un autor teatral de amplio reconocimiento en Francia, su residencia habitual desde hace muchos años con 22 comedias estrenadas. Comenzó en la radio donde trabajó con mucha continuidad y fue responsable de más de 40 emisiones radiofónicas. También ligado al cine como guionista y realizador, en España fue estrenado en tres ocasiones (La montaña rusa, Los hombres no mienten y Nuestras mujeres).

Esta comedia, de la que no es conveniente adelantar episodios, para mantener viva su capacidad de sorpresa, cuenta con un detalle en una escena clave donde uno de los personajes hace mención a la sintonía del móvil de otro allí presente: la sinfonía número 40 de Mozart. La cosa tiene miga dramática en la representación, y muy especial en la vida real donde es público y notorio que Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) bate récords de venta en este siglo XXI donde ya había ganado nueva popularidad de andar por casa con varias sintonías para móviles. Así las cosas, aquel hombre sexualmente apasionado y musicalmente genial, fallecido con sólo 35 años se sigue inmiscuyendo alegremente en nuestra vida cotidiana, especialmente en este Contador del amor que pone en marcha una hermosa mujer con artes bien dosificadas.

Nuevo Teatro Alcalá.

Related Posts with Thumbnails

Una respuesta a “El contador del amor” o los peligros de la sinceridad conyugal

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.